Enfoques

La naturaleza nos cobrará muy caro cruzarnos de brazos

Rajendra Pachauri, Premio Nobel de la Paz y presidente del Panel Intergubernamental de Cambio Climático advierte que la inacción contribuirá a elevar 7 grados celsius la temperatura.
Miriam De Regil
13 marzo 2014 21:33 Última actualización 14 marzo 2014 5:0
Etiquetas
Rajendra Pachauri, premio Nobel de la Paz

Las afectaciones empezarían a notarse desde mediados de este siglo, alerta el científico Rajendra Pachauri, premio Nobel de la Paz. (Archivo)

LOS CABOS, BCS.-De no hacer nada para frenar el cambio climático y de continuar como hasta ahora, las proyecciones futuras de dicha realidad que actualmente padecen ya diversas regiones del mundo serán “impensables” para el planeta y sus habitantes.

Los posibles escenarios que nos muestran ya algunos estudios, se estarían presentando a mitad de siglo o, máximo, a finales, advirtió el científico hindú, Rajendra Pachauri, presidente del Panel Intergubernamental de Cambio Climático.

“Se prevé un incremento de cuatro a siete grados en la temperatura, algo impensable que traería enormes y peligrosas catástrofes para todos”, dijo este jueves ante los ministros de medio ambiente de Latinoamérica y el Caribe reunidos en la Cumbre de Los Cabos.

Pachauri destacó que si no hacemos nada por frenar el cambio climático las olas de calor en todas las regiones del mundo y sus consecuencias serían irreversibles para los humanos.

Los efectos del calentamiento global, indicó, generarán conflictos y disturbios sociales, resultado de la escasez de recursos naturales que ya estamos viendo.

“Es probable que a mitad de siglo, durante los meses de septiembre, no exista más el hielo del Ártico, lo cual incrementaría de manera alarmante el nivel del mar, se calcula un crecimiento de un metro que afectaría a muchas partes del mundo y amenaza una existencia segura”.

Ello, además de provocar la desaparición de importantes urbes costeras que registraría no sólo la pérdida de recursos humanos e infraestructura sino de vidas humanas, además representa una amenaza para todas las formas de vida marina actuales, “sin duda recursos de gran importancia para la humanidad. Entre el 20 y 30 por ciento de las especies del planeta pueden llegar a estar en riesgo de extinción, complementó.

Por lo anterior, el especialista, urgió a los participantes de dicha reunión para no perder más tiempo y actuar e intervenir en acciones de mitigación y adaptación para el cambio climático. “Sí demoramos los costos serán inalcanzables y complicados de solucionar, necesitamos ahora evitar que todo esto se presenté”.

Por su parte el premio Nobel Mario Molina aseguró que el planeta todavía no está respondiendo a esta problemática tan urgente, además señaló que naciones como Estados Unidos mantienen un divorcio con la ciencia y siguen creyendo que el calentamiento global no tiene mucho que ver con las actividades humanas y por ello no renuncian al crecimiento a costa de los recursos.

“Estamos haciendo un esfuerzo para cambiar lo anterior, Estados Unidos es el cuello de botella para los acuerdos internacionales, los cuales se requieren con urgencia para poder frenar de verdad las emisiones de gases efecto invernadero”.

Además destacó que país como México están tomando medidas importantes, sin embargo, alertó, éstas no pueden resolver por sí solas la realidad, “y no podemos seguir esperando a que se dé a futuro u acuerdo internacional. Son medidas de ganar ganar para cualquiera”.

Recordó que invertir en cambio climático ahora es más barato que no hacer nada y presenciar más catástrofes al respecto. “El uno y dos por ciento del Producto Interno Bruto del planeta anual es suficiente para hacer frente a esta realidad.

“El riesgo de no actuar es inaceptable, ya que podrían desaparecer zonas como la selva del Amazonas y así pueden haber más sorpresas no gratas, las decisiones se deben tomar en base a la ciencia y no como si fueran cuestiones de astrología”.

Focos amarillos en México

Para el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, México se ubica entre los países con mayor vulnerabilidad frente al calentamiento global, y por ello los efectos negativos que ya se han registrado como la sequía, la escasez de agua y la pérdida de biodiversidad se incrementarán cada vez más.

De acuerdo con los científicos, los estados de la República Mexicana que han mantenido estables sus temperaturas son Nayarit, Colima, Michoacán y Jalisco; mientras que el resto del territorio mexicano, particularmente el área del lado del Golfo de México y el norte del país se ha calentado más rápidamente.

Trabajos del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático advierten que es muy probable que el clima de México sea entre dos y cuatro grados centígrados más cálidos para el periodo 2020 y 2080, principalmente en la parte norte del país, dónde se verán mayores problemas relacionados con la sequía y muerte de ganado.

A nivel nacional, se proyecta una reducción de diez por ciento anual en la disponibilidad de agua bajo escenario de cambio climático al 2030, respecto del año 2000.

“la_mayoria_de_los_cientificos"