¿Confías en tu jefe y compañeros de trabajo?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Confías en tu jefe y compañeros de trabajo?

COMPARTIR

···
Management

¿Confías en tu jefe y compañeros de trabajo?

Una encuesta mostró que sólo 54 por ciento de los mexicanos confía en sus colegas, situación que puede afectar la productividad de toda una empresa. Por ello, aquí te damos algunas acciones que puedes tomar en tu día a día para solucionar este problema.

Sandra Hernández
21/03/2017
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MÉXICO.- Según un estudio de Ernst & Young, en México sólo 54 por ciento de los empleados confía en sus compañeros de trabajo, por debajo de los niveles de confianza registrados en países como India y Brasil, y 65 por ciento confía en su jefe.

“Dar a las personas un foro para emitir sus opiniones sobre qué influye en sus niveles de confianza (...) ayuda a construir una cultura más inclusiva y a crear organizaciones más progresivas y modernas”, destacó Karyn Twaronite, responsable del área de Diversidad e Incusión de Ernst & Young.

Entre los principales factores enlistados por los encuestados están que los compañeros no realizan un trabajo de calidad, no colaboran, no mantienen una comunicación abierta y transparente y no muestran disposición para apoyar a los demás cuando se encuentran abrumados con la carga de trabajo.

,

Mientras que las quejas sobre el jefe se centran en la falta de comunicación y retroalimentación, falta de receptividad ante las opiniones y sugerencias de los demás, y la toma decisiones de negocio que se consideran equivocadas.

,,


No caigas en la tentación de pensar que para tener confianza en tu equipo es necesario un retiro empresarial con dinámicas interminables. Aquí tienes unos consejos que puedes aplicar en tu día a día para lograr un ambiente confiable en la oficina:

Analiza por qué hay desconfianza
Ya sea que el problema se haya desarrollado durante tu administración o ya estuviera cuando llegaste a ser jefe, es necesario que te sientes con los miembros de tu equipo para hablar sobre los problemas y cómo surgieron.

Reúne la versión de todos los involucrados, para que puedas contar con el panorama completo antes de empezar a trabajar en solucionar los problemas.

Define roles y metas
Para que todos los miembros del equipo sepan qué se espera de ellos, es necesario que los roles de cada puesto, sus tareas y responsabilidades estén claramente definidos, así como a quién pueden acudir en caso de dudas o problemas.

También es importante informar a todos sobre las principales metas, no solo del equipo que integran sino de la empresa en general, de modo que puedan ver cómo su trabajo de todos los días tiene un impacto más allá de su área.

Y si hay información que no conozcas, también debes comunicarlo a tu personal, para evitar que crean que estás negándoles datos relevantes.

Evita un espacio acusatorio
Siempre habrá errores, pero lo importante es analizar como equipo las razones por las que ocurrió la equivocación, de modo que se pueda evitar en el futuro y se desarrolle un plan para corregir lo que sucedió.

Si la costumbre es señalar y criticar a los culpables, se genera un ambiente desagradable que afecta la motivación y la productividad.

Manténte informado
Aprovecha los momentos en los que das retroalimentación para investigar cómo están llevando su carga de trabajo, si están alcanzando las metas o se han topado con obstáculos. Si tus mejores empleados siempre están abrumados, tal vez sea porque el trabajo no está dividido de la manera más eficiente y es necesario involucrar a más personas.

Pero la única manera de darte cuenta de esto es entablando una relación cercana con ellos, tratando de que también tengan la confianza de acercarse contigo a discutir estas preocupaciones sin temer a recibir críticas de tu parte sobre su desempeño o sus capacidades.

Compromisos cumplidos

La sabiduría popular te dice que lo mejor es predicar con el ejemplo, así que cumple con los compromisos que hagas con tu equipo y, en caso de no poder hacerlo, avísales con tiempo, para que puedan desarrollar conjuntamente un plan para manejarlo.

Al mismo tiempo, es necesario crear un ambiente donde se exija a todos cumplir con sus compromisos y dejar claras cuáles serán las consecuencias de no hacerlo. Nada es tan desmotivante como ver que un compañero de trabajo que no cumple con su labor de manera reiterada no recibe ni siquiera una llamada de atención, así que no dejes que eso suceda en tu equipo.

,