Empresas

VW se declara culpable en EU y acepta pagar 4 mil 300 mdd en multas

Tras el escándalo en el que Volkswagen admitió haber obstruido las investigaciones sobre los niveles de emisiones de sus motores, la automotriz se declaró culpable en Estados Unidos y accedió a pagar 4 mil 300 millones de dólares en multas.
Bloomberg
11 enero 2017 18:34 Última actualización 11 enero 2017 18:34
VW

(Bloomberg)

Volkswagen AG dio este miércoles un importante paso hacia la resolución de uno de los episodios más oscuros de su historia, cuando se declaró culpable en Estados Unidos de un escándalo por engaños en torno a sus emisiones y accedió a pagar 4 mil 300 millones de dólares en multas, mientras que los fiscales anunciaron cargos en contra de cinco individuos en Alemania.

VW admitió haber usado declaraciones falsas para importar automóviles a Estados Unidos y haber obstruido las investigaciones cuando las autoridades comenzaron a sospechar de los niveles de emisiones de los motores de diésel. Entre los ejecutivos acusados hoy de conspiración se encontraban Heinz-Jakob Neusser, quien fue suspendido en el 2015, Jens Hadler y Richard Dorenkamp.

Los engaños acerca de las emisiones socavaron la excelente reputación de la ingeniería alemana y pusieron en riesgo la viabilidad de una compañía que compite con Toyota Motor Corp. como el fabricante automotriz más grande del mundo.

Volkswagen presionó para que se resolvieran las investigaciones y demandas tan pronto como fuera posible, mientras trabaja para reparar su reputación entre los compradores y vendedores de autos. Ahora vende más autos y camiones que nunca, compensando los descensos en Estados Unidos con fuertes ventas en China. La compañía y sus ejecutivos continúan siendo investigados en Alemania y se enfrenta a demandas de inversionistas en Estados Unidos y en su país de origen.




Volkswagen lamenta profundamente el comportamiento que dio lugar a la crisis del diésel”, dijo el máximo responsable Matthias Mueller en una declaración. “Seguiremos haciendo cambios en nuestra forma de pensar y trabajar”.

SIETE ACUSADOS
Neusser era director de desarrollo de motores y miembro del consejo de administración de la marca VW. Abogados de él y Dorenkamp no respondieron de inmediato a peticiones de comentarios. Representantes de los otros cuatro hombres no pudieron ser localizados.

Hasta el momento siete hombres han sido acusados, incluyendo a un ingeniero en Estados Unidos que se declaró culpable en septiembre y cooperó en la investigación. Durante el fin de semana, Oliver Schmidt, el enlace de VW con los reguladores ambientales estadounidenses, fue arrestado en Miami cuando regresaba a Alemania de sus vacaciones.

VW admitió en el 2015 que alrededor de 11 millones de autos de diésel en todo el mundo estaban equipados con los llamados dispositivos manipuladores, con algoritmos usados para trucar las pruebas de emisiones.

El acuerdo eleva el costo del escándalo a más de 23 mil millones de dólares en Estados Unidos y Canadá y obligará a la compañía a incrementar la cantidad designada a pagar multas y compensar a los clientes afectados, que actualmente asciende a 18 mil 200 millones de euros (19 mil 100 millones de dólares).

1
 

 

VW


El gobierno y Volkswagen han estado intentando llegar a un acuerdo antes del 20 de enero, fecha en que Donald Trump tomará protesta y muchas de las personas que han estado a cargo del caso dejarán sus puestos.

Tras el escándalo, VW ha suspendido o expulsado a alrededor de una docena de ejecutivos, incluyendo al ex CEO Martin Winterkorn, quien ha negado haber sabido nada acerca de las manipulaciones.

VW se ha estado esforzando por poner fin a otras demandas pendientes en Estados Unidos. El viernes, reguladores de la Agencia de Protección Ambiental y de California dieron su primera aprobación de un plan para arreglar algunos de los autos.

Un juez de San Francisco aprobó un acuerdo por 14 mil 700 millones que requiere que la compañía arregle o compre de vuelta alrededor de 480 mil autos con motores de 2.0 litros en Estados Unidos. VW está en espera de la aprobación de un trato por mil millones de dólares relacionado con los motores de 3.0 litros.