Financial Times

Google: el General Electric del siglo XXI

12 febrero 2014 4:28 Última actualización 06 junio 2013 5:0

[Bloomberg] 





By John Gapper
 

Dondequiera que uno mire, Google está haciendo cosas extraordinarias. Pronto podría sobrepasar a Apple en el número de aplicaciones descargadas; está desarrollando automóviles que se manejan solos; la gente usa sus excéntricos anteojos de realidad aumentada, los Glass; está firmando contratos de energía renovable en Sudáfrica y Suecia.
 
De ser una empresa con un solo producto en el cual encontró una fuente de riqueza, las búsquedas pagadas en internet, Google ha surgido, junto con Amazon, como la compañía dominante en tecnología de consumo del siglo XXI. Fred Wilson, un importante inversionista de riesgo, acusa a Google de tratar de controlar el internet, “como intentó hacerlo Microsoft con las computadoras personales... ¿Quién va a parar a Google?”
 
Mi respuesta es: nadie o no muy fácilmente. En realidad, a mi parecer, la mejor comparación para Google no es Microsoft en los años 80, sino General Electric a finales del siglo XIX – la era de la electrificación. Como GE, Google es una empresa industrial multifacética en la cresta de una ola de tecnología, con una habilidad asombrosa, no sólo para inventar productos de gran alcance, sino además para producirlos comercialmente.
 
Esto coincide con el ascenso de Larry Page como el líder indiscutible de la compañía que fundó hace 15 años en la Universidad de Stanford junto con Segey Brin. En vez de manejarla como si fuese una mezcla de empresa y caótico laboratorio de investigación, Page la ha convertido en una empresa formidablemente enfocada.
 
El creciente liderazgo de Google en el análisis de datos e inteligencia artificial quedó muy claro en mayo durante la conferencia para desarrolladores. “Es fácil para los consumidores cambiarse a otro motor de búsqueda, pero es difícil hacer algo tan bueno,” señala el analista Benedict Evans.
 
Todo esto sucede en un momento de creciente escepticismo sobre Silicon Valley – sus pretenciosas declaraciones de estar mejorando al mundo cuando quienes más se benefician son sus propios multimillonarios; su uso de la jurisdicción para evadir impuestos corporativos; las dudosas maneras en que muchos de sus servicios gratuitos obtienen y aprovechan información personal; y la trivialidad de un sinnúmero de nuevas empresas.

El boom de las redes sociales que empezó hace una década está disminuyendo con Zynga, la compañía de juegos de internet despidiendo al 18% de sus empleados. George Packer escribió en el New Yorker acerca de Silicon Valley: “Las nuevas empresas están encontrando soluciones a todos los problemas de ser jóvenes ricos de 20 años, porque son ellos sus fundadores.”

Google no está libre de pecado, enfrenta fuertes críticas por evadir impuestos y, a pesar de que proclama ser una compañía de estándares públicos, pelea tan duro como Microsoft para mantener a otros dependiendo de su plataforma. Pero a Page no se le puede acusar de carecer de propósito ni de visión. Ha extendido su liderazgo en motores de búsquedas al área de telefonía celular, a través del software Android y Chrome, y no da señales de estar satisfecho. “No hemos visto este ritmo de cambio en tecnología en mucho tiempo, probablemente desde el nacimiento de la computadora personal”, comentó feliz durante la conferencia de mayo.

Mientras tanto, otros gigantes de Silicon Valley enfrentan diversos grados de dificultades. Los inversionistas han perdido el entusiasmo por Apple desde que Tim Cook se convirtió en el director ejecutivo, desalentados, entre otras cosas, por su fallido intento de competir con Google Maps. Yahoo, que está bajo la dirección de Marissa Mayer, quien formaba parte de Google, lucha por replicar sus logros en ingeniería; mientras que Facebook trata de pasar a móvil.

Ninguno puede competir con su capacidad de investigación en informática o su habilidad de convertir ideas en productos. La más clara manifestación es Google X, su laboratorio de investigación tipo “lanzamiento lunar” que está desarrollando computadoras de vestir y automóviles autónomos. Pero la investigación en el área de software e inteligencia artificial es el corazón de Google.

La que fue una vez una compañía de búsqueda de datos se ha convertido en una de internet, datos y software con ambición ilimitada y la capacidad de generar un flujo de productos inesperados. En ese sentido, Page es un Tomás Edison moderno, un inventor comercial caracterizado por el “totalmente intrépido alcance de sus actividades experimentales”, según lo describe el biógrafo Randall Stross.

Comparado con 1890, Google se parece a GE, mientras Amazon luce como a Sears Roebuck, la compañía de ventas por catálogo que transformó el comercio estadounidense. GE fue fundada en 1892 y Sears Roebuck en 1893, en la época en que el continente fue transformado por el telégrafo y la electricidad.

Page frecuentemente habla de su fascinación por Nikola Tesla, el serbio que inmigró a Estados Unidos, trabajó con Edison, y luego peleó con él en lo que se conoce como “la guerra de corrientes eléctricas”, la batalla entre ambos para decidir si el país debía adoptar corriente AC o DC. Él leyó la biografía de Tesla de niño y lloró “porque al final me di cuenta que puedes ser el mejor inventor del mundo y, aun así, ser un fracaso.”

Tanto Tesla como Edison eran por partes iguales inventores y empresarios, y ninguno fue un éxito completo en los negocios. GE se formó en una fusión de empresas donde Edison perdió el control. Se dice que Henry Ford lo calificó como “el mejor inventor del mundo y el peor hombre de negocios del mundo”. Page, quien tiene una fortuna de 20,000 millones, califica mejor.

Pero la electricidad impactó a las industrias tanto como internet. El periódico Brooklyn Eagle escribió de las compañías de gas establecidas: “El verlas retorcerse es una satisfacción pública que pone a Edison a un nivel más alto que de un gran inventor y hace que sea visto como el benefactor de toda la humanidad.”

GE tenía muchos rivales, sin embargo, su combinación de ingenio y perspicacia comercial la hizo sobresalir de la manada, poniéndola en posición de explotar durante el siguiente siglo, la tecnología de la que Edison había sido pionero. Lo inquietante de Page es que estudia historia.


OTRAS HISTORIAS DEL FINANCIAL TIMES Los productores de petróleo de Colombia avanzanChina: una mezcla de sentido de superioridad e injusticia


(c) 2013 The Financial Times Ltd. All rights reserved