5 sorprendentes resultados de la crisis financiera
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

5 sorprendentes resultados de la crisis financiera

COMPARTIR

···

5 sorprendentes resultados de la crisis financiera

Vimos los peligros que presentan los bancos 'demasiado grandes para quebrar', pero ahora son más grandes.

Por Gillian Tett
07/09/2018
Placeholder block
Ilustración: Ismael Ángeles.

Si nos fijamos en cómo han evolucionado las finanzas, hay al menos cinco resultados totalmente imprevistos tras la narrativa de los días de pánico del 2008 después del colapso de Lehman Brothers.

¿Cuáles son estas sorpresas? Comienza con el tema de la deuda. Hace diez años, los inversores y las instituciones financieras volvieron a aprender que el exceso de apalancamiento puede ser peligroso. Por lo tanto, parecía natural pensar que la deuda disminuiría, ya que los acreedores y prestamistas afectados estaban atemorizados.

No fue así. El mercado hipotecario estadounidense experimentó un desapalancamiento. También lo hicieron los sectores bancarios y de fondos de cobertura. Pero la deuda global general ha aumentado: el año pasado fue de 217 por ciento del PIB, casi 40 puntos porcentuales más que en 2007.

Una segunda sorpresa es el tamaño de los bancos. Los efectos colaterales de la quiebra de Lehman dejaron en claro los peligros que representan las instituciones financieras “demasiado grandes para quebrar” con concentraciones extremas de poder de mercado y de riesgos. Como era de esperar, hubo llamadas para separarlos.

Las grandes bestias son aún más grandes: en el último recuento, los cinco principales bancos estadounidenses controlaban 47 por ciento de los activos bancarios, en comparación con 44 por ciento en 2007, y 1 por ciento de los fondos de inversión tienen 45 por ciento de los activos. No está claro si algún regulador ha resuelto ese dilema “demasiado grande para quebrar”.

El tercer resultado imprevisto es el poder relativo de las finanzas estadounidenses. En 2008, la crisis parecía ser una saga “hecha en EU”: las hipotecas de alto riesgo estadounidenses y la ingeniería financiera de Wall Street fueron la causa del colapso. Por lo tanto, parecía natural suponer que el sector financiero estadounidense sería humillado posteriormente.

No fue así. Los bancos de inversión estadounidenses eclipsan hoy a sus rivales europeos en casi todos los sentidos (participación de tratos, rentabilidad del capital y el desempeño del mercado bursátil), y los centros financieros de Nueva York y Chicago continúan creciendo a medida que Londres se inquieta por el Brexit.

Luego está el problema de las compañías financieras no bancarias. Hace una década, los inversores descubrieron el mundo de los “bancos en la sombra”, cuando encontraron que un vasto ecosistema oculto de vehículos de inversión opacos presentaba riesgos sistémicos. Los reguladores se comprometieron a tomar medidas drásticas. Entonces, ¿se encogieron los bancos en la sombra? No del todo: unas estimaciones conservadoras sugieren que ahora tienen un tamaño de 45 mil millones de dólares, y que controlan 13 por ciento de los activos financieros mundiales, frente a 28 mil millones en 2010.

Una quinta cuestión que debemos considerar es la retribución posterior a la crisis. En la época en la que los prestamistas se estaban desmoronando, parecía natural suponer que algunos banqueros terminarían en la cárcel. Después de todo, hubo cientos de procesos penales después de los escándalos bancarios de EU de la década de 1980. Pero mientras que los bancos han sido objeto de multas en la última década, por un total de más de 321 mil millones de dólares, casi los únicos financieros que han sido encarcelados son los que cometieron crímenes que no estaban directamente relacionados con la crisis, como los comerciantes que manipularon la tasa LIBOR.

Tal vez estos acontecimientos se puedan explicar mediante un sexto resultado imprevisto: lo que ha sucedido en la esfera política.

Hace una década, parecía natural esperar que la crisis condujera a un resurgimiento de la izquierda política. En 2009, el movimiento Ocupa Wall Street obtuvo apoyo para su campaña contra los excesos del libre mercado. Pero actualmente los partidos de derecha son los que han obtenido las mayores recompensas electorales. Incluso cuando estos grupos hacen campaña bajo el manto de la retórica antisistema, generalmente tienen un interés limitado en revisar la estructura de las finanzas.

¿Eso cambiará en los próximos años? Quizás.