Enfoques

Suicidios, tercera causa
de muerte en jóvenes

Prevén más de un millón de jóvenes se quiten la vida durante esta década; solicitan legisladores actuar para modificar tendencias de conducta suicida.
Víctor Chávez
11 mayo 2014 20:33 Última actualización 12 mayo 2014 5:0
Jovenes DF CUARTOSCURO

Los jóvenes que tienen entre 12 y 17 años de edad son presa fácil de la depresión, primer detonante de una conducta u acción suicida. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. Los suicidios en los jóvenes se dispararon en México y se han convertido en la tercera causa de muerte en ese segmento de la población, revela un reporte de la Secretaría de Desarrollo Social entregado a la Cámara de Diputados.

La Sedesol plantea que las conductas suicidas en jóvenes representan un reto para las políticas dirigidas a esta población de entre 15 y 29 años, pues de los cinco mil 718 suicidios cometidos en México en 2011, el 43.5 por ciento se encontraba en este rango de edad.

La Cámara de Diputados solicitó a diversas dependencias, a través de un punto de acuerdo, diseñar e implementar, en el ámbito de sus respectivas competencias, acciones y políticas públicas que conduzcan a la prevención, disminución y erradicación de conductas suicidas entre la población juvenil.

Evitar desde el intento

El objetivo es prevenir tanto los intentos de los jóvenes por quitarse la vida, como los suicidios consumados.

En el dictamen se argumentó que el suicidio se posiciona como la tercera causa de muerte entre los muchachos. Añade que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima, lamentablemente, que al final de la presente década habrán de acabar con su vida cerca de 1.5 millones de personas, de los cuales cerca del 70 por ciento serán jóvenes.

Bullying, discriminación y depresión

Resaltó que los muchachos que tienen entre 12 y 17 años de edad, y son víctimas de bullying y discriminación en la escuela, son presa fácil de la depresión, que es el primer detonante de una conducta u acción suicida.

En su documento de respuesta -que fue publicado en la Gaceta Parlamentaria- la Sedesol aseguró que en el Programa Nacional de la Juventud (Projuventud) para el período 2014-2018 se establece el compromiso de promover condiciones que mejoren la calidad de vida de la población juvenil, en cinco ámbitos: salud, cultura, tecnología, seguridad y justicia y, en dos de ellos, se incluyen estrategias para atender el problema del suicidio.

Para ello, mencionó, se plantean estrategias para la resolución pacífica de conflictos, evitando conductas violentas, e impulsar campañas de detección temprana de desórdenes mentales entre las personas jóvenes.

Indicó que una de las estrategias básicas para evitar los intentos y el suicido consumado radica precisamente en la identificación y el tratamiento de los sujetos con trastornos mentales; de ahí que se busca socializar esfuerzos que permitan concretar políticas de salud integral y prevenir las problemáticas asociadas a conductas de riesgo.

La Sedesol detalló que mediante el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve) se busca fomentar la detección temprana de conductas de violencia en los hogares, en las relaciones de pareja o en las escuelas.

Precisó que el entorno social es de especial interés para contribuir a un ambiente favorable que permita disminuir el número de suicidios entre la población joven.

Además, puntualizó, se impulsa la creación de entornos de cohesión social que contribuyan a la prevención de violencia, mediante la promoción de campañas que minimicen tanto la violencia familiar como social.

Preocupan los adolescentes: INEGI

En opinión del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) la adolescencia es una etapa particularmente vulnerable en la vida de una persona, pues en ella se comienza a experimentar y a enfrentar situaciones que en ocasiones pueden ser de riesgo para el bienestar, la salud y la vida del individuo.

Las principales causas de muerte en los adolescentes de entre 15 y 19 años de edad, en ese mismo año de 2011, fueron las agresiones (24.2 por ciento), los accidentes de transporte (16.1 por ciento) y los suicidios (8.6 por ciento), situación que manifiesta una preocupación, debido a que son muertes prematuras y prevenibles.

El suicidio en adolescentes y jóvenes es una realidad cada vez más latente en el país.

En 2011 se registraron 859 suicidios en adolescentes de 15 a 19 años, lo que representa una tasa de 7.7 muertes por cada 100 mil adolescentes.

El suicidio es un fenómeno que va en aumento en México y para los adolescentes no es la excepción.

En 1990 en hombres representó una tasa de 4 y en mujeres de 1.4 por cada 100 mil adolescentes.

Sin embargo, para 2011 se disparó hasta 10.8 y 4.7 por cada 100 mil adolescentes, respectivamente.

El suicidio es un fenómeno complejo y en México se ha convertido en un problema de salud pública, advirtiendo -con base en su evolución- que tendencia es creciente.

Por entidad federativa, el comportamiento de los suicidios muestra que, con base en lo reportado en 2011, existen dos entidades que casi duplican la tasa nacional: Campeche y Yucatán con 9.5 y 9.3 por cada 100 mil habitantes, respectivamente.

En tanto que el estado de Guerrero presenta la tasa más baja con 2.6 suicidios por cada 100 mil habitantes.