Financial Times

¿Por qué los CEO abandonaron a Trump?

Los comentarios del presidente de Estados Unidos sobre las protestas en Virginia fueron la gota que derramó el vaso y los que convencieron a casi todos los líderes empresariales de que tenían que terminar la asociación con él.
Ed Crooks y David Crow
17 agosto 2017 23:48 Última actualización 18 agosto 2017 11:24
Financial Times

(Ismael Ángeles)

Los líderes empresariales estadounidenses que sirvieron en los dos ya desaparecidos grupos de asesores del presidente Donald Trump han sufrido un gran alboroto por su participación. Pero algunos de ellos siguen creyendo que sus esfuerzos valen la pena.

Ellos sabían que cuando la administración convocó a los dos grupos, el foro de estrategia y política y la iniciativa de manufactura y empleo, esa unión los expondría al riesgo de reputación, pero creían que trabajar con Trump también les daría la oportunidad de configurar la posición de la administración.

Las declaraciones del presidente el martes, incluyendo los comentarios de que hubo “personas muy buenas” entre los manifestantes neonazis en Charlottesville el fin de semana, convencieron a casi todos los líderes empresariales de que tenían que terminar la asociación con él.
Pero varios sostienen que su compromiso trajo beneficios significativos, en particular sobre la cuestión de etiquetar a China como manipulador de moneda.

En una entrevista con el Financial Times el 2 de abril,  Trump todavía se aferra a su argumento de la campaña electoral de que “(China) son ​​campeones del mundo” en la manipulación de la moneda. Pero en la reunión del foro de estrategia el 11 de abril, una sucesión de ejecutivos argumentó que la acusación era equivocada y contraproducente.

“Al recorrer la mesa, casi todo el mundo dijo que sería una mala idea”, recuerda un exmiembro.

Cuando habló con el Wall Street Journal al día siguiente, Donald Trump había cambiado completamente su línea de conducta: dijo que no etiquetaría a China como manipulador de divisas, y desde entonces se ha dejado que el tema se desvanezca.

Mark Weinberger, director ejecutivo de EY, miembro del foro de estrategia, escribió ayer en una nota al personal que “tuvo un impacto positivo en temas como el comercio, el crecimiento económico y las vacaciones pagadas para las familias”.

Los líderes empresariales no siempre tuvieron éxito en sus intentos de persuadir a Trump. Muchos de ellos le instaron a mantener a EU en el acuerdo climático de París, pero éste rechazó su consejo.

A partir de esa decisión en junio, Elon Musk de Tesla renunció a ambos grupos de asesoría y muchos otros miembros estaban descontentos por ello. Sin embargo, Stephen Schwarzman, presidente ejecutivo de Blackstone, que presidió el foro de estrategia, argumentó que el grupo debía mantenerse unido para continuar haciendo valer los argumentos para los negocios.

Sin embargo, cuando escucharon las declaraciones de Trump en el vestíbulo de mármol del Trump Tower el martes por la tarde, muchos líderes empresariales decidieron que era el momento de trazar una línea.

La declaración preparada por Trump en la Casa Blanca el lunes, cuando había condenado inequívocamente “a los KKK, a los neonazis, a los supremacistas blancos y a otros grupos de odio que repugnan a todo lo que nos es querido como estadounidenses”, les había tranquilizado.

Pero el martes, Trump observó que “también había personas que eran muy buenas personas en ambos bandos” de las protestas, incluyendo aquellas “inocentemente” que demostraron contra la remoción de una estatua del general confederado Robert E. Lee. “Era como un actor que pisa sus propias líneas”, dice un exmiembro del foro de estrategia, de la conferencia de prensa de Donald Trump el martes.

Los miembros de la junta hablaron de lo que debían hacer durante la tarde y en una llamada a eso de las nueve de la noche, algunos directores ejecutivos, entre ellos Indra Nooyi de PepsiCo, Ginni Rometty de IBM y Rich Lesser del Boston Consulting Group, concluyeron que todos los miembros deben tomar una decisión al día siguiente.

Schwarzman había sido reticente sobre su propia posición, pero de la noche a la mañana,  convocó a toda la junta a una reunión a las 11.30 horas del miércoles. También escribió una declaración explicando lo que el grupo había decidido disolver, la cual leyó en la llamada.

Cuando se trató de una votación, todos menos dos de los miembros de acuerdo con el plan para disolver el foro, de acuerdo con las personas que estaban en la convocatoria. Algunos miembros habían dicho que renunciarían si los otros trataban de continuar.

Jamie Dimon, presidente ejecutivo de JPMorgan Chase, luego envió una nota a los empleados explicando por qué apoyó la decisión.
“Estoy totalmente en desacuerdo con la reacción del presidente Trump a los acontecimientos que tuvieron lugar en Charlottesville”, escribió. "Aquí no hay lugar para el equívoco".

Con los grupos de asesores desaparecidos, las empresas estadounidenses necesitarán otras maneras de hacer llegar sus puntos al Sr. Trump. Con el debate sobre la reforma tributaria en el Congreso, la falta de un canal claro de comunicación es preocupante para algunos.