AMLO tiene como objetivo acabar con los dinosaurios políticos de México
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

AMLO tiene como objetivo acabar con los dinosaurios políticos de México

COMPARTIR

···

AMLO tiene como objetivo acabar con los dinosaurios políticos de México

Algunos observadores creen que el objetivo más grande de López Obrador no es sólo demoler el PRI, sino lograr que Morena sea la fuerza dominante en la segunda economía más grande de América Latina.

Por Jude Webber
28/06/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block

Al igual que el asteroide Chicxulub que se estrelló en el país hace 66 millones de años y acabó con los dinosaurios, Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena parecen estar a punto de devastar el status quo de México en las elecciones del domingo.

Según una nueva encuesta de Berumen patrocinada por líderes empresariales, el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó durante la mayor parte del siglo XX — cuyo regreso al poder en 2012 se ha vinculado una vez más con la corrupción que lo contaminó en el pasado — podría ver su presencia en el Congreso reducida a la mitad.

Consulta Mitofsky, otro grupo que realiza encuestas de opinión pública, estima que el conservador Partido de Acción Nacional (PAN) podría perder un cuarto de sus escaños en la Cámara de Diputados y más de la mitad en el Senado.

El partido Morena, del Sr. López Obrador, que sólo se registró como partido en 2014, incluso podría obtener una mayoría absoluta en el Congreso, algo inaudito en México en las últimas dos décadas.

Algunos observadores creen que el objetivo más grande de López Obrador no es sólo demoler el PRI, sino lograr que Morena — el partido que ha construido desde cero y en el que ejerce poder absoluto — sea la fuerza dominante en la segunda economía más grande de América Latina.

“Morena se va a convertir en el nuevo PRI, como el partido de referencia en términos sociales y nacionalistas”, dijo Rodolfo González, un miembro de Morena que ayudó a establecer el partido en el norte de México y ahora dirige el municipio de Cuauhtémoc en la capital.

El Sr. López Obrador se ve a sí mismo como un candidato antisistema, que lucha contra lo que él llama “la mafia del poder” y las políticas neoliberales que, en su opinión, han fracasado.

Sin embargo, los críticos que temen que impulsará políticas populistas que pondrán en peligro las finanzas del Estado y precipitarán una crisis financiera, creen que su ambición es lograr que Morena no sea sólo un partido similar al PRI, sino un clon del PRI.

“Más que un proyecto económico, AMLO tiene un proyecto político, que tiene el objetivo de crear y mantener clientelas, o grupos de beneficiarios — sindicatos, terratenientes, grupos empresariales — al igual que lo hizo el PRI. Puedo imaginármelo recreando las nuevas redes de clientelas del siglo XXI “, dijo Shannon O’Neil en el Consejo de Relaciones Exteriores.

Su promesa de subsidios agrícolas, mayores pensiones de vejez y becas o pasantías para jóvenes que no están estudiando o trabajando, crearán grupos “que se lo deben todo a AMLO”, dijo.

México ha progresado desde la era del PRI hegemónico de antaño. Dos presidentes del PAN gobernaron del 2000 al 2012 y los grupos de la sociedad civil, los cuales el Sr. López Obrador ha ignorado, han liderado una campaña exitosa para forzar la transparencia y la rendición de cuentas.

Sin embargo, el veterano político de 64 años de edad comenzó su carrera en el PRI cuando todavía era lo que el novelista peruano Mario Vargas Llosa llamaba “la dictadura perfecta”. La democracia en México tiene menos de 20 años, data del 2000 cuando el PRI finalmente fue derrocado después de 71 años consecutivos en el poder.

El Sr. López Obrador evita las comparaciones con el PRI. “La diferencia fundamental es la corrupción. El lema principal de Morena es no robar; cuando se trata del PRI, su política pública es entrar y robar”, dijo el Sr. González.

Pero los críticos dicen que sus años formativos en el PRI fomentaron una actitud autoritaria y una visión positiva pero ingenua del México de su juventud cuando el enfoque era nacional y la economía florecía.

“Creo que el Sr. López Obrador tiene una actitud nostálgica. México tuvo una edad de oro en el siglo XX, una época de unidad entre la política y el modelo económico, la cual él ha elogiado”, dijo Jesús Silva Herzog, comentarista y profesor de la Universidad Tec de Monterrey. “Esta imagen de un país totalmente armonioso en torno a grandes proyectos nacionales, de hecho, suena como el PRI”.

Marco Fernández, un experto en anticorrupción en el grupo de expertos México Evalúa y profesor en el Tec de Monterrey, ve “señales preocupantes” de que Morena podría estar cortejando al partido gobernante “para convertirse en el PRI del siglo XXI”.