Empresas

Venta de autopartes, un negocio bien aceitado

12 febrero 2014 4:15 Última actualización 23 mayo 2013 14:57

[Cortesía]  FRANQUICIAS. El valor de su producción se ubica en 75,000 millones de dólares anuales. 


 
Édgar Amigón
 
Con un crecimiento anual de 10%, la industria de autopartes del país espera ampliar su mercado a través de nuevas fuentes de distribución que generen más empleos.
 
Actualmente, el valor de la producción se ubica en 75,000 millones de dólares anuales, de los cuales 46,000 millones se exportan y el resto es para el mercado interno. Asimismo, genera 582,000 empleos directos y otros miles de manera indirecta.
 
Un giro importante de esta rama productiva se observa en la venta de accesorios, productos necesarios para mantener en buenas condiciones el vehículo e incluso para darle un valor agregado.
 
Marcas premium
 
La empresa Águila Azteca, cuyo director general es César Armando Martínez Paz, ha visto en este sector un buen nicho de negocios, con amplias posibilidades de expansión vía el otorgamiento de franquicias.
 
Fundada hace 54 años en Monterrey, Nuevo León, la firma ha mantenido en los principales puestos directivos a tres generaciones de la familia Martínez, quienes al paso de los años fueron transformando el negocio, el cual comenzó con la venta de refacciones y más tarde añadió accesorios para el automóvil.
 
A partir de 2008, cuando Martínez Paz adquiere 100% de la empresa, se puso como objetivo atender a todos los estratos sociales; es decir, desde los propietarios de un taxi, un Tsuru, para cambiarle llantas o colocarle un accesorio, hasta ofrecerle al dueño de un Jaguar último modelo una llanta muy especializada u otros accesorios de primer nivel.
 
"Tenemos una gran cantidad de productos. Algo muy importante para nosotros es que no manejamos llantas de segunda, no manejamos marcas que sean desconocidas y que representen un riesgo para el consumidor, todo lo que manejamos son marcas premium, con lo cual podemos decir que le damos seguridad al consumidor en el momento que lo vendemos", aseguró el director general de Águila Azteca.
 
Martínez Paz señaló que el crecimiento que tuvo su empresa lo colocó en un dilema: seguir la expansión por su propia cuenta u ofrecer en el mercado el negocio de franquicias. Fue entonces cuando se decidió por la segunda opción.
 
"Lo que hacemos en las franquicias es replicar el modelo de nuestras tiendas, que han tenido mucho éxito a través de todos estos años", dijo el directivo, quien explicó que la idea no es tener un establecimiento especializado, sino que esté dispuesto a surtir todo el mercado de accesorios.
 
Entre los requisitos que se solicitan para adquirir la franquicia destaca un local de entre 350 a 900 metros cuadrados o más, ubicado en una "avenida con alto flujo vehicular, porque al final del día ahí está nuestro mercado". En caso de que se encuentre en una calle, ésta debe de ser muy comercial, por ejemplo, que haya locales de venta de refacciones.
 
En cuanto la inversión, si bien ésta puede variar de acuerdo con el tamaño del local, por lo regular el monto fluctúa entre 140,000 y 180,000 dólares, y comprende el costo de la franquicia, que es una réplica de la tiendas matriz y un inventario suficiente como para operarla inmediatamente.
 
Una de las facilidades que brinda Águila Azteca a los que adquieren una franquicia es que se puede financiar parte de la inversión durante tres meses, lo que representa menor gasto.
 
Respecto a las regalías, Martínez Paz dijo que es un monto fijo cada trimestre, el cual es de siete mil 500 dólares, todo ello porque "nosotros sentimos que es lo mejor que le podemos hacer a los franquiciatarios. Nosotros no castigamos el éxito, como muchas otras franquicias lo hacen, que entre más vendes, más tienes que pagar".
 
En cuanto a la publicidad de las tiendas de Aguila Azteca, el directivo mencionó que a escala nacional se encarga el corporativo, principalmente a través de redes sociales, mientras que a nivel local son los dueños de las franquicias a quienes corresponde esa misión.
 
Futuro promisorio
 
Cuando el dueño de la franquicia pide apoyo para algún programa, como puede ser El Buen Fin, entonces el corporativo establece una alianza para trabajar en conjunto y que todos salgan ganando.
 
Otro punto importante en este negocio son los costos de operación, los cuales varían según el tamaño del local; por ejemplo, en uno de 400 metros cuadrados se requiere cierto número de trabajadores, mientras que en uno de 900 se puede decir que aumenta el costo de mano de obra y servicio.
 
El futuro para la marca es promisorio; en primer lugar, porque sigue aumentando el número de establecimientos propios. "Tenemos tres locales propios y estamos ahora por inaugurar dos más en la ciudad de Monterrey, la cual no vamos a franquiciar, Monterrey seguirá siendo propia; sin embargo, vamos a franquiciar todo el resto del país", indicó.
 
Recordó que la primera franquicia que lograron fue en la ciudad de Monclova, Coahuila, y el resultado que obtuvieron fue "sorprendente, pues se recuperó la inversión en el séptimo mes, cuando nosotros esperábamos que fuera en año y medio".
 
En la actualidad ya está funcionando un establecimiento en Puebla y se están acondicionando los locales de nuevas franquicias en Saltillo, Querétaro, Oaxaca y Pachuca, de acuerdo con Martínez Paz, quien añadió que también se están concretando las aperturas de tiendas en Tepic, Acapulco, Guadalajara y el Distrito Federal.
 
Finalmente, Martínez Paz afirmó que de acuerdo con las proyecciones de Águila Azteca, este año abrirán entre diez y 15 franquicias en diferentes estados de la República.
 
Información proporcionada por El Financiero Bajío.