Financial Times

¿Cuál será el destino de los ‘dreamers’?

En las últimas semanas de 2017, varios 'Dreamers' hicieron un intento de última hora para instar al Congreso de EU a encontrar una solución antes de fin de año. Falló. Sólo recibieron falsas promesas de los legisladores.
Courtney Weaver
01 enero 2018 21:0 Última actualización 02 enero 2018 5:0
Ismael Angeles

Ismael Angeles

En las últimas semanas de 2017, Ciriac Isbeth y otros ‘Dreamers’ de Utah cortaron 10 mil 500 mariposas de papel y se las entregaron al senador de su estado, una para cada uno de los jóvenes inmigrantes indocumentados del estado que siguen en el limbo.

Fue un intento de última hora para instar al Congreso de EU a encontrar una solución para los ‘Dreamers’ antes de fin de año. Falló. El 21 de diciembre, el Congreso salió de vacaciones, dejando aIsbeth y a otros 700 mil ‘Dreamers’ en todo el país en la estacada.

Para Isbeth, quien está terminando su licenciatura universitaria, y para decenas de miles de ‘Dreamers’, que llegaron a EU cuando eran niños, 2017 ha terminado de la manera en que comenzó: con un amplio apoyo bipartidista para los ‘Dreamers’, pero poco consenso sobre qué tipo de legislación debería aprobar el Congreso para permitirles permanecer en el país de manera permanente.

En 2017, los activistas a favor de los ‘Dreamers’ realizaron una de las campañas de opinión pública más exitosas en Washington desde el movimiento para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Más de ocho de cada diez estadounidenses respaldan la residencia permanente de los ‘Dreamers’, según una encuesta de Washington Post-ABC News. Además, las principales compañías estadounidenses como Apple y celebridades como Britney Spears han liderado campañas de cabildeo para respaldar los esfuerzos de los ‘Dreamers’.

Dos tercios de los votantes republicanos ahora dicen que los ‘Dreamers’ merecen un camino hacia la ciudadanía, según una encuesta de Harvard-Harris.

Al mismo tiempo, los ‘Dreamers’ recibieron una serie de falsas promesas de los legisladores, muchos de los cuales habían prometido abordar su destino antes de fin de año. En septiembre, el presidente Donald Trump terminó abruptamente la acción ejecutiva conocida como Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), y le dio al Congreso seis meses para llegar a una solución legislativa permanente, o dejar que muera DACA.

Aunque Nancy Pelosi y Chuck Schumer, los líderes demócratas en la Cámara y el Senado, pregonaron un acuerdo con la Casa Blanca que creían que salvaría a los Soñadores, el acuerdo fracasó después de que Trump dijo que dicho arreglo tendría que ir acompañado con medidas de seguridad más estrictas que tendrían un impacto negativo sobre otros grupos de inmigrantes indocumentados, incluyendo a muchos de los padres de los ‘Dreamers’.

El colapso del acuerdo hizo que muchos ‘Dreamers’ y miembros del Caucus Hispano del Congreso desconfiaran en la capacidad del liderazgo demócrata para abordar el problema.

En diciembre, los ‘Dreamers’ sufrieron otro golpe cuando los líderes demócratas en el Senado votaron para aprobar un proyecto de ley republicano de gastos a corto plazo que mantendría al gobierno en funcionamiento hasta mediados de enero, a pesar de haber prometido bloquearlo si no se abordaba el tema de los ‘Dreamers’ en el Congreso.

“Muchos demócratas dijeron que retendrían sus votos si no se incluía una versión de la Ley Dream”, dijo Bernardo Castro, un ‘dreamer’ que estudia administración de empresas en la Universidad Brigham Young. “Pero al final del día, es política. Están preocupados por sus trabajos, están preocupados por la reelección”.

Según el Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, por sus siglas en inglés), un centro de investigación liberal, 122 ‘Dreamers’ están perdiendo sus permisos todos los días. Los expertos dicen que cualquier medida aprobada por el Senado podría tardar meses para implementarse, lo cual significa que muchos ‘Dreamers’ podrían perder sus becas, pasantías o empleos, lo que los obligará a volver a las sombras y trabajar ilegalmente.

Según el Instituto de Política Migratoria (MPI, por sus siglas en inglés), aproximadamente 20 mil ‘Dreamers’ están trabajando como maestros. Mientras tanto, otros que están estudiando para ser médicos tal vez tengan que suspender su entrenamiento.

Aunque la mayoría de los ‘Dreamers’ provienen de México, Centro y Sudamérica, otros provienen del extranjero, como Dong, quien llegó de China con su madre a los 10 años de edad con una visa de dependiente.

Mitch McConnell, el líder republicano en el Senado, dice que abordará el tema de los ‘Dreamers’ a mediados de enero cuando se reanude el Congreso. Sin embargo, no está claro qué tipo de legislación surgirá de las discusiones bipartidistas.

Mientras que muchos demócratas están abogando por una ‘Ley Dream limpia’ que se ocupe únicamente del destino de los ‘Dreamers’, algunos republicanos, incluyendo al Presidente, argumentan que la legislación debe aprobarse junto con medidas de seguridad fronterizas más estrictas, lo que plantea preocupaciones entre los activistas de inmigración de que la legislación podría tener consecuencias imprevistas.

Sign up for free