Empresas

UE y Colombia eliminarán barreras comerciales desde mañana

10 febrero 2014 5:7 Última actualización 31 julio 2013 9:9

 [Bloomberg / Archivo] 


 
Notimex

 
Bruselas.- El acuerdo comercial entre la Unión Europea y Colombia, que entrará en vigor mañana, proporcionará un ahorro anual de cerca de 500 millones de euros a las compañías de ambas partes al eliminar los aranceles sobre sus exportaciones.
 
El pacto, firmado en junio de 2012 conjuntamente con Perú, prevé una apertura gradual de los mercados hasta suprimir totalmente los derechos de aduana sobre los productos industriales y pesqueros, y parcialmente sobre los productos agrícolas.
 
Perú ya había concluido las formalidades para la ratificación del pacto y lo aplica bilateralmente con la Unión Europea (UE) desde marzo pasado.
 
"Las principales ventajas de este nuevo régimen comercial procederán de un entorno empresarial más transparente, previsible y vinculante. Se espera que este nuevo entorno genere considerables oportunidades para las empresas y los consumidores de ambas partes", confió la Comisión Europea en un comunicado.
 
El comercio entre europeos y colombianos ha alcanzado un volumen de más de 14,000 millones de euros en 2012.
 
La UE es el segundo mayor mercado de exportación de Colombia, que le envía principalmente productos agrícolas, combustibles y minerales, y es su primera fuente de importaciones, suministrando al país sudamericano maquinaria y equipos de transporte.
 
"El acuerdo comercial ayudará a Colombia a diversificar sus exportaciones a la UE, no solo agrícolas y pesqueras, sino también de productos industriales", indicó el Ejecutivo europeo.
 
Bruselas también acredita que esa renovada relación comercial facilitará la transferencia de tecnología entre los 2 socios.
 
Para calmar las innúmeras críticas de organizaciones de la sociedad civil respecto a las condiciones laborales y los derechos sindicales en Colombia, el acuerdo incluye disposiciones "de amplio alcance" sobre el respeto de los derechos humanos.
 
Además, exige el respeto del Estado de Derecho y la aplicación efectiva de los convenios internacionales en materia de derechos laborales y protección del medio ambiente.
 
"Las organizaciones de la sociedad civil participarán sistemáticamente en el seguimiento de estos compromisos", aseguró Bruselas.
 
Para el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, se trata, igualmente, de utilizar el acuerdo comercial como "trampolín" para fomentar la integración de la región andina y profundizar las relaciones de sus países con la UE.
 
"La puerta de la asociación sigue abierta para los demás países de la región: Ecuador y Bolivia", señaló el comisario.