Financial Times

Con fábricas zombis China da ilusión de prosperidad

A la sombra de un grupo de enormes chimeneas y fundiciones abandonadas, un letrero descascarado da la bienvenida al Parque Industrial de Acero Wenxi. Pero en una aldea cercana, los hombres de edad laboral y muchas de las mujeres se han marchado, dejando sólo a los viejos y a los muy jóvenes.
Jamil Anderlini
28 diciembre 2014 19:30 Última actualización 29 diciembre 2014 5:0
FT. Con fábricas zombis China da ilusión de prosperidad.

Hay un gran número de empresas a través de China que deberían haberse ido a la bancarrota pero que no lo han hecho. (El Financiero)

A la sombra de un grupo de enormes chimeneas y fundiciones abandonadas, un letrero descascarado da la bienvenida al Parque Industrial de Acero Wenxi. Pero en una aldea cercana, los hombres de edad laboral y muchas de las mujeres se han marchado, dejando sólo a los viejos y a los muy jóvenes.

“Si uno corta el árbol mayor, todos los pequeños árboles a su alrededor van a morir”, dice Wang Peiqing, de 69 años, refiriéndose al colapso del Grupo de Hierro y Acero Highsee, que operaba las fundiciones antes de que su cierre reciente devastara la economía de esta antiguamente próspera esquina de la provincia de Shanxi en China central. “La región entera dependía de la industria acerera, ahora los jóvenes tienen que salir a buscar trabajo a través de China”.

Highsee dejó de pagar a sus 10,000 empleados hace seis meses. Los funcionarios locales estiman que la fábrica contribuía a la subsistencia indirecta de una cuarta parte de la población de 400,000 del condado de Wenxi. Highsee era la mayor acerera privada en Shanxi, contribuyendo un 60 por ciento de los ingresos fiscales de Wenxi.

Por estas razones, el gobierno local se mostró reacio a dejar que la empresa cerrara, aunque había estado en serias dificultades financieras por varios años.

A través de las vastas extensiones de China, se manifiestan experiencias similares, con miles de empresas en los sectores de mayor industrialización afligidas por una crónica sobrecapacidad que debería llevarlas a la quiebra en lugar de acabar apuntaladas por los gobiernos locales.

Con enorme poder sobre las cortes, los bancos estatales y los departamentos administrativos locales, los funcionarios del partido Comunista a través de China están dispuestos a hacer todo lo posible por sostener a los mayores empleadores fracasados de sus jurisdicciones.

Sólo el mes pasado, cuatro años antes de que Highsee comenzara a debilitarse, la empresa por fin recibió permiso del gobierno para iniciar el proceso de bancarrota.

En el último mes los medios chinos han reportado por lo menos nueve grandes acereras que parecen estar suspendidas en un limbo, después de detener la producción porque que no tienen permiso de declarar bancarrota.

“Hay un gran número de empresas a través de China que deberían haberse ido a la bancarrota pero que no lo han hecho”, dice Han Chuanhua, abogado de bancarrota en el bufete de Zhongzi en Beijing. “El gobierno no quiere ver la bancarrota porque tan pronto las empresas quiebran, el desempleo sube al máximo y los ingresos fiscales desaparecen.

Al negarles la bancarrota a las empresas, los funcionarios logran mantener la ilusión de la prosperidad local, el crecimiento económico y la estabilidad fiscal”.

El volumen de préstamos improductivos (NPL) pendientes en el sector bancario chino ha aumentado un 50 por ciento desde el comienzo de 2013, según los estimados de ANZ, el banco australiano. Aun así, la proporción de NPL de todo el sector se mantiene bastante baja, apenas sobre 1.2 por ciento.

En privado, sin embargo, los principales funcionarios financieros confiesan que la verdadera proporción es, casi con seguridad, mucho más alta, oscurecida por los gobiernos locales que tratan de apuntalar empresas.

China está en camino en este año de presentar su crecimiento anual más lento desde 1990, cuando todavía estaba bajo las sanciones internacionales motivadas por la masacre de la Plaza de Tiananmen.

Después de años de frenético crecimiento y construcción, la baja en el sector de bienes raíces chino ha creado serios problemas para las industrias que lo suministran como el acero, el cristal y el cemento, que ya sufren una crónica sobrecapacidad.

En el caso del acero, la producción china se triplicó entre 2006 y 2013. El país produjo cerca de un tercio del volumen mundial en 2006 y para el 2012 había subido al 50 por ciento. Tal sobreproducción, combinada con una demanda china más lenta, significó que el precio del mineral de hierro, el ingrediente crucial para hacer acero, bajó un 46 por ciento entre julio del 2011 y julio del 2014, según el Banco Mundial.

Con las tendencias actuales, China probablemente experimentará su primera contracción definitiva del consumo de acero desde 1995.

Mientras que la sobrecapacidad y la competencia le pegaron duro a Highsee, un funcionario local también culpó al dueño de la empresa, Li Zhaohui. Li sólo tenía 22 años cuando su padre fue asesinado por un arma disparada por un socio enfurecido. El Sr. Li ha desaparecido en los últimos meses y no pudo ser contactado por el Financial Times.

“El plan del gobierno es vender la fábrica rápidamente y reiniciar la producción como antes, aunque el mercado del acero esté en malas condiciones”, dijo un funcionario que pidió no ser nombrado.

“El problema es que debe por lo menos Rmb10 mil millones (1.6 mil millones de dólares) y probablemente mucho más. No sabemos dónde vamos a encontrar a alguien que lo pague todo”.

También, te pueden interesar los siguientes artículos

Nicaragua construye canal de 50 mil mdd

Cámaras voladoras anuncian la era de la “dronie”

Sobre Cuba, todos están parcialmente correctos