Empresas

Viene boom en mini ciudades

10 febrero 2014 5:0 Última actualización 23 julio 2013 6:21

[Cuartoscuro]


 
 
 
Claudia Alcántara
 

Tras el anuncio de las reglas de operación del programa de subsidios federales 2014, la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) ha registrado en un lapso de 24 días una avalancha' de nuevos proyectos para la creación de miniciudades que estarán dotadas de vivienda, servicios básicos, transporte, escuelas, hospitales y fuentes de empleo.
 
 
A la fecha se tienen un total de 23 macrodesarrollos, de los cuáles, 10 ya operan en diferentes partes de la República Mexicana, nueve están en espera de ser autorizados y cuatro acaban de inscribirse. Entre los que ya están en funcionamiento se encuentran: Nuevo Mayab ubicado en Benito Juárez, Quintana Roo; San Marcos en Mérida, Yucatán; El Cielo situado en Tabasco y El Rehilete en Villagrán, Guanajuato. Las 10 miniciudades cuentan en conjunto con cerca de 389,000 viviendas y una población de 1.6 millones de habitantes.
 
 
El director de la SHF, Jesús Alberto Cano Vélez, indicó que esperan que el modelo sea 'muy socorrido' por constructores de vivienda, dado que la nueva política del sector, daría prioridad a estas ciudades certificadas dentro de los planes de otorgamiento de créditos sociales y subsidios federales. De los cuatro macro proyectos recién inscritos, uno se ubica en Reynosa, Tamaulipas y otro más en Hermosillo, Sonora. Estos buscan certificarse e integrarse al programa de Desarrollos Certificados, revela la SHF.
 

El subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Alejandro Nieto Enríquez, reconoció que la tierra que probablemente no califique, dentro de las reglas de operación del programa de subsidios 2014, eventualmente podría desarrollarse si se inscribe al programa de Desarrollos Certificados, lo cual despertará el interés de inscribir proyectos bajo esta línea.
 
De las 110 hectáreas que se dieron de alta en el Registro Único de Vivienda (Ruv), el 68% es susceptible de recibir subsidio y el restante 32% no, debido a que se trata de reserva territorial lejana de los centros de trabajo y no cuenta con servicios ni permisos de construcción.
 
 
Los Desarrollos Certificados son ciudades planeadas que contribuyen al ordenamiento territorial de los estados y municipios. Además de la vivienda, deben de contar con fuentes de trabajo, servicios básicos y equipamiento como: plantas de tratamiento de agua, hospitales, escuelas, comercios y lugares de esparcimiento.
 
 
En entrevista con El Financiero, el funcionario de la SHF detalló que los 23 polos de desarrollo (10 certificados, 9 en proceso y cuatro recién inscritos) representan 423,631 viviendas para cerca de 2 millones 523,000 habitantes.
 
 

Reforzarán monitoreo
 

Jesús Alberto Cano y Alejandro Nieto afirmaron que se mantendrán la metodología para la certificación de desarrollos basada en una valuación técnica y financiera.
 

Sin embargo, para 'amarrar' el programa y que no existan abusos, se fortalecerá el seguimiento y monitoreo, para que los Desarrollos Certificados funcionen bajos las normas y tanto los desarrolladores como los gobiernos locales y federales cumplan con los compromisos que les toca, afirmó Nieto. Además de los subsidios, los desarrollos reciben una canasta de incentivos de autoridades, apoyo en planeación, ordenamiento territorial y dotación de servicios. Banobras y Fonadin dan soporte financiero en infraestructura, Onavis (Organismos Nacionales de Vivienda) en crédito, en tanto que Sedesol y Semarnat aportan asesoría técnica.