¿En qué punto se encuentra el populismo en el mundo?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿En qué punto se encuentra el populismo en el mundo?

COMPARTIR

···

¿En qué punto se encuentra el populismo en el mundo?

La proporción de votantes del mundo occidental eligiendo a candidatos populistas había aumentado 35% en 2017, de acuerdo con Bridgewater, el fondo de cobertura más grande del mundo.

Por Gillian Tett
14/08/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Ilustración: Ismael Angeles

Desde que Donald Trump llegó al poder en 2016, hemos observado un sinnúmero de sorprendentes estadísticas acerca de la política occidental. Para mí, el gráfico más inquietante fue presentado por Bridgewater, el fondo de cobertura más grande del mundo.

En una entrevista parte de la serie “Lunch with the FT” (almuerzo con el FT) del año pasado, Ray Dalio, el fundador de Bridgewater, me dijo que la proporción de votantes del mundo occidental votando por candidatos populistas había aumentado al 35 por ciento. La cifra, según un informe de su firma, era claramente más alta que a principios de la década (cuando era del 7 por ciento), después de haber alcanzado aproximadamente el 10 por ciento en décadas anteriores.

De hecho, tal aumento sólo se había observado durante la década de 1920, después de la Gran Depresión, cuando la votación populista saltó del 4 por ciento a un pico del 40 por ciento en 1939, antes de que las elecciones se detuvieran conforme el mundo caía en la Segunda Guerra Mundial.

Esto es inquietante. Hoy, el mundo es muy diferente al de la década de 1930: el Internet, los mercados de capital y las cadenas de suministro internacionales han unido al sistema global, y los medios sociales han creado niveles de transparencia pública que antes eran inimaginables y formas para que el electorado puede expresar sus puntos de vista fuera de las urnas.

Si se quisiera ser optimista, es posible cuestionar si el “populismo” actual es tan aterrador como lo fue en la década de 1930. Bridgewater definió el concepto, en términos generales, como estar en contra de la clase dirigente, una categoría que seguramente incluiría grupos que van desde el Partido Laborista de Jeremy Corbyn en el Reino Unido hasta el Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen en Francia, y a los partidarios republicanos de Donald Trump en EU. Obviamente, todos éstos no debieran agruparse bajo la misma categoría populista que los partidos de Adolf Hitler o de Benito Mussolini; de hecho, muchos partidarios de Corbyn o Trump hallarían la comparación ofensiva.

Los datos de Bridgewater plantean otras preguntas. La combinación de eventos que ha hecho que aumente el populismo tiene ecos de la década de 1930: un vertiginoso periodo de globalización y de crecientes niveles de desigualdad seguidos de un colapso financiero, de una recesión económica y de niveles de nacionalismo en aumento. Pero una cosa que es diferente esta vez es que el populismo ha ido a la par de un fuerte crecimiento económico. EU, por ejemplo, acaba de disfrutar de nueve años de sólida expansión económica, registrando un notable crecimiento anualizado del 4.1 por ciento durante el segundo trimestre de este año. Europa también ha crecido: en 2017, el Producto Interno Bruto (PIB) de la Unión Europea (UE) se expandió en un 2.5 por ciento, su mejor desempeño en una década.

Esta imagen es muy diferente a la de la década de 1930, cuando el creciente populismo en países como Alemania estaba unido a una profunda recesión económica. Y, en consecuencia, plantea una crucial y poco discutida pregunta: si el mundo occidental ha presenciado un significativo aumento del populismo cuando los tiempos económicos son buenos, ¿qué más sucederá cuando llegue la próxima recesión? ¿Es posible que esos niveles de apoyo al populismo puedan aumentar aún más? ¿O es un error suponer que el populismo “solamente” tiene que ver con la economía; o que es algo que se puede “arreglar” con el simple crecimiento?

El Internet actualmente está disrumpiendo la política, de la misma manera como ha trastornado todo, desde el comercio minorista hasta las finanzas. Y los votantes están respondiendo con un grito de ira contra la clase dirigente, mientras ‘comparan precios’ de modelos alternativos, agrupándose en torno a cualquier nueva y brillante marca.

Lo único que está claro es que es improbable que el fenómeno desaparezca, y que posiblemente aún no haya alcanzado su punto máximo.