Globos que dan internet y drones repartidores, los nuevos 'graduados' de Alphabet
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Globos que dan internet y drones repartidores, los nuevos 'graduados' de Alphabet

COMPARTIR

···

Globos que dan internet y drones repartidores, los nuevos 'graduados' de Alphabet

La empresa independiente Loon, cuyos globos brindan internet desde la estratosfera, demostró su valor después del huracán 'María' en Puerto Rico.

Wing, un servicio de entrega de drones, entrega alimentos y medicamentos sin receta a hogares en un área suburbana fuera de Canberra, Australia.

Financial Times Por Richard Waters
12/07/2018
El laboratorio X experimental de Alphabet acaba de convertir a dos de sus proyectos más conocidos en unidades de negocio independientes.

El laboratorio X experimental de Alphabet acaba de convertir a dos de sus proyectos más conocidos en unidades de negocio independientes, una señal de que sus días como prototipos de tecnología han terminado, aunque estén lejos de ser negocios sostenibles.

Loon, cuyos globos brindan servicios de Internet desde la estratosfera, y Wing, un servicio de entrega de drones, tomarán su lugar junto a tres negocios escindidos previamente de X, ninguno de los cuales está produciendo ingresos significativos todavía.

Con las nuevas empresas de Loon y Wing el número de las iniciativas que Alphabet llama sus “otras apuestas” -sus operaciones más allá de la unidad central de Google- ha llegado a 10. Éstas representaron sólo 150 millones de dólares de ingresos en el último trimestre, o 0.5 por ciento de los ingresos totales de Alphabet.

Casi todo eso provino de un servicio de televisión y acceso a Internet estadounidense que ha sido sometido a una fuerte reducción de personal a medida que Alphabet busca un enfoque comercial nuevo. La compañía dejó de revelar las pérdidas de estos negocios, que ha alcanzado cerca de 3.5 mil millones por año.

La aparición de Loon como una empresa independiente se produce sólo una semana después de que Facebook cerró sus propios experimentos para ofrecer un servicio de Internet desde las alturas.

La compañía de redes sociales había estado probando un servicio que utilizaba aviones no tripulados de energía solar con una gran envergadura que eran capaces de permanecer en el aire por su propia cuenta durante largos periodos de tiempo.

Uno de los drones sufrió daños graves al aterrizar después de un vuelo de prueba, lo que generó dudas sobre si las estructuras livianas podrían ser lo suficientemente fuertes.

Loon, uno de los primeros proyectos que comenzó en X después de su creación en 2010, ha pasado por su propia revisión tecnológica en los últimos años.

Originalmente fue diseñado para crear un “cinturón” de globos que podrían flotar sin cesar alrededor de la tierra en la corriente en chorro, de modo que un globo siempre pudiera estar sobre un lugar determinado que necesitaba conectividad.

Google más tarde refinó la tecnología, moviendo los globos hacia arriba y hacia abajo en las corrientes de aire para mantener un grupo de ellos en su lugar.

Loon demostró su valor después del huracán María en Puerto Rico el año pasado, cuando la compañía anunció que sus globos se usaron para proporcionar acceso al Internet a 100 mil personas hasta que se restauró el servicio en esa área.

Wing, que comenzó en 2012, opera un servicio de prueba que entrega alimentos y medicamentos sin receta a hogares en un área suburbana fuera de Canberra en Australia.

Sus aviones teledirigidos, o drones, vuelan hasta 80 millas por hora, y entonces pueden mantenerse en su lugar mientras los paquetes son transportados a puntos de aterrizaje del tamaño de un escalón. También está desarrollando un sistema de gestión de tráfico de drones.

Los proyectos del laboratorio X son escindidos una vez que superan sus principales desafíos técnicos y están listos para la próxima etapa de desarrollo del mercado.

Pero no todos se mantienen independientes, y en los tres años desde que la empresa de tecnología Alphabet se formó a partir de la empresa de internet Google, ha reorganizado constantemente sus apuestas tecnológicas de largo alcance mientras busca la mejor manera de desarrollarlas.

Glass, el proyecto de gafas de realidad aumentada, se “graduó” de X en 2015, pero una versión de la tecnología ahora está de vuelta dentro del laboratorio experimental.

Los esfuerzos de robótica de Alphabet, mientras tanto, comenzaron con una serie de adquisiciones y operaron como una unidad separada antes de ser absorbidos por X.