Enfoques

El Dalaia Lama se pone travieso

La mayor inquietud del actual Dalai Lama es que después de su muerte, China seleccione a un nuevo Dalai Lama marioneta que pudiera actuar como un colaboracionista para ayudar a los chinos a controlar Tíbet y para darle legitimidad a sus políticas allá.
Nicholas Kristof
24 julio 2015 17:19 Última actualización 25 julio 2015 5:0
Dalai Lama

El Dalai Lama celebró hace unos días su cumpleaños número 80. (Reuters)

El Dalai Lama, quien pudiera ser el único octogenario que es un líder spiritual con una vena profundamente traviesa, tiene una sugerencia para la dirigencia comunista de China: Retomen la reencarnación.

Lo estoy entrevistando en su habitación de hotel en Nueva York, al final de una gira por el extranjero para celebrar su cumpleaños 80, y estamos hablando de lo que pasa después de su muerte. Él es el 14 Dalai Lama, cada uno de los cuales fue considerado una reencarnación del anterior, y normalmente después de que uno ha muerto se emprende una búsqueda en pos de un infante para que se convierta en el siguiente. Con todo, ha dicho que él pudiera ser el último de la línea, o que el siguiente Dalai Lama pudiera surgir fuera de Tíbet. o incluso pudiera ser una niña.

Estas palabras enfurecen a Beijing, que está decidido a elegir al siguiente Dalai Lama (para usarlo como una herramienta para controlar Tíbet). Así, de manera asombrosa, los ateos en el Partido Comunista de China han estado insistiendo en que la reencarnación budista debe continuar.

''El Partido Comunista de China está pretendiendo que sabe más sobre el sistema de reencarnación que el Dalai Lama’', dijo el Dalai Lama, riendo. ''Los comunistas chinos deberían aceptar el concepto del renacimiento. Después, deberían reconocer la reencarnación del Presidente Mao Zedong, después Deng Xiaoping. Después, ellos tienen el derecho a involucrarse en la reencarnación del Dalai Lama’'.

El Dalai Lama insinuó que celebraría algún tipo de referendo entre exiliados tibetanos, así como consultas entre tibetanos dentro de China, con respecto a si un nuevo Dalai Lama debería reemplazarlo. El tema se resolverá formalmente alrededor de su nonagésimo cumpleaños, dijo.

Una de las razones para ponerle fin a la línea, sugirió, es que un Dalai Lama en el futuro pudiera ser ''malcriado’' y disminuir la posición. Su mayor inquietud al parecer es que después de su muerte, China seleccione a un nuevo Dalai Lama marioneta que pudiera actuar como un colaboracionista para ayudar a los chinos a controlar Tíbet y para darle legitimidad a sus políticas allá.

''Tristemente, se ha establecido un precedente’', dijo, refiriéndose al Lama Panchen, el segundo lama reencarnado de mayor importancia en el budismo tibetano. Tras la muerte del décimo Lama Panchen en 1989, China secuestró al bebé elegido por tibetanos como su sucesor y ayudó a ungir a un menor diferente como el decimoprimer Lama Panchen. Nadie sabe qué le ocurrió al verdadero Lama Panchen.

Yo admiro al Dalai Lama enormemente y, en 2007, él usó valientemente mi columna para enviar una importante rama de olivo a Beijing. solo para terminar siendo criticado por otros tibetanos como demasiado conciliador, y rechazado como insincero por China. Sin embargo, yo le dije que también creía que había momentos en los que él había sido demasiado cauto y había perdido oportunidades para un reacercamiento con Beijing. Mis ejemplos: En los años 80, cuando los líderes Hu Yaobang y Zhao Ziyang buscaron un compromiso con respecto a Tíbet; tras la muerte del décimo Lama Panchen; y en los días previos a la Olimpiada de Beijing.

El Dalai Lama no aceptaría nada de eso: él no cree que haya pasado de largo oportunidades. Sin embargo, reconoció que Zhao había mostrado empatía y agregó que si Zhao y Hu no hubieran sido expulsados, ''el problema tibetano ya se habría resuelto, sin duda’'.

Para mi sorpresa, el Dalai Lama también se mostró entusiasta con respecto a Xi Jinping, el actual líder chino. Habló con admiración de la campaña de Xi en contra de la corrupción, dijo que la madre de Xi era ''muy religiosa, una budista muy devota’', y destacó que el mismo Xi había hablado positivamente del budismo.

Así que, Presidente Xi, si usted está leyendo esto, al Dalai Lama le gustaría visitar China. ¿Qué tal si lo invita?

Había pedido a mis seguidores en Twitter y Facebook que sugirieran preguntas para el Dalai Lama, y a continuación, sus respuestas a algunos de los temas que ellos sacaron a colación:

- Con respecto a los budistas de Myanmar que han asesinado, violado y oprimido a musulmanes: Como ha hecho antes, el Dalai Lama condenó con firmeza la violencia. Agregó: ''Si Buda llegara en este momento, definitivamente salvaría o protegería a esos musulmanes’'.

- Con respecto al consumo de carne: El Dalai Lama dijo que él había sido vegetariano puro durante 20 meses, pero que presentó ictericia, así que sus médicos le ordenaron que empezara a comer carne nuevamente. Actualmente come carne dos veces por semana y es vegetariano el resto de la semana, dijo, pero agregó que él creía que el vegetarianismo era preferible.

- Con respecto al Papa Francisco: ''Admiro su postura’', dijo el Dalai Lama. ''Él despidió a un obispo alemán (por llevar una vida demasiado lujosa). Yo estaba realmente impresionado. Le escribí una carta. En ella, le expresé mi admiración’'.

- Con respecto al género: El Dalai Lama dice que se considera feminista y dice que le gustaría ver a más mujeres en papeles de liderazgo porque cree que la mujer es innatamente más sensible y pacífica. ''Insisto en que las mujeres deberían tener una participación más activa’', dijo. ''Si, con el tiempo, la mayoría de los dirigentes de naciones diferentes son del sexo femenino, quizá nosotros estemos más seguros’'.