Empresas

Volkswagen planea vender autos en Irán

La compañía firmó un contrato con el importador Mammut Khodro para poner a la venta los vehículos Tiguan y Passat en este país tras 17 años de ausencia.
Bloomberg
04 julio 2017 8:56 Última actualización 04 julio 2017 9:40
Volkswagen

(Bloomberg)

Volkswagen planea vender automóviles en Irán por primera vez en 17 años, aprovechando la flexibilización de las sanciones para expandirse en medio de preocupaciones sobre el estancamiento del crecimiento en Europa y China.

La compañía automotriz firmó un contrato con el importador local Mammut Khodro para ofrecer todoterrenos compactos Tiguan y el coche familiar Passat, principalmente en los concesionarios en el área de Teherán, dijo Volkswagen en una declaración. La expansión hacia las economías emergentes es parte de la estrategia de la empresa para reducir su dependencia de sus principales mercados y agregar nuevas fuentes de ingresos.

"Al regresar a Irán, la marca de Volkswagen está llenando otro punto en blanco en el mapa global del automóvil", dijo Anders Sundt Jensen, el gerente de proyectos de la compañía para Irán, en el comunicado.

Volkswagen es el líder del mercado en Europa y China, y está luchando para reconstruir las operaciones en Estados Unidos después del escándalo del engaño sobre emisiones diésel. Eso deja a Irán, con una población de 80 millones, como una rara oportunidad de crecimiento.

Empresas que van desde Boeing a Total se apresuran a ingresar a la República Islámica un año después de que se levantaron las sanciones internacionales vinculadas a su programa de armas nucleares.

PSA fue el primer fabricante de automóviles en volver a entrar con un acuerdo anunciado el año pasado para mejorar su fábrica de Peugeot cerca de Teherán y comenzar a construir modelos de Citroën en el país. Unos meses más tarde, Renault dijo que establecería una nueva planta con capacidad para construir 150 mil autos por año.

El crecimiento de la producción de automóviles en Irán alcanzará un promedio del 11 por ciento hasta el 2021, dijo BMI Research de Fitch Group en abril. El retorno de los fabricantes de automóviles europeos al mercado iraní impulsará el sector, aunque sanciones restantes de Estados Unidos amortiguarán el crecimiento.

El empuje del fabricante de automóviles alemán en Irán coincide con un aumento de la tensión política en la región del Golfo, que involucra a Qatar, el tercer mayor accionista de Volkswagen. Catar enfrenta un boicot sin precedentes de cuatro de sus vecinos por supuestos lazos con extremistas musulmanes. Irán y Turquía han intervenido para apoyar al emirato.

Los coches europeos eran populares en Irán antes de la revolución de 1979 y la guerra de ocho años con Irak diezmó la economía y tensó las relaciones con las empresas occidentales. La compañía vendió el modelo escarabajo ahí en los años 50 y la furgoneta Bulli en los años 60.