Financial Times

‘El Comandante’ provoca ira en Venezuela

Una serie basada en la vida de Hugo Chávez se estrenó este mes en América Latina, pero el programa fue bloqueado en el propio país del fallecido líder.
Andres Schipani / Financial Times
10 febrero 2017 21:17 Última actualización 11 febrero 2017 5:0
poster de serie El Comandnate

poster de serie El Comandnate

La semana pasada un apasionado teniente coronel llamado Hugo Chávez encabezó a cientos de soldados en un intento por derrocar al presidente de Venezuela.

“Esto es un golpe de estado”, proclamó el paracaidista militar de boina roja, poco antes de ser capturado. “Aquellos que quieran un futuro diferente sin corrupción, sin miseria, aquellos que quieran una nueva patria, sigan conmigo!”

Ninguno de estos eventos realmente sucedieron la semana pasada; Chávez se murió hace casi cuatro años. Es una escena del primer episodio de una nueva biografía televisada de 60 episodios, protagonizando la vida del fallecido líder carismático de Venezuela. El programa inmediatamente desató una controversia en América Latina después de que fue bloqueado en su país de origen.


La exesposa de Chávez calificó al programa El Comandante, como “podredumbre”, mientras que su sucesor, Nicolás Maduro, lo describió como “basura”, aparentemente sin haberlo visto. El programa molestó tanto al Partido Socialista gobernante que comisionó una serie rival que ha prometido mostrar una versión alternativa de la historia.

Después del estreno del primer episodio, Andrés Parra, el actor que protagoniza a Chávez, admitió en el set de El Comandante en la ciudad de Cajicá, que “las reacciones de la gente son realmente viscerales”.

“Nadie en Venezuela puede escaparse de la figura de Chávez”, dijo el actor, conocido por su interpretación de otra figura polémica en América Latina: Pablo Escobar, el narcotraficante colombiano.

El legado de Chávez tiene profundas raíces en un país que está pasando por la peor crisis social y económica en su historia. Asumió la presidencia en 1999, siete años después de que su fallido golpe de Estado lo convirtió en un héroe nacional, con promesas de aliviar la pobreza generalizada en Venezuela. Pero también le heredó a Maduro una economía dependiente del petróleo, a punto de caer en una recesión y acribillada por una inflación de dos dígitos y la escasez de alimentos.

Los problemas en Venezuela se han empeorado desde que Chávez sucumbió al cáncer en 2013 y Maduro asumió la presidencia. Los precios reducidos del petróleo han jugado un papel importante, pero los malos manejos y una compleja red de controles de divisas y precios impuesta en 2003 también han contribuido a la situación.

Moisés Naím, un exministro de Comercio de Venezuela, quien creó el programa para Sony Pictures Television, defendió a la serie afirmando, “no es una película biográfica, no es una biografía, es ficción”. Chávez es una figura digna ya que fue “indiscutiblemente el político más talentoso que hemos tenido al mando”.

“Él sedujo a un país, a un continente”, añadió. “Él pertenece a la trilogía de líderes latinoamericanos que han adquirido fama mundial, junto con el Che Guevara y Fidel Castro”.

“También tenemos que mostrar que, conforme adquirió poder, creó un modelo que claramente tiene mucho que ver con la catástrofe por la que está pasando Venezuela actualmente. Eso seguramente le molestará al gobierno”, agregó Naím.

Sony no licenció el programa en Venezuela, lo cual significa que la serie no fue vedada oficialmente. Pero Carlos Correa del grupo de defensa Espacio Público, dice que el gobierno les advirtió a algunos operadores de cable en Venezuela que no lo transmitieran.

“El bloqueo de la transmisión de El Comandante nos recuerda a otros regímenes teocráticos que quemaron y prohibieron ciertos libros”, dice José Guerra, un abogado de la oposición.

Ernesto Villegas, el ministro de Comunicaciones de Venezuela, niega las acusaciones de censura estatal, aunque algunos funcionarios hicieron campaña en contra del programa con el lema “aquí no hablamos mal de Chávez”. La mayoría de las críticas surgieron antes de que se estrenará la serie; los grupos leales a Chávez creen que fue producida por exiliados venezolanos que desprecian a su antiguo líder.

Maduro anunció durante el fin de semana que había encontrado el dinero para producir un programa rival sobre la vida de Chávez. Adán Chávez, el ministro de Cultura y hermano del expresidente, había dicho que ya estaba programada una serie producida con fondos estatales llamada El Verdadero Chávez. “Tenemos que contraatacar”, aseveró.

Ésta no es la primera vez que la serie de una figura de alta visibilidad haya causado una controversia. La presentación de Escobar en Narcos, la serie de Netflix nominada para un premio Emmy, fue criticada por el hijo del capo. En 2003, un documental humanizante sobre Fidel Casto del director Oliver Stone fue retirado por HBO, la cadena de televisión estadounidense, en represalia por medidas represivas tomadas por el régimen cubano.

Televidentes afuera de América Latina podrán juzgar por sí mismos, ya que El Comandante se transmitirá en Estados Unidos en la red de televisión en español de NBC.

Rory Carroll, autor de ‘Comandante: La Venezuela de Hugo Chávez’, dice que aunque Chávez, un nacionalista de izquierda, es muy diferente al presidente estadounidense Donald Trump, los televidentes estadounidenses “tal vez tengan escalofríos cuando vean cómo un personaje carismático elegido democráticamente puede deformar un país y sus instituciones”.

Naím añadió: “La estrategia utilizada por populistas para obtener el poder tiene un efecto polarizador. Ellos defenestran a los medios, crean enemigos externos e internos que no sólo son rivales políticos sino enemigos mortales simplemente por pensar de forma diferente. Esto se aplica a Chávez quien lo inició hace 18 años y a Trump quien lo está usando ahora”.