Enfoques

Planean reperfilar vías del tren ligero del DF

El GDF atiende recomendación tras un estudio realizado sobre la inestabilidad en la superficie por donde pasa la vía; no obstante, guardan la información argumentando que "puede poner en riesgo a los usuarios".
Rafael Montes
10 agosto 2014 19:23 Última actualización 11 agosto 2014 10:7
Tren Ligero (Cuartoscuro)

Luego de casi tres décadas de antigüedad el tren ligero no ha alcanzado a satisfacer la demanda. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. El Gobierno de la Ciudad prepara “trabajos mayores” a la infraestructura férrea a lo largo de toda la ruta del Tren Ligero, que corre de Taxqueña a Xochimilco, en respuesta a las recomendaciones emitidas por un estudio elaborado para determinar las condiciones de inestabilidad en la superficie sobre la que está tendida la vía, en las delegaciones Coyoacán, Tlalpan y Xochimilco.

En los próximos días, el Tren Ligero anunciará la incorporación de los cuatro nuevos convoyes que fueron fabricados por Bombardier, los cuales, según el contrato deberían ser entregados progresivamente: el primer tren, el 30 de junio; el segundo, el 30 de agosto; el tercero, el 30 de octubre y el cuarto, el 31 de diciembre.

De acuerdo con la respuesta a una solicitud de información vía transparencia, el estudio de las condiciones de estabilidad se elaboró para conocer la situación actual del sistema ante la posibilidad de una deformación en el terreno, originado por causas naturales o por la intervención del hombre, que pudiera ser riesgosa para la operación del tren.

Sin embargo, en la respuesta entregada no se especifica en qué consistió específicamente el análisis y tampoco se dieron a conocer los resultados de ese estudio, pues, de acuerdo con el Servicio de Transportes Eléctricos (STE) del DF, esa información está reservada, ya que “publicarla puede poner en riesgo la operatividad del Tren Ligero, a los usuarios y a las instalaciones”.

No obstante, a partir de los resultados se realizarán trabajos que atiendan las observaciones surgidas del análisis. En su respuesta a la solicitud, el STE confirma que “el estudio contiene recomendaciones que se encaminan a generar trabajos mayores”.

Por ello, la información está reservada, pues además de que los datos contenidos pueden “poner en riesgo la vida, la seguridad y el desarrollo de las investigaciones, al divulgar zonas vulnerables en la superficie de la línea y las características del subsuelo, lo que atrae el riesgo de terceros a realizar acciones de posibles sabotajes a las instalaciones”, la divulgación podría generar una ventaja a las empresas que deseen participar en los trabajos consecuentes.

Aunque a la fecha no se ha lanzado ninguna licitación ni tampoco se ha realizado ninguna adjudicación directa para estos trabajos, según una consulta a la página de la dependencia y a la página de Compranet, el STE informó que dichas labores se apegarán a lo establecido en la Ley de Adquisiciones vigente de la capital del país.

El único trabajo del que a la fecha se tiene conocimiento que se realiza es un reperfilado de arillo de rodadura del Tren Ligero, labores que fueron adjudicadas de manera directa a la empresa Disermaq, SA de CV, en un contrato firmado el pasado 9 de mayo, para trabajar en el periodo del 12 de mayo al 15 de diciembre de 2014. El monto del contrato fue de 695 mil 721 pesos.

Esas labores de reperfilado deben realizarse, por recomendación del fabricante, al menos dos veces al año, como parte del mantenimiento que se debe dar a la instalación del tren, de acuerdo con información del mismo Servicio de Transportes Eléctricos.

El estudio que se elaboró tuvo como objetivo determinar “las condiciones de intestabilidad en la superficie de la línea del Tren Ligero y sus implicaciones en la afectación de la infraestructura, la naturaleza de la deformación del terreno por donde corre el trazo del Tren Ligero, permitiendo conocer su origen y evolución, así como conocer las características geológicas, estructurales de los materiales que conforman el subsuelo, para que de esta forma, se puedan determinar los problemas de estabilidad que pudieran poner en riesgo a los usuarios, operarios del sistema e infraestructura”.