Financial Times

‘Real News’, el inicio de la campaña de Trump para su reelección

La estrategia consta en una serie de segmentos en línea con presentadores bien peinados, titulares alegres y música patriotica, que pregona los logros de la presidencia del magnate.
Courtney Weaver
08 agosto 2017 23:2 Última actualización 09 agosto 2017 5:0
Trump

Trump

Durante los primeros seis meses de su presidencia, Donald Trump ha utilizado los medios de comunicación como un saco de boxeo, vituperando las agencias de “noticias falsas” y el “fracasado New York Times”.

Ahora, su campaña de reelección para el año 2020 ha llevado la estrategia un paso más allá con “Real News” (noticias verdaderas), una serie de segmentos en línea inspirada en las noticias por cable que pregona los logros de la presidencia de Trump sin el tradicional escepticismo.

Transmitidos desde la Torre Trump en Nueva York, los segmentos muestran presentadores bien peinados, titulares alegres, y música patriótica de fondo. Éste es el más reciente intento del gobierno para conservar a los partidarios de Trump conforme su índice de aprobación disminuye entre el resto de las personas.

Lara Trump, una exreportera de televisión y esposa del hijo de Trump, Eric, ha asumido un papel clave en la operación. Ella presentó el primer segmento y ayuda con la mensajería del programa, que pregona las fuertes cifras económicas y las políticas de la administración Trump sobre asuntos de veteranos e inmigración.

“Apuesto a que no han escuchado todo lo que logró el presidente esta semana porque hay muchas noticias falsas”, entonó la Sra. Trump en el primer segmento, antes de recordarles a los espectadores que Trump ha renunciado a su sueldo presidencial y donado el dinero a las agencias federales.

En un segmento de seguimiento lanzado el domingo, Kayleigh McEnany, una comentarista pro-Trump de CNN convertida en portavoz del Comité Nacional Republicano, enumera las fuertes cifras económicas como prueba de que la Casa Blanca está logrando la recuperación económica.

Los segmentos semanales de “Real News” están lejos de convertirse en cadenas estatales de noticias que transmiten continuamente como RT de Rusia y CCTV de China, como algunos expertos han advertido. Pero son una ventana hacia el pensamiento estratégico de los asistentes del Sr. Trump, y explotan la creciente hambre del público de noticias políticas durante la presidencia de Trump.

Un incremento en la audiencia de noticias por cable impulsó un aumento del 18 por ciento en el consumo total de noticias de los estadounidenses el año pasado, según un estudio de Nielsen, el grupo de investigación. Esa tendencia parece continuar este año.

El nuevo programa de televisión llega en un momento en que las cifras de nuevos sondeos muestran una disminución del apoyo entre quienes votaron por Trump.

Una encuesta de la Quinnipiac University publicada este mes reveló que 61 por ciento de los electores estadounidenses desaprueban de la labor que Trump está haciendo como presidente. Aunque su aprobación es todavía del 76 por ciento entre los republicanos, el índice de desaprobación del desempeño de Trump entre los votantes blancos sin título universitario -un elemento clave de la base del presidente — ha aumentado a 50 por ciento.

Para los acérrimos partidarios de Trump, los videos parecen estar dando en el blanco, pues la mayoría vitorea al presidente y ataca a los críticos liberales en la página de Facebook de Trump.

“Es triste, pero es necesario difundir los logros del presidente Trump de esta manera”, escribió Andrew Hinman, un partidario de Trump de Denver.

“Para todos ustedes que odian a Trump. . . Tal vez ustedes deberían LEER”, dijo Kevin Harris, un exempleado de General Motors, antes de enumerar los logros de Trump, incluido el nombramiento de Neil Gorsuch a la Corte Suprema, y los “59 misiles lanzados a Siria”.

“Su base todavía le da bastante altas calificaciones en cuanto a su manejo de las cuestiones que más les importan, como la economía y el terrorismo”, dijo William Galston de la Brookings Institution. “Por otro lado, su desaprobación en cuanto a la manera en que maneja la Casa Blanca, a su gabinete y a sí mismo es simplemente asombrosa.

“Por otro lado, su desaprobación en cuanto a la manera en que maneja la Casa Blanca, a su gabinete y a sí mismo es simplemente asombrosa. Irónicamente, los atributos que le sirvieron tanto durante la campaña no les caen tan bien a sus partidarios acérrimos ahora que es presidente”.