Empresas

Consorcio G confía en un repunte para el segundo semestre de 2014

El Consorcio G, compuesto por Minsa y GIG, confía en mejores perspectiva para el segundo semestre y descartó que la inmobiliaria corra la misma suerte que otras vivienderas con problemas financieros, respecto a Minsa, la firma seguirá buscando aumentar su participación de mercado.
Gabriela Chávez / corresponsal
13 julio 2014 10:2 Última actualización 13 julio 2014 10:27
Unidad habitacional. (Cuartoscuro/Archivo)

La inmobiliaria GIG se encuentra entre las seis principales desarrolladoras de proyectos inmobiliarios del país. (Cuartoscuro/Archivo)

GUADALAJARA.- El presidente de Consorcio G, compuesto por empresas como Minsa y la firma inmobiliaria GIG, confió en mejores perspectivas para el segundo semestre, luego de reconocer que la primera mitad del año la economía de las empresas se vio afectada por la expectativa de las reformas estructurales.

En entrevista con El Financiero, Raymundo Gómez Flores descartó que GIG corra la misma suerte de las vivienderas en problemas financieros.

“Esas fueron historias de muertes que se venían anunciando hace muchos años”, comentó tras señalar que su empresa se mantiene “sólida” y alejada de estos problemas.

La firma se encuentra entre las seis principales desarrolladoras de proyectos inmobiliarios del país, como fraccionamientos, hospitales y hoteles.

No obstante sobre los planes en 2014, Gómez Flores indicó que las inversiones han avanzado lentamente, aunque no precisó cifras.

“En términos generales ha ido lentamente, pero empiezan a avanzar”, esto no obstante la disponibilidad de financiamiento público y privado, dijo.

“Necesitamos que terminen de asentarse todas las reformas ligadas al sector económico, fundamentalmente la financiera y la fiscal, para que la gente sepa cómo quedó su flujo neto disponible y pueda ver cuál es su capacidad de endeudamiento”, apuntó.

AGRO

En otro tema, el también directivo de Minsa dijo que esta firma seguirá buscando aumentar su participación de mercado, aún cuando el maíz nixtamalizado sigue siendo el más consumido en México.

La tortilla de nixtamal representa más de 50 por ciento, mientras las harineras sólo aportan 46 ó 47 por ciento del insumo para la producción del alimento, añadió.

“Minsa siempre avanza en su participación de mercado pero no a consecuencia del crecimiento de la población, ni de la migración de los sistemas tradicionales de nixtamal al de masa deshidratada donde participan las harineras, sino de estrategias”, dijo Gómez Flores.

Ante el interés del gobierno federal por fomentar la agricultura por contrato, Gómez Flores indicó que estas acciones están dirigidas principalmente a la siembra de maíz amarillo y no al blanco.

Minsa consume fundamentalmente maíz blanco y un poco de morado y azul en algunos procesos, concluyó Gómez Flores.