Empresas

Turistas de Europa gastan menos en artículos de lujo

12 febrero 2014 5:35 Última actualización 02 abril 2013 19:6

[Bloomberg] Gucci, Hermés o Louis Vuitton ven bajas en sus ventas. 


Reuters
 
París .- En el templo de siete pisos del consumo que constituye la tienda insignia de Louis Vuitton en París hay señales de una desaceleración del gasto de los turistas asiáticos, que han sido la fuerza de empuje en un mercado europeo de artículos de lujo que desafía la recesión.
 
"No tenemos tantos (clientes) chinos como antes", dijo un empleado de la marca de artículos de lujo líder en ventas a nivel mundial. "Pienso que todo el año va a ser lento", agregó.
 
Louis Vuitton, propiedad del líder de la industria LVMH, no está solo. Más de la mitad de las 23 marcas encuestadas en tiendas de Londres, París y Milán -entre ellas Gucci, Hermés y Jimmy Choo- reportaron una menor demanda de parte de los turistas, sobre todo de los provenientes de Asia.
 
Ese podría ser un gran problema en una industria europea en la que los chinos implican casi un tercio de las compras de los productos de lujo y en donde los turistas representan hasta el 70% de los compradores en segmentos como relojes y joyería.
 
La mayoría de los grupos de artículos de lujo no publicarán sus cifras del primer trimestre hasta dentro de algunas semanas. LVMH no quiso hacer comentarios sobre los patrones del gasto de los turistas.
 
Pero cada vez hay más pruebas que indican una desaceleración temporal en el gasto de los viajantes, lo cual analistas dicen podría relacionarse con la preocupación por la economía global y los aumentos de impuestos en Europa, así como con la estricta postura asumida por el nuevo presidente chino, Xi Jinping, sobre los regalos ilegítimos.
 
Las marcas cuyos empleados dijeron  que han visto menos cantidad de turistas en las últimas semanas también incluyen a Bottega Veneta, Chloé y Christian Dior en París; Longchamp y Ermenegildo Zegna en Londres y Valextra en Milán.
 
No obstante, la encuesta también sugirió que el negocio mantuvo el dinamismo en Chanel, Lanvin y S.T. Dupont, en París, y en Trussardi, en Milán.
 
Si la demanda de los turistas disminuye, las marcas con grandes tiendas insignia en las capitales europeas -como es el caso de Burberry, Gucci, Christian Dior y Louis Vuitton- serían las más afectadas, señalaron analistas.
 
Los aumentos de precios en marcas que buscan mayores márgenes también podrían ser otro factor que está afectando la demanda.
 
Otros elementos también pueden estar influyendo.
 
Un clima frío inusual en Europa, particularmente en marzo, contribuyó a que hubiese una demanda débil de las colecciones primavera/verano que ya estaban en oferta en las tiendas, según dijeron empleados.