Enfoques

Estos cuernos valdrían hasta 5 millones de dólares

El floreciente negocio de la cría de animales de caza en Sudáfrica ha provocado precios récord; los más ricos del país compiten para criar los especímenes más grandes y raros con el fin de obtener ganancias con la caza. 
Bloomberg
08 enero 2015 22:23 Última actualización 09 enero 2015 5:0
Módulo especial Enfoques animales de caza cuernos

MANYARA. Sobre su gran cabeza crece un tesoro que puede valer hasta 5 millones de dólares. (Bloomberg)

Jacques Malan zigzaguea con su Toyota Land Cruiser la sabana arbolada de Sudáfrica, se detiene y señala un activo que, según dice, podría valer 5 millones de dólares. Es un búfalo joven llamado Manyara.

“Este muchachito tiene todo el potencial para convertirse en uno de los más grandes del país”, dijo el ganadero de 52 años señalando los cuernos de color blanco lechoso del animal. “La genética es magnífica”, agregó Malan, quien llevaba shorts y camisa color caqui con su nombre estampado en relieve.

Manyara es medio hermano de Horizon, el búfalo adulto sano con los cuernos más grandes de Sudáfrica, que recibió ese nombre por su cornamenta de 140 centímetros. Malan vendió a Horizon en 2012 por una cifra, entonces récord, de 26 millones de rands (2.4 millones de dólares) y apuesta a que Manyara, que lleva el nombre de un lago de Tanzania, valdrá aún más.

1
Horizon

Es el búfalo adulto sano con los cuernos más grandes de Sudáfrica, búfalos como este tienen millones de dólares en su ornamenta.

Horizon (Bloomberg)

Los precios récord, que se quintuplicaron en seis años, son producto del floreciente negocio de la cría de animales de caza en Sudáfrica, en el que los más ricos del país, incluido el vicepresidente Cyril Ramaphosa y el multimillonario de artículos de lujo Johann Rupert, compiten para criar los animales más grandes y raros con el fin de obtener ganancias con la caza. Algunos detractores dicen que el aumento de precios es una burbuja.

Hace 200 años, los búfalos africanos normalmente tenían cuernos de 150 centímetros, casi el largo de dos bates de beisbol, dijo Malan. La caza eliminó los animales más grandes del acervo génico, por lo que hoy en día 100 centímetros se considera grande.

CÍRCULO DE LEONES

“Los criamos para poder recuperar la mejor genética”, explicó Malan en una entrevista en su granja llamada Lumarie, que es más grande que la isla de Manhattan y donde ha reforzado la seguridad rodeando su casa con una jaula con tres leones. “No estamos aquí para crear algo que antes no existía, estamos tratando de reemplazar”.

El tamaño de los cuernos es fundamental en una industria que depende de cazadores de Estados Unidos y Europa, quienes exigen y pagan trofeos cada vez más grandes y variados. Un buen antílope del oeste de Zambia, animal blanco y negro con grandes cuernos curvos, puede costar 5 millones de rands, mientras que un gran kudú vale un millón de rands. Algunas de las variantes de color proceden de genes recesivos y rara vez se dan en la naturaleza.

El comercio y el mejoramiento genético de búfalos están en auge en Sudáfrica debido a sus singulares leyes de posesión de animales de caza, según Peter Oberem, de Wildlife Ranching South Africa.

Sudáfrica y Namibia son los únicos países de África que otorgan a particulares plenos derechos de propiedad sobre animales salvajes.
“En este país, los búfalos son propiedad privada y por lo tanto la gente quiere administrar esos activos de un modo que los preserve y también mantenga o aumente su valor”, explicó Oberem. “En el resto de África, no ocurre lo mismo”.

Rupert, la segunda persona más rica de Sudáfrica, llevó a un grupo de inversores que pagaron un récord de 40 millones de rands por Mystery, un búfalo con cuernos de más de 130 centímetros, en 2013.

En una subasta cerca de Bela-Bela en la provincia de Limpopo, en agosto, se realizó la mayor venta de búfalos de la historia, más de 70 de los animales fueron rematados por 70 millones de rands. El precio promedio por cabeza fue de 883 mil 556 rands en 2013, frente a los 183 mil 050 en 2008, según datos de Vleissentraal Game Auction, compilados por Richard York, un criador de ñus.

‘UNA BURBUJA’

Estos precios están inflados por los criadores ricos que comercian entre sí y no están respaldados por una mayor demanda de caza, según Chris Niehaus , exdirector ejecutivo de South African Hunters y Game Conservation Association.

“En mi opinión, es una burbuja. Entiendo los mercados financieros y puedo ver una burbuja si levanto la cabeza”, señaló Niehaus , quien también es exdirector general de HSBC, en su unidad de Sudáfrica. “Estas personas que están jugando un juego de protección financiera entre sí están poniendo en riesgo uno de los mayores éxitos de conservación del mundo”.

La población de grandes mamíferos de Sudáfrica se disparó a cerca de 24 millones, el mayor punto desde el siglo XIX y desde los 575 mil a principios de 1960, de acuerdo con Wouter van Hoven, profesor emérito de la Universidad de Pretoria. La principal razón es que las leyes permiten a las personas poseer, criar y cazar, según Oberem.

“Los criadores privados son en gran medida responsables del creciente número de ejemplares de especies raras en Sudáfrica”, dijo Norman Adami, expresidente de la unidad sudafricana SABMiller. “Los números están disminuyendo en el resto de África”.

Malan dice que es injusto describir a la industria de los criadores como burbuja porque no está impulsada por inversiones alimentadas de deuda como los bienes raíces en Estados Unidos.

“Tú pagas un millón de rands por una vaca y los precios caen un 50 por ciento, ¿cómo recuperas tu dinero? La crías”, dijo.