Enfoques

Leucemia, cáncer silencioso sin asistencia para los adultos

Cada año se detectan 10 mil nuevos casos en México, de éstos, el 30 por ciento son mayores de 18 años; por ello, legisladores piden que se incluya en el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, las diversas clases de leucemia para la población adulta.
Rosalía Servín
07 mayo 2014 20:24 Última actualización 08 mayo 2014 5:0
Ilustración leucemia

Ilustración leucemia

CIUDAD DE MÉXICO. La leucemia ha sido una enfermedad que ha mostrado avances en el país en materia de prevención y detección, pero permanece estancada en relación a su atención, especialmente para la población mayor de 18 años que la padece y pertenece al Seguro Popular, para quienes no existe asistencia pública.

El pasado 24 de abril el Senado aprobó un punto de acuerdo con el que --entre otras cosas-- se exhorta al titular del Poder Ejecutivo Federal, para que a través de la Secretaría de Salud, incluya en el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, las diversas clases de leucemia para la población mayor de 18 años, y no sólo a los menores de edad, como sucede hasta ahora.

Para Mayra Galindo Leal, directora de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer (AMLCC), esta acción de los legisladores representa una gran oportunidad y un paso importante para garantizar la atención integral y el derecho a la salud de toda la población.

“En México se diagnostican 10 mil pacientes con leucemia al año, de estos el 30 por ciento son adultos, pero el problema es que no todos tienen acceso a seguridad social. Por ello es que solicitamos que se considere este exhorto para que haya equidad en la atención de todos los pacientes y se amplíe la cobertura”, destaca.

Otra de las ventajas de este punto de acuerdo, explica Galindo en entrevista, es que también se exhorta a informar sobre las acciones implementadas para la atención de las diversas clases de leucemia en el país, así como los planes que deben desarrollarse en el corto plazo para mejorar su tratamiento.

Abunda que el otro punto que la Cámara de Senadores pide revisar mediante este documento, es el de las Guías de Práctica Clínica, pues señala que se han dado cuenta que sus últimas revisiones son del 2009 y 2010, “y no tienen contemplados los nuevos medicamentos que darían una mejor calidad de vida a las personas”.

Ahora corresponde a las autoridades federales, en este caso el Consejo de Salubridad General --mediante los protocolos que manejen--, valorar este punto de acuerdo, indica Galindo, quién se muestra esperanzada de que se tome una decisión favorable al respecto.

Actualmente el Seguro Popular incluye la atención del cáncer de mama, cervicouterino, el de ovario (sólo el tipo germinal que representa el cinco por ciento del total del cáncer de ovario), el de próstata en primera línea, de testículo, algunos tipos de linfoma y el cáncer de colon, exclusivamente.

“El resto de las patologías de cáncer no están, pero estamos buscando, como ahora, que los más frecuentes se incluyan, entre ellos las leucemias como la mieloide, que es la que más afecta a los adultos y que, al igual que los niños, necesitan tratamiento”, concluye.

La leucemia también es conocida como cáncer de sangre y comienza en el tejido que la elabora, la médula ósea, causando que se produzcan grandes cantidades de glóbulos y entren en el torrente.

Existen cinco tipos diferentes: Leucemia Linfoide Aguda (LLA), Leucemia Mieloide Aguda (LMA) , Leucemia Linfoide Crónica (LLC), Leucemia Mieloide Crónica (LMC) y Leucemia de la Células Pilosas (LCP).

Según su velocidad de progresión, las leucemias se clasifican en agudas (cuando la progresión es rápida) y crónicas (cuando la progresión es lenta).

Los primeros signos de leucemia pueden ser similares a aquellos producidos por la gripe u otras enfermedades comunes, por lo que se debe consultar al médico si se presenta cualquiera de los siguientes problemas: fiebre, dificultad para respirar, formación fácil de hematomas o hemorragias, petequias (manchas planas, como puntitos bajo la piel producidos por el sangrado), debilidad o sensación de mucho cansancio y pérdida de peso o del apetito.