Financial Times

5 gráficas para entender qué pasa con la economía rusa

La economía de Rusia sufre uno de sus peores momentos en años, las sanciones económicas occidentales por la crisis de Ucrania y las bajas en el precio del petróleo han llevado al país a una crisis financiera que pronostica una recuperación económica hasta 2017. Aquí 5 gráficas que te ayudarán a entender la situación.
Ferdinando Giugliano 
16 diciembre 2014 22:1 Última actualización 16 diciembre 2014 22:33
Rusia

El rublo, la moneda ruso, ha perdido grran parte de su valor frente al dólar. (Bloomberg)

Los mercados financieros de Rusia vivieron un martes negro con el rublo, las acciones y los bonos muy por debajo de su promedio. El cambio agitado en los números ha volteado al mundo de cabeza, y muchos mercados emergentes como Turquía han sentido el temblor.

Aquí 5 gráficas que explican qué es lo que está pasando en Rusia y qué esperar.

1
El alza de las tasas que no detuvo la caída

El lunes por la noche, el banco de Rusia aumentó las tasas de interés al 17 por ciento del 10.5 por ciento en el que se encontraban, en un intento por detener la depreciación del rublo. Los inversores tomaron esto como una alerta y entraron en pánico vendiendo hasta horas tempranas del martes.

La moneda rusa rompió la barrera de los 80 frente al dólar antes de recortar algunas de las pérdidas. Previamente se movía alrededor de 68 frente al dólar, todavía un 4 por ciento por debajo de como comenzó el día

2
¿El precio del petróleo es irreal?

Para aquellos que busquen una explicación a las ventas desesperadas del rublo sólo tienen que mirar al precio del petróleo. El Brent para entrega en enero, referente internacional en crudo, ha observado un descenso en el precio del barril hasta llegar a los 60 dólares, un quinto y medio más bajo que el precio de hace 6 meses, de 115 dólares.

El petróleo y el gas representan tres cuartos de las exportaciones de Rusia y más de la mitad del presupuesto del gobierno. A menos que los precios se recuperen pronto el petróleo continuará depreciándose e imponiendo presión.

3
Problemas inflacionarios acechando 

La inflación ha llegado al 9.1 por ciento en noviembre. La estrepitosa depreciación del rublo ha incrementado los precios de las importaciones, situación que ha llevado a los economistas a temer una alza de doble dígito en los precios en los inicios del siguiente año, lo que exprimirá y afectará el bolsillo del ciudadano y su potencial de consumo.

El Banco de Rusia tiene 4 por ciento de inflación como meta en el mediano plazo, pero este objetivo será imposible de cumplir a menos que la moneda se estabilice.

4
Crecimiento estancado

La economía rusa se ha estancado este año con el rublo cada vez más débil, y las sanciones de la economía occidental han incrementado por la crisis de Ucrania, situación que no beneficia al país; incluso un cero por ciento de crecimiento será muy difícil de conseguir el siguiente año para Rusia si el crudo continúa como está.

En una declaración esta semana el Banco Central de Rusia dijo que espera que la economía se contraiga aproximadamente en un 4.5 por ciento el siguiente año y un 0.9 por ciento en 2016. El Banco de Rusia predice que la economía se adaptará y rebotará de manera favorable hasta 2017, con un crecimiento aproximado de 5.6 por ciento.

5
¿Qué sigue para el Banco Central Ruso?

El Banco de Rusia ha pasado mucho tiempo del año tratando de levantar el rublo con sus reservas federales cayendo estrepitosamente de 499 mil millones de dólares a 400 mil millones de dólares al principio del año, y 419 mil millones de dólares en noviembre.

El gobernador Elvira Nabiullina escogió el flotar ante el problema reteniendo el problema y evitando entrar en la crisis.

El Banco Central ha intervenido pero en una escala limitada, prefiriendo usar altas tasas de interés como su principal arma de defensa. La falla del lunes por la noche puede conducir a Moscú a pensar en una respuesta menos ortodoxa, sin embargo, algunos de los economistas ya están hablando del control de capital como una posible opción.