Financial Times

El mundo digital es el más productivo... pero no genera tantos empleos

La riqueza y el poder fluyen hacia el sector tecnológico más que hacia ningún otro: la mitad de los negocios estadounidenses que generan ganancias de 25 por ciento o más son empresas tecnológicas.
Rana Foroohar
06 agosto 2017 23:39 Última actualización 07 agosto 2017 5:0
Poder del monopolio

Poder del monopolio

¿Es el poder del monopolio una de las razones por la que el mercado bursátil se ha mantenido elevado después de casi 10 años de un mercado alcista?

Este tema me ha hecho reflexionar recientemente, ya que la ausencia de una inflación salarial es una razón clave por la que la Reserva Federal no se ha apresurado a subir las tasas de interés.

Un aumento de las tasas basado en la inflación es una de las formas más seguras de estallar una burbuja del mercado. No obstante, muchos economistas creen que una de las razones por la que el crecimiento salarial — un típico impulsor de la inflación — se mantiene relativamente plano a pesar de que el desempleo se encuentra cerca de los niveles bajos pre-crisis, es la tecnología misma, la cual tiende a perturbar el mercado laboral.

Hay algunos sectores, como el de las finanzas y la tecnología informática, que han experimentado un fuerte crecimiento salarial. Sin embargo, éstos crean relativamente pocos empleos.

El sector de finanzas se lleva el 25 por ciento de las ganancias corporativas mientras que crea sólo 4 por ciento de los empleos, ya que se halla en el centro de negociación, cobrando la tarifa que quiera.

Mientras tanto, la riqueza y el poder siguen fluyendo hacia el sector tecnológico más que hacia ningún otro: la mitad de los negocios estadounidenses que generan ganancias de 25 por ciento o más son empresas tecnológicas.

Sin embargo, los titanes de la tecnología de hoy — Facebook, Google, Amazon — crean muchísimos menos empleos que los grandes grupos industriales del pasado, como General Motors y General Electric, pero también menos que la previa generación de empresas tecnológicas como IBM o Microsoft.

Además, no son sólo los principales sectores los que controlan la mayor parte de la riqueza corporativa, sino las principales empresas mismas. El 10 por ciento más lucrativo de los negocios estadounidenses son ocho veces más lucrativos que la empresa promedio.

En la década de 1990, ese múltiplo era solamente tres. Los trabajadores en esos negocios súper lucrativos son recompensados extremadamente bien, pero sus competidores no pueden ofrecer los mismos beneficios.

Una de las razones clave por la que los principales sectores y los principales negocios pueden ganarse una gran tajada del pastel económico es que son los más digitalizados.

Como muestra McKinsey Global Institute en su análisis de la economía digital del ‘ganador se lleva todo’ las industrias que adoptan más tecnología rápidamente son más rentables.

Los sectores de tecnología y finanzas se encuentran en la parte superior de ese gráfico, pero los que realmente crean la mayor cantidad de más trabajos — como la venta al detalle, la educación y el gobierno — se quedan realmente por debajo de la curva en términos de incorporar la tecnología digital a sus modelos de negocio.

Eso crea una economía de dos niveles: uno superior que es muy productivo, que se lleva la mayor parte de la riqueza; y que crea muy pocos empleos, y uno inferior que se queda estancado.

Esto crea una nueva y extraña dinámica en el mercado y exacerba la desconexión entre “Wall Street” y “Main Street” que ya había comenzado en la década de 1980.

A los mercados les puede ir increíblemente bien, aunque no le vaya igualmente bien a la mayoría de los trabajadores, porque los mercados son impulsados cada vez más por un puñado de las principales empresas en el negocio de la tecnología informática.

Este fenómeno no existe solamente en EU.

No es de extrañar que algunas grandes empresas tecnológicas estén tratando de cambiar la narrativa del ‘ganador se lleva todo’ para enfocarse en el papel que pueden desempeñar para apoyar a los ecosistemas económicos más grandes.

En China, Alibaba dirige un esfuerzo por conectar banda ancha en más de 1,000 comunidades rurales, con el fin de que los comerciantes locales tengan acceso a las tecnologías digitales que se han convertido en el único verdadero lugar donde la riqueza y las ganancias viven hoy en día.