Financial Times

¿Es un equipo de futbol una empresa rentable?

Roman Abramovich es el mejor ejemplo de la persona rica que ha comprado un club de futbol como un “activo-trofeo”. ¿Comprar por razones comerciales? Ni de chiste.
Roger Blitz
02 diciembre 2014 19:54 Última actualización 03 diciembre 2014 5:0
FT. Dueños de equipos de fútbol los compran como trofeos.

Alguna vez fue posible argumentar que un propietario eventualmente cosecharía las recompensas de invertir en un club de futbol cuando se vendía con ganancias.

Para un multimillonario como Roman Abramovich, 18.4 millones de libras podría no ser mucho.

Pero esa cantidad representa las ganancias que su club, el Chelsea, logró la temporada pasada. El hecho de que el Chelsea apenas tuvo ganancias dice algo acerca de la naturaleza cambiante de la posesión de equipos de futbol, aunque la identidad de los propietarios haya permanecido igual.

El oligarca ruso ha acumulado grandes pérdidas en el Chelsea desde que compró el club de la Premier League en 2003. A él no le importó. Él pagó lo necesario para llevar algunos de los mejores jugadores del mundo a Stamford Bridge – todo por conseguir el éxito. Bajo su mandato, el club ha ganado tres títulos de la Premier League, cuatro Copas FA, la Liga de Campeones en 2012, la Liga Europea en 2013 y – por si sirve de algo – dos Copas de la Liga.

Abramovich es el mejor ejemplo de la persona rica que ha comprado un club de futbol como un “activo-trofeo”.

¿Comprar por razones comerciales? Ni de chiste. “No se puede ganar dinero con el futbol” – la máxima es hoy tan aplicable como lo fue hace siete u ocho años, cuando los cazadores de “activos-trofeos” comenzaron a lanzarse hacia la Premier League inglesa.

Alguna vez fue posible argumentar que un propietario eventualmente cosecharía las recompensas de invertir en un club de futbol cuando se vendía con ganancias. Es un argumento que se escucha poco estos días.

El estadounidense Randy Lerner compró una participación mayoritaria en el Aston Villa por 63 millones de libras en 2006. Después de gastar cientos de millones de su dinero para mantener el club en marcha, anunció en mayo que lo estaba vendiendo. “He llegado a saber bien que el destino es inconstante en el negocio del futbol inglés. Y siento que he forzado el mío mucho más allá del límite”, dijo. Sus asesores están luchando por encontrar un comprador.

Entonces ¿cómo es que Abramovich está teniendo ganancias? Porque está obligado a hacerlo – o, al menos, ya no puede seguir teniendo pérdidas sustanciales.

La UEFA, el máximo organismo del futbol europeo, ha puesto fin al hecho de que los multimillonarios gastaban enormes sumas de dinero en los clubes de futbol del continente y acumulaban pérdidas, mediante la incorporación de normas que les exigen a los clubes ser rentables.

Estas reglas del Juego Limpio Financiero de la UEFA están alterando la forma de pensar de Abramovich y otros como él, que siguen siendo los grandes operadores en el mercado de fichajes, pero ahora están más preocupados que en el pasado por el valor de reventa de sus jugadores.

En el mercado de fichajes del verano 2014, el Chelsea gastó mucho en Diego Costa (33 millones de libras), en Cesc Fábregas (29 millones de libras) y en Filipe Luis (18 millones de libras). Pero recuperó mucho con la venta de David Luiz (44 millones) y Romelu Lukaku (28 millones).

“’Financiamos las compras de jugadores mediante la venta según conformamos el equipo para la temporada actual”, dijo el presidente Bruce Buck en un comunicado del club acerca de sus finanzas.

El Paris Saint-Germain, que fue comprado por una entidad de Qatar en 2011, también ha tenido que ajustar su estrategia de compra de jugadores para cumplir con las reglas. El club de la Ligue 1 y el Manchester City, propiedad del gobernante de Abu Dhabi, fueron multados por la UEFA por incumplimiento de las normas.

Los clubes están más interesados que antes en buscar otras formas de ganar dinero. El Chelsea está ocupado en hacer tratos comerciales, al igual que el Liverpool, Arsenal, Real Madrid, Barcelona y otros grandes clubes europeos.

Están recorriendo el camino que enérgicamente emprendió el Manchester United. Los 20 veces campeones ingleses tienen grandes ingresos comerciales – un acuerdo de 750 millones de libras a 10 años con Adidas por vestir al equipo a partir de 2015 y un contrato de camisetas a 7 años por 559 millones de dólares con Chevrolet – y planean gastarlos en captar a los mejores jugadores del mundo.

Así que las reglas de la UEFA están logrando, en cierta medida, que los propietarios traten a sus clubes de futbol igual que tratan a otras empresas. ¿Pero cambiará esto el tipo de propietarios que entran al juego?

Es demasiado pronto para decirlo, señala Paul Rawnsley, director del grupo de negocio de deportes de Deloitte, la consultoría, pero añade: “El Juego Limpio Financiero puede hacer que el futbol sea más lógico para algunos inversionistas potenciales. La magnitud de las pérdidas se ha reducido en el último par de años”. 

Hay mejores maneras de hacer dinero con el futbol en Europa, pero se requiere un toque germánico. El futbol inglés rechaza el modelo de propiedad comunitaria favorecido por Alemania, donde los aficionados deben ser propietarios de al menos el 50 por ciento de cada club. La Bundesliga de Alemania es la liga más rentable de Europa, según Deloitte.

El futbol es todavía un negocio frágil, dice Emmanuel Hembert, director de la consultoría AT Kearney. El Juego Limpio Financiero aporta algo de control y disciplina, según Hembert, pero no es un sistema perfecto.
“Los ingresos siguen creciendo, pero también crecen los sueldos y gastos de transferencia”, dice Hembert. “El tipo de propietarios no ha cambiado – sólo gastan su dinero en el club. Todavía no es un deporte que esté generando ganancias”.

También, te pueden interesar los siguientes artículos

Los riesgos de los viajes al trabajo son impredecibles

Google rebasa a Apple en el salón de clases

Estafadores amenazan a publicidad en línea