Financial Times

Acuerdo en EU abre camino para explotación petrolera en el Golfo

01 febrero 2014 10:11 Última actualización 13 diciembre 2013 5:2

  [El Senado mexicano aprobó la reforma que permitirá licencias y acuerdos de repartos de utilidades para explorar y producir hidrocarburos. / Reuters] 


 

 
 
Por Ed Crooks y Jude Webber
 
 
Un acuerdo para permitir la extracción de petróleo en alta mar a lo largo de la frontera marítima en el Golfo de México es parte del acuerdo bipartidista sobre el presupuesto que está siendo considerado por el congreso de EU, impulsando así el motor de la reforma energética en México, que llega a un momento decisivo.
 
El acuerdo sobre el presupuesto propuesto por Patty Murray y Paul Ryan, los negociadores demócrata y republicano del presupuesto, liberaría el acuerdo sobre la perforación cerca de la frontera marítima entre México y EU de una disputa sobre normas de divulgación destinadas a mejorar la transparencia y reducir la corrupción en la industria internacional del petróleo.
 
El acuerdo se produjo cuando el Senado mexicano aprobó el miércoles un proyecto de ley para acabar con el monopolio estatal de 75 años en el sector de la energía.
 
Luis Miguel Labardini de los consultores de energía Marcos y Asociados en la Ciudad de México, dijo que el Acuerdo de Hidrocarburos Transfronterizo de México-EU había sido importante antes, para darles certidumbre a las empresas de energía que buscan desarrollar campos costa afuera en el Golfo, pero ahora parecía ser un voto de confianza al proceso de reforma mexicano.
 
Es una muy buena señal de que el gobierno de EU cree que esto (la reforma energética) es un paso significativo hacia delante,” dijo.
 
El acuerdo transfronterizo establece normas para el acceso a las reservas de petróleo y gas que se sitúan en la frontera en la parte occidental del Golfo de México. El acuerdo, que levanta la moratoria que ha prohibido la perforación en la región, fue firmado por los gobiernos de EU y de México en febrero de 2012, pero su aplicación ha sido motivo de disputas en el Congreso de EU.
 
La Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley en junio que incluía el apoyo al acuerdo y una disposición que exime a empresas de recursos naturales de cumplir con requisitos reglamentarios que les obligan a revelar sus pagos a los gobiernos. El acuerdo sobre el presupuesto corta todos los vínculos con las normas de divulgación, las cuales se derivan de la Ley Dodd-Frank de regulación financiera de 2010.
 
El Instituto Americano del Petróleo (API), el grupo de presión de la industria del petróleo, vio con beneplácito los informes del acuerdo. La organización había apoyado anteriormente el proyecto de la Cámara, pero cambió su posición y apoyó incondicionalmente el acuerdo después de que su desafío legal a las normas de divulgación en julio tuviera éxito.
 
Dijo que el regulador había exigido demasiados detalles en las revelaciones empresariales, y no había considerado adecuadamente los problemas planteados por países como China y Qatar que prohíben las empresas de revelar sus pagos. La Comisión de Valores (SEC) de EU está desarrollando un conjunto alternativo de reglas.
 
Erik Milito del API le dijo a un comité del senado en octubre: “La legislación que autoriza este importante acuerdo debe ser aprobada lo antes posible” para proporcionar seguridad jurídica y “permitir que las empresas inviertan en estas zonas fronterizas a sabiendas de que existen parámetros para la extracción ordenada de estos recursos.”
 
Se considera que los yacimientos en la zona cubierta por el acuerdo son relativamente modestos.
 
Sin embargo, el acuerdo es una señal de la creciente cooperación energética entre los dos países. México se está convirtiendo en un mercado cada vez más importante para el gas natural y los derivados del petróleo de EU, y se espera que los grupos petroleros de EU sean los líderes inversionistas en México si las propuestas reformas energéticas del gobierno les abren la puerta a las empresas extranjeras.
 
El Senado de México aprobó el miércoles la histórica reforma, que permitirá licencias y producción, o acuerdos de repartos de utilidades para explorar y producir hidrocarburos en México por primera vez desde 1938 a empresas como ExxonMobil y Shell.
 
El Acuerdo Transfronterizo establecerá qué proporción de las reservas pertenecen a cada país y con la histórica reforma energética ya prácticamente una realidad en México, “ahora será una cuestión de cómo optimizar el desarrollo” de las reservas o depósitos, dijo.
 
Cualquier parte de los yacimientos que estén en el lado mexicano de la frontera estarán sujetos al régimen impositivo y de regalías mexicano, que aún no se ha establecido como parte de la reforma.
 
Labardini dijo que esperaba que la propuesta para recortar la regalía a un 10 por ciento en lugar de 70 por ciento y darle al gobierno una porción más grande a través de acuerdos de reparto de utilidades se mantendría sin cambios.
 
Al anunciar el acuerdo el año pasado, la Sra. Hillary Clinton, entonces secretaria de estado de EEUU, dijo que “por primera vez, las empresas estadounidenses podrán colaborar con Pemex (la petrolera nacional de México).”
 
 
 
 
También te pueden interesar estos artículos:
 
 
Es hora de tomar en serio la burbuja Bitcoin
Los gestores de activos podrían hacernos explotar
Occidente está perdiendo la fe en su propio futuro