Financial Times

Empresas nuevas venden arte en línea

A pesar del surgimiento de titanes de las subastas en Internet como eBay o 1stdibs, una buena parte de la vieja guardia de la industria del arte se ha demorado en aprovechar las oportunidades digitales.
Elizabeth Paton
13 mayo 2014 20:9 Última actualización 14 mayo 2014 5:0
Sotheby’s. (Bloomberg)

Sotheby’s ha sido criticado por Daniel Loeb por no desarrollar operaciones en línea.  (Bloomberg)

Una subasta de beneficencia que se celebró recientemente recaudó más de 3.6 millones de dólares para una causa noble. Cientos de ricos coleccionistas internacionales participaron en la venta como parte de la “Big Egg Hunt” de Fabergé, donde muchos pujaron ferozmente para obtener uno de los 283 lotes. De cierta forma, la subasta fue como cualquier otra en el glamoroso torbellino de ventas que canaliza miles de millones de dólares hacia el mercado internacional de arte.

Pero hubo una gran diferencia: en vez de tener lugar durante una tarde en el Mayfair de Londres o el Marais de París o en el Upper East Side de Nueva York, se llevó a cabo durante tres semanas –y en línea.

A pesar del surgimiento de titanes de las subastas en el Internet como eBay o 1stdibs, una buena parte de la vieja guardia de la industria del arte se ha demorado en aprovechar las oportunidades digitales. Por ejemplo, Sotheby’s ha sido criticado por Daniel Loeb, el inversionista activista y su principal accionista, por no haber desarrollado sus operaciones en línea.

Ahora, sin embargo, está emergiendo un nuevo mercado de lujo. Las ventas en línea representaron 870 millones de dólares en 2012, sólo una fracción de los 60 mil millones de dólares de la industria del arte. Pero un informe de Hiscox, la aseguradora, calcula que éstas podrían alcanzar casi 2.1 mil millones de dólares para el 2017. Un aluvión de contendientes de tecnología empresarial está pujando para llevar la delantera en este nuevo espacio, ofreciendo plataformas tanto para compradores como para vendedores de coleccionables valorados hasta en 500 mil dólares.

Aunque acogeríamos con agrado compradores más establecidos a la caza de obras multimillonarias, le damos servicio a una generación más joven y altamente educada que quiere empezar a coleccionar hoy mismo,” dice Alexander Gilkes, cofundador de Paddle8, subastadora en línea en Manhattan.

Estos ricos expertos se sienten cómodos haciendo compras en línea, pero el Sr. Gilkes indica que “ningún gran operador mundial de arte les ha ofrecido a estos clientes el tipo de inventario adecuado, precios ligeramente más bajos o acceso inmediato a las obras que ellos necesitan”.

Anterior ejecutivo del grupo LVMH y subastador principal de Phillips de Pury & Company, el Sr. Gilkes estableció Paddle8 en 2011 junto con Aditya Julka, un ingeniero graduado en Harvard. Tiene un creciente perfil público y dinero de inversionistas como capitalistas de riesgo y figuras del mundo del arte como Damien Hirst y Jay Jopling. Las operaciones de Paddle8 han aumentado hasta llegar a tener más de 40 empleados, con oficinas en EU, Europa y el Medio Oriente.

El sitio de subastas de Paddle8 le permite al cliente presentar pujas en ventas comisariadas que se enfocan principalmente en obras de arte con precios inferiores a 100 mil dólares y ofrecidas por artistas y marchantes establecidos con nombres reconocidos. Los compradores se verifican al comienzo mediante sus tarjetas de crédito; la transacción para la puja ganadora puede tener lugar en menos de 30 segundos y la entrega se completa en dos semanas.

Paddle8 también colabora con casas de subastas locales como Bukowskis en Estocolmo y Piasa en París.

El servicio más popular de Paddle8 son sus plataformas en línea para subastas benéficas de los museos e instituciones más importantes, en las cuales se subastan obras donadas por prestigiosos artistas. Muchos grandes coleccionistas ven tales ventas como una oportunidad para obtener grandes obras de arte a precios de remate.

Un huevo de Jeff Koons vendido como parte de la Big Egg Hunt de Fabergé en 900 mil dólares –las pujas comenzaron en 500 dólares– destrozó el récord anterior de Paddle8 que era de 260 mil dólares.

Otro proponente de la subasta benéfica en línea es Artsy, lanzado en 2007. Éste también tiene patrocinadores muy destacados, incluyendo a Dasha Zhukova, mujer de alta sociedad y galerista rusa, Larry Gagosian, marchante de arte, y Jack Dorsey, el fundador de Twitter. Artsy recientemente ha recaudado 18.5 millones de dólares en financiación Serie B, parte de la cual ayudará a desarrollar una nueva aplicación de Android.

Pero a diferencia de Paddle8, Artsy se ha convertido en un recurso para cualquiera que tenga una conexión al Internet y esté interesado en el arte, además de ser un mercado con más de 125 mil obras de más de 25 mil artistas que pagan para que las galerías y ferias de arte los incluyan en su base de datos.

Steven Murphy, director general de Christie’s, dice que su ventaja competitiva proviene de mantener todas las operaciones dentro de la empresa –exactamente los elementos que los recién llegados han eliminado para ser más ágiles y bajar los precios. Aún así, el Sr. Murphy está contento de observar mientras ellos exploran cómo encontrar un lugar en este mercado: “Me da mucha confianza saber que estamos en el lugar adecuado en el momento adecuado.
Está claro que ellos saben, como también lo sabemos nosotros, que hay mucho terreno valioso en juego.”

También, te pueden interesar los siguientes artículos

El divorcio es un riesgo cuando ella gana más que él

El racismo en EU se enfrenta a un obstáculo de alta tecnología

​Necesitamos nuevas excusas para no responder a los correos