Enfoques

Los transgénicos han dejado atrás el estigma de lo maligno

El Doctor Francisco Bolívar Zapata, asesor presidencial en Ciencia, destaca las ventajas de los organismos genéticamente modificados.
Rosalía Servín
17 junio 2014 22:26 Última actualización 18 junio 2014 5:0
El investigador Francisco Bolivar ELADIO ORTIZ

El investigador, Francisco Bolivar, quien fue Premio Príncipe de Asturias, hizo un llamado a buscar la soberanía alimentaria. (Eladio Ortiz)

CIUDAD DE MÉXICO. En nuestro país el mayor problema en torno a los transgénicos, es el desconocimiento de los beneficios que tienen los mismos y de su inocuidad, asegura el doctor Francisco Bolívar Zapata, coordinador de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Oficina de la Presidencia de la República.

En entrevista con El Financiero explica que los organismos genéticamente modificados, mejor conocidos como transgénicos, han sido utilizados por más de 30 años no sólo en México sino en el mundo entero, dando lugar a grandes contribuciones.

“La biotecnología tiene un fuerte impacto en muchas áreas. Un ejemplo claro es que a través de los transgénicos hoy se tienen en las farmacias más de 100 diferentes medicamentos para el tratamiento de diversas enfermedades como la diabetes o el cáncer”, afirma el investigador al destacar la importancia que tienen algunas proteínas humanas como la insulina o el interferón.

Otro de los grandes beneficios se da en el campo -siendo también la más controversial- donde el mayor impacto es en la reducción importante en el uso de insecticidas químicos, los cuales sí pueden resultar dañinos para la salud de los consumidores finales.

La razón de construir plantas transgénicas, detalla Bolívar Zapata, es que al incluir mecanismos resistentes a las plagas como parte de su material genético, se evita el uso de insecticidas.

Abunda que ya se maneja una segunda generación de plantas transgénicas, las cuales van a tener alterados los genes, de manera que les brindarán mayor resistencia a la sequía y el frío e incluso tendrán la facilidad de crecer con otros fertilizantes.

Aquí en México hay un ejemplo muy importante en el uso de los transgénicos y es en el algodón, que ha permitido la recuperación de esta industria, sostiene el profesor emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien señala que esto se ha dado sin ningún problema, permitiendo recuperar las cosechas que se estaban perdiendo a consecuencia de las plagas.

Pero Bolívar Zapata admite que como en todo, siempre hay detractores.
“Señalan cosas sin sustento científico para desinformar de forma irresponsable, como las afirmaciones de que el maíz trangénico genera cáncer y problemas a la salud, cuando la propia Organización Mundial de la Salud desde hace 20 años avaló estas tecnologías”, comenta al abundar que además de desconocimiento, también hay intereses de por medio.

Indicó que hay un número importante de artículos publicados a favor de esta tecnología -dos mil- que señalan que no hay evidencia de daños a salud o medio ambiente por el uso de transgénicos.

“Hasta este momento no se han retirado ningún producto, se siguen comiendo y usando, tanto alimentos como medicamentos”, indicó el Doctor Bolívar Zapata, quien recordó que algo que sustenta el riesgo bajo, es que las agencias internacionales que velan por la seguridad mundial (como la Agencia de Alimentos y Medicamentos, FDA por sus siglas en inglés, la Cofepris y la agencia de seguridad en Europa), ninguna ha retirado del mercado ningún medicamento transgénico que se ha utilizado.

“Estamos trabajando fuerte para ir generando información y que la sociedad esté bien informada de los grandes logros que se han dado por el uso de transgénicos y lo que hay que ir haciendo para no satanizarlos.

“Es un asunto fundamentalmente de control de producción de alimentos y debemos desarrollar nuestras propias capacidades y estrategias, y una de ellas es la biotecnología”, puntualizó el científico, quien recibió el premio Príncipe de Asturias.

Aprovechar nuestra biodiversidad

El funcionario presidencial insistió que nuestro país debe poner énfasis en impulsar la investigación científica en este campo y desarrollar sus propias variedades de organismos genéticamente modificados, que le permitan enfrentar sus problemas, como lo es la escasez de ciertos alimentos.

Hay que avanzar en soberanía alimentaria y tener mejor capacidad en esta sentido y para mi la mejor manera de hacerlo, es desarrollar nuestras propias tecnologías. Ahora en la reforma agraria, espero que pronto se cuente con la iniciativa. Que tengamos la posibilidad que haya el apoyo a tecnologías como ésta”, confía el expresidente de la Academia Mexicana de las Ciencias.

Finalmente, el Doctor Bolívar Zapata explicó que en dos años habrá un escenario muy importante para México y otros países, pues terminarán patentes y se tendrá la posibilidad de tener algunos de estos genes.

Empero, advirtió el científico, será preciso trabajar todavía más fuerte para generar las propias variedades, al ser México un país megadiverso.