Fotogalerías
En las calles de la Ciudad de México, los equipos de rescate y voluntarios ayudan en los edificios colapsados por el sismo. (Cuartoscuro)
En las calles de Chimalpopoca y Bolívar, las personas salieron para ayudar a la gente atrapada en la fábrica que se derrumbó en la colonia Obrera (Cuartoscuro).
La gente se agrupó para retirar escombros en las calles de Prolongación Peten y avenida Zapata, en la colonia Santa Cruz Atoyac. (Cuartoscuro)
El edificio de Peten y Zapata fue uno de los más de veinte que cayeron en la Ciudad de México. (Cuartoscuro)
En las calles de la colonia del Valle, las personas detuvieron el tránsito para permitir el paso de vehículos de emergencia y el paso peatonal. (Isaid Mera).
En la colonia Condesa, donde también hubo derrumbes, la gente se organizó para ayudar con víveres y remover escombros. (Isaid Mera)
Los rescatistas laboraron desde las primeras horas y durante toda la madrugada para buscar a más sobrevivientes. (Cuartoscuro).
Brigadas realizadas por los Topos, ERUM y público en general buscaron a más personas heridas entre los edificios. (Cuartoscuro)
Cargando cubetas y herramientas, los voluntarios llegaron a los edificios caídos en la Ciudad de México. (Cuartoscuro)
Policías de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México y voluntarios ayudaron a retirar material de la fábrica caída en la colonia Obrera. (Cuartoscuro)
En las zonas de derrumbe, los voluntarios pedían silencio para que los brigadistas pudieran sacar a los sobrevivientes. (Nicolás Tavira)
En las principales avenidas, algunas personas detenían los autos para ayudar a la gente. (Nicolás Tavira)
Algunos voluntarios daban comida a los más afectados en la Ciudad de México. (Nicolás Tavira)
Las personas armaron carretillas y llevaron herramientas para sacar a la gente de los escombros. (Nicolás Tavira)
En camión, camionetas y autos, los voluntarios se movilizaron a las zonas más dañadas de la CDMX. (Nicolás Tavira)
La gente se unió para retirar vigas. (Nicolás Tavira)
En la colonia Condesa y Roma, las filas de voluntarios pasaban desde víveres hasta materiales para retirar los escombros. (Nicolás Tavira)
Soldados del Ejército mexicano fueron de los primeros en acudir al auxilio de las víctimas del sismo. (Nicolás Tavira).
Los voluntarios también salieron en los primeros minutos después del sismo para ayudar, sin importar si tenían que caminar varios kilómetros. (Nicolás Tavira).
La noche no fue impedimento para que los cuerpos de rescate, voluntarios y brigadistas continuaran trabajando. (Nicolás Tavira)
Agua y comida enlatada son algunos de los objetos más solicitados para los damnificados. (Nicolás Tavira)
La gente utilizó los carritos de supermercado para transportar desde víveres hasta herramientas para apoyar en las zonas de derrumbe. También los emplearon para retirar material de construcción. (Nicolás Tavira)
Con sólo cubrebocas, la gente ayudó en la Roma y Condesa. (Nicolás Tavira)

#FuerzaMéxico: Mexicanos se unen tras tragedia

El sismo de magnitud 7.1 derrumbó más de una veintena de edificios. Desde los primeros minutos, los voluntarios trabajan para ayudar con víveres y retirar escombros de las zonas más afectadas.
Compartir