Enfoques

70%: el número mágico que detendría la epidemia del ébola

Para investigadores del CDC, aislando correctamente al 70 por ciento de los pacientes, el brote desciende a una tasa casi igual a la tasa inicial de aumento; no obstante, el porcentaje es factible en países desarrollados, no en las naciones africanas afectadas por el padecimiento.
Bloomberg
13 octubre 2014 20:34 Última actualización 14 octubre 2014 5:0
Personal médico con trajes especiales se prepara para recoger un cuerpo abandonado con sígnos de ébola en el mercado de Dwala, en Monrobia. (Foto: Reuters)

Personal médico con trajes especiales se prepara para recoger un cuerpo abandonado con sígnos de ébola en el mercado de Dwala, en Monrobia. (Foto: Reuters)

Circulan muchas cifras alarmantes sobre el ébola. Por ejemplo, 1.4 millones: el peor escenario que plantean los Centros para el Control de Enfermedades para los casos de ébola en África Occidental al término de enero.

Pero tal vez el número más importante en torno al ébola es el 70 por ciento. Esa es la proporción de pacientes que necesitan ser aislados - en centros de tratamiento o por lo menos en sus hogares - a fin de poner un rápido fin al brote de ébola, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

“Una vez que el 70 por ciento de los pacientes sean aislados de manera eficaz, el brote desciende a una tasa casi igual a la tasa inicial de aumento”, escribieron los investigadores en el informe Morbidity and Mortality Weekly Report elaborado por el CDC. Si ese 70 por ciento del actual brote se consigue para fines de diciembre, la epidemia “estaría casi acabada para el 20 de enero”.

Ese setenta por ciento es un número preñado de esperanza y de temor. Esperanza, porque es una meta que se siente alcanzable; un país desarrollado sería capaz de manejar el 70 por ciento de aislamiento en su propio territorio en un corto plazo. Temor, porque en las regiones asoladas por el ébola como Liberia y Sierra Leona, ese objetivo es inalcanzable. En este momento, sólo se aíslan alrededor del 18 por ciento de los pacientes de ébola en Liberia.

Cada día que la epidemia persiste ese 70 por ciento es más difícil de alcanzar.

Se necesitarán más médicos, camas de hospital y centros de tratamiento, y educar a más personas sobre la enfermedad. Por cada retraso de 30 días, el número máximo de nuevos casos diarios se triplica, de acuerdo con un modelo de la enfermedad creado por el CDC.

Máximo previsto de nuevos pacientes de ébola después de cada inicio de la intervención. Cuando se inicia la intervención el 22 de noviembre, el pico no se alcanza el 20 de enero, la última fecha incluida en el modelo. (Fuente: CDC)

En cada uno de los tres escenarios modelados en el gráfico anterior, el 70 por ciento de aislamiento es finalmente alcanzado y el brote se controla. La diferencia es el tiempo que pasa para emprender intervenciones de gran calado (crear centros de tratamiento y dotarlos de personal, distribuir los suministros) y cuántas vidas se perdieron como resultado.

A pesar de su reputación de asesino, el ébola no es muy bueno para reproducirse. El virus se transmite a través de fluidos corporales, no del aire, y a menudo mata a los pacientes antes de que hayan propagado la enfermedad. Cuando sean aislados el 70 por ciento de los pacientes, la enfermedad ya no se diseminará lo suficientemente rápido para reemplazar a los pacientes agonizantes o en recuperación. Se extingue ella sola.