Enfoques

Casi 19 mil mexicanos
esperan un trasplante

En este año, México sólo ha registrado 230 donaciones de fallecidos; el promedio es de 3.3 donadores por cada millón de habitantes. Hoy se conmemora el Día Nacional de la Donación y Trasplante de Órganos.
Rosalía Servín
25 septiembre 2014 21:57 Última actualización 26 septiembre 2014 5:0
Hoy se conmemora el Día Nacional de la Donación y Trasplante de Órganos. (Archivo/Cuartoscuro)

Hoy se conmemora el Día Nacional de la Donación y Trasplante de Órganos. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. Para Oliver y su mamá Leticia, desde hace dos años, la vida ya no es la misma luego de que él presentó una repentina insuficiencia renal que lo llevó a un peregrinar por hospitales públicos, en los que no recibió la atención deseada y lo orillaron a buscar ayuda privada. Fue ahí donde le aseguraron que la única solución era un trasplante de riñón, el cual tuvo la fortuna de conseguir a través de su mamá.

En cuestión de meses y gracias a la ayuda de una asociación civil (ALE), la cirugía fue realizada. Ahora, a seis meses de contar con un nuevo riñón, las cosas marchan mucho mejor para los dos. A sus 27 años ha retomado su carrera de Comercio Internacional y está dispuesto a vivir una existencia sana y feliz.

Pero desafortunadamente no todos tienen la misma suerte, en México existen 18 mil 921 personas en espera de un órgano, siendo el riñón uno de los más solicitados (11 mil 118), al que le siguen la córnea (siete mil 638), el hígado (400) y el corazón (43).

“El problema que sigue existiendo en México en materia de donación y trasplantes, es la falta de un organismo rector, pues si bien existe el Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), la verdad es que no tiene las facultades, ni las funciones para coordinar a un sistema de salud tan fragmentado como el nuestro”, asegura, en entrevista con El Financiero, Carlos Castro, presidente ejecutivo de la Asociación ALE, organismo dedicado a promover esta actividad.

Desde su punto de vista hace falta simplificar el proceso, comenzando por tener un mejor control del Registro Nacional de Trasplantes, que facilite la asignación de órganos y se seleccione pronto al receptor más idóneo “esté donde esté”.

UNA COMPLICADA LOGÍSTICA

Y es que explica que el tiempo que conlleva una donación entre que la familia acepta la donación y el órgano llega al receptor, pueden pasar de 24 a 36 horas, cuando en otras países se hace en menos de ocho horas.

“Se tiene que simplificar todo el proceso, también necesitamos tener un Registro Nacional de Donadores y que éste se encuentre en todos los hospitales con licencia, para que los doctores sepan que la persona manifestó en vida su voluntad de donar”, indica.

Otra cuestión en la que Castro sostiene que también se debe incidir, es contar con personal especializado que acompañe y asesore a la familia en todo el proceso, así como la preparación del personal médico y el área de terapia intensiva, para que a pesar del fallecimiento, se mantenga al cuerpo en su equilibrio aerodinámico para que pueda donar los órganos, lo cual hasta ahora “no se tiene” de manera generalizada.

Datos del Cenatra señalan que a la fecha existen 443 hospitales autorizados para la procuración o trasplante de órganos, pero desafortunadamente estos se concentran en las principales zonas urbanas, cuando el total de los estados tienen necesidades de donación y trasplantes.

“El 63 por ciento de donaciones se realiza en Monterrey, Guadalajara y México, pero debemos lograr que sea más accesible en provincia para que se pueda tener dinámica de donación.

“Tenemos que asignar los órganos, tener transportes adecuados y procesos de conservación adecuados. Todo esto reclama este organismo rector que coordine la logística, que actualmente no tenemos”, aseveró el presidente ejecutivo de ALE.

Desde su punto de vista esto es lo que no ha permitido fomentar la donación, especialmente la cadavérica.

Según explica doña Lety, mamá de Oliver, a ellos ni siquiera les plantearon la posibilidad de registrarse en la lista, sino la donación directa de un familiar vivo, en este caso ella, al ser la compatible.

“Uno hace todo por los hijos sin pensar en posibles consecuencias, pero sin duda falta mucho información a la gente sobre la donación y trasplantes”, admite.

En 2014 México sólo tuvo 230 donaciones de fallecidos, lo que da una cifra de 3.3 donadores por millón de habitantes. Esto mientras que en España (nación con los mejores niveles) la cifra es de 40.1.

Pero resalta el caso de Argentina, que en 10 años pasó de las mismas tasas que ahora tiene México, a alcanzar las 16.8 donaciones cadavéricas por millón de habitantes.

“En los últimos ocho años no hemos aumentado de los 300 donadores fallecidos, no hemos logrado nada a pesar de la gran conciencia que hay entre la población para donar. La gente sí quiere donar, pero se frustra al no poder hacerlo porque no tenemos la infraestructura material y humana para hacerlo. Por ello debemos trabajar para que se establezca infraestructura material orgánica bajo la tutela de un organismo rector”, sostuvo Castro.

Añadió que el Cenatra puede ser ese organismo, pero debe ser dotado de facultades y recursos.

“Es muy fácil lograrlo, lo único que necesitamos es voluntad política para que se establezca esto y se le asignen los recursos, por ello estamos luchando en el Congreso de la Unión”, concluyó.