Financial Times

El pez por el que Noruega celebra y Chile sufre

Noruega y Chile viven realidades diferentes en cuestión a la producción y exportación de salmón; el primero disfruta de precios históricamente altos y el segundo sufre por la baja demanda y la caída de los precios.
Financial Times
15 enero 2016 16:16 Última actualización 16 enero 2016 5:0
Salmón. (Reuters)

Salmón. (Reuters)

Los destinos de los productores de salmón chilenos y noruegos son divergentes.

Ésta es la historia de dos productores de salmón y de cómo los dedos penetrantes de la economía de mercado se entrometen incluso en las áreas más recónditas del comercio.

Se han separado los destinos de los exportadores de salmón números uno y dos del mundo, Noruega y Chile. El primero está disfrutando de precios históricamente altos, mientras que el país latinoamericano sufre de baja demanda y caídas de precios.

Sus destinos han sido separados por el precio decreciente del petróleo y su impacto sobre las monedas vinculadas a los productos básicos.

En Noruega, la corona se ha debilitado un 16 por ciento frente al dólar desde el inicio de 2015 y un 6 por ciento frente al euro, aumentando los ingresos en la moneda local para los agricultores que se vieron obligados a bajar los precios a raíz de la prohibición de importación de alimentos por parte de Rusia en 2014.

Una posterior reducción de los suministros debido a los piojos marinos y a otras enfermedades hizo subir el precio aún más hasta niveles históricos.

Los precios al contado del salmón noruego se han disparado hasta niveles con precios de referencia de poco menos de NKr60 por kilogramo.

Al utilizar coronas para financiar más de la mitad de los costos y obtener la mayor parte de sus ingresos en dólares estadounidenses o euros, los márgenes de los productores han subido. Los precios de las acciones de los productores de salmón han tenido muy buenos desempeños; por ejemplo, las acciones de Marine Harvest, líder del mercado, han tenido un aumento del 14 por ciento desde el inicio de 2015, y las de Leroy han tenido un aumento del 17 por ciento.

"Es la magia de las monedas", dice Kolbjorn Giskeodegard, analista de Nordea Bank.

1
  

Por otro lado, los débiles precios de los productos básicos han afectado las monedas de los dos grandes mercados de exportación de Chile: Brasil y Rusia. El real brasileño ha perdido un 34 por ciento desde el comienzo del año pasado, mientras que el rublo ruso ha perdido un 25 por ciento.

Salmón

Mientras tanto su participación en el mercado de Estados Unidos — el mayor cliente del país latinoamericano — también se ha visto erosionada por el empuje de las exportaciones noruegas y sus competitivos precios de exportación.

Como resultado, los precios del salmón chileno han caído a su nivel mínimo en tres años. A finales del año pasado, los precios cayeron un 14.5 por ciento desde el inicio de 2015 hasta los 3.44 dólares por libra, según SalmonEx, una empresa proveedora de precios para la industria chilena del salmón. Además de la volatilidad monetaria, la prohibición de las importaciones de alimentos por parte de Rusia, así como las preocupaciones de los minoristas estadounidenses sobre el uso de antibióticos, han afectado a Chile.

El embargo por parte de Rusia, uno de sus clientes más importantes, provocó que los exportadores noruegos respondieran impulsando fuertemente las ventas en la UE y EU, con la ayuda de la débil corona que les permitió ofrecer precios más bajos que sus competidores.

Como resultado, Noruega exportó salmón por valor de la histórica cifra de NKr48 mil millones en 2015, un aumento del 9 por ciento, según el Consejo de Productos del Mar de Noruega. Las ventas hacia la UE aumentaron un 15 por ciento hasta NKr35 mil millones, mientras que las exportaciones hacia Estados Unidos aumentaron un 33 por ciento hasta NKr626 millones.

Por otra parte, los envíos chilenos de salmón cayeron más de un 20 por ciento en la primera mitad de 2015, según la Organización de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas (FAO).

Las preocupaciones estadounidenses por el uso de antibióticos entre los productores chilenos también han hecho del salmón noruego una alternativa favorable. Desde que alcanzó su punto más alto en 1987, el uso de antibióticos en la industria salmonera noruega ha disminuido fuertemente conforme los productores han recurrido al uso de vacunas.

En 2013, Chile produjo aproximadamente 750 mil toneladas de salmón para lo que utilizó más de 450 toneladas de antibióticos en comparación con un total de 972 kilogramos de antibióticos que utilizaron los productores noruegos para producir 1.25 millones de toneladas de salmón.

Sin embargo, no hay residuos de antibióticos en los peces que llegan al público y los ejecutivos dicen que esto es un problema de mercadotecnia.

1
 

Los problemas de los mercados han afectado la industria del salmón de Chile, la cual ya había estado teniendo dificultades con una alta deuda y con la disponibilidad de efectivo después de la crisis financiera del país en 2012.

Salmón

AquaChile, el mayor productor de salmón del país, el cual fue objeto de una oferta abortada por parte de Marine Harvest, reportó tres trimestres consecutivos de pérdidas en 2015, y el precio de sus acciones se redujo en más de la mitad desde el comienzo del año pasado.

Los analistas ven la consolidación de una industria fragmentada como una de las soluciones, pero muchos de los productores de salmón de Chile son partes de conglomerados de propiedad familiar. Como sus costos en gran medida están en dólares estadounidenses, Chile "enfrenta mayores caídas de precios y mayores costos de producción que la mayoría de los otros países productores", dice la FAO.

Sin embargo, los ejecutivos de la industria esperan un mejor año 2016. "Las cosas ahora son mucho más positivas que hace seis meses", dice Arturo Clément, fundador de SalmonEx.

Las perspectivas para el sector del salmón noruego son más halagüeñas, pues se espera que los inminentes precios más altos y la demanda de crecimiento sean estables, dice Piotr Wingaard de FishPool, empresa que negocia contratos a plazo para el salmón.

Sin embargo, hay precaución en el ambiente. No está claro cuál será el nivel máximo que alcanzarán los precios antes de que se comience a afectar la demanda. Tom Solomon, analista de Investec Asset Management dice: "Todo el mundo está tratando de encontrar ese precio más alto en el que ocurre la destrucción de la demanda".

Se espera que algunos costos de insumos aumenten a causa de los precios más bajos de la corona, mientras que el precio de la harina de pescado y el aceite de pescado son estables. Geir Ove Ystmark de la Federación Noruega de Productos del Mar advierte: "En los buenos tiempos, realmente debemos enfocarnos en los costos".