Empresas

Volkswagen estudia medidas para reforzar su calificación crediticia

Ante su preocupación por una rebaja de calificación creditica por por falsear el resultado de emisiones contaminantes en EU, la automotriz estudia recortes de costos y medidas para generar ingresos, pero no tiene planeado vender activos, revelaron fuentes.
Reuters
01 octubre 2015 8:25 Última actualización 01 octubre 2015 9:27
Volkswagen

Volkswagen (Bloomberg)

La automotriz alemana Volkswagen está buscando formas de reducir costos e incrementar el flujo de caja, y podría vender más acciones si el precio de esclarecer un escándalo por manipular pruebas de emisiones de diésel ponen en riesgo su calificación crediticia.

El directorio de Volkswagen discutió formas de fortalecer sus finanzas, pero no ha abordado la venta de activos ni marcas, revelaron dos personas cercanas al directorio.

Una fuente afirmó que si los costos del escándalo en dinero superaban un "nivel crítico", era probable que la firma busque recaudar dinero mediante la venta de acciones, pero no entró en detalles.

Volkswagen declinó formular comentarios.

La mayor automotriz de Europa admitió haber manipulado las pruebas de emisión de motores diésel en Estados Unidos, y el ministro de Transportes de Alemania asegura que también las adulteró en Europa, donde la compañía vende cerca de un 40 por ciento de sus vehículos.

Debido a su peor crisis en sus 78 años de historia, las acciones de la compañía han perdido más de un tercio de su valor y forzaron la salida del presidente ejecutivo Martin Winterkorn, que ahora está siendo investigado por acusaciones de fraude.

También ha impactado a la industria automotriz global y al estamento alemán, que durante años ha considerado a Volkswagen como un modelo de la habilidad de la ingeniería alemana.

La empresa ha reservado 6 mil 500 millones de euros para ayudar a cubrir los costos del escándalo, pero algunos analistas creen que la cifra final podría ser mucho mayor.

Volkswagen ha dicho que va a reacondicionar hasta 11 millones de vehículos que contienen programas computacionales capaces de adulterar pruebas de emisiones.

Además, enfrenta posibles multas de reguladores y fiscales, querellas de consumidores e inversores y un posible perjuicio a sus ventas y precios por el daño a su reputación.

ENORME PRESIÓN

Las fuentes dijeron que el directorio está preocupado de que si no fortalecen sus finanzas, puedan sufrir una rebaja de su calificación crediticia, lo que llevaría a costos de crédito más altos.

La agencia de calificación de crédito Moody's recortó la semana pasada el panorama para la deuda de Volkswagen a negativo, mientras que Fitch dijo que estima que el escándalo de manipulación de emisiones afectará a todo el sector automotor.

"La compañía tiene una hoja de balances razonablemente robusta, pero también tiene una aproximación muy conservadora a las finanzas y a su calificación crediticia", escribió el analista de Bernstein Max Warburton en una nota esta semana.

"Creemos que si los costos en dinero superan los 10.000 millones de euros, es muy probable una recaudación de capital", agregó.

Francia y Australia se han unido a otros países al iniciar investigaciones sobre Volkswagen, mientras que un grupo de consumidores italianos presentó una demanda colectiva en que acusa a la firma alemana de engañar a los dueños de autos y de dañar potencialmente al medio ambiente.

El nuevo presidente ejecutivo, Matthias Müller -un veterano de la compañía designado el viernes en reemplazo de Winterkorn-, está bajo una enorme presión para enfrentar el escándalo.

Volkswagen contrató a la firma de abogados estadounidense Jones Day para encabezar una investigación externa, dijo una fuente cercana al tema.

Algunos analistas creen que para recaudar dinero, la compañía podría vender su negocio de camiones o algunas marcas como Bugatti, Ducati y Lamborghini.