TLCAN 2.0 no está listo, pero ya le ‘pasa factura’ a los fondos de capital
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

TLCAN 2.0 no está listo, pero ya le ‘pasa factura’ a los fondos de capital

COMPARTIR

···

TLCAN 2.0 no está listo, pero ya le ‘pasa factura’ a los fondos de capital

En 2017, los fondos de capital reportaron compromisos de inversión por alrededor de 3 mil 400 millones de dólares, 11 por ciento debajo de los 3 mil 820 millones propuestos un año antes.

Diana Nava
21/03/2018
Actualización 21/03/2018 - 13:51

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos y la incertidumbre por la renegociación del TLCAN, así como la imposibilidad de encontrar un mayor número de proyectos viables para recibir recursos financieros, llevaron a los fondos de capital a registrar el menor nivel de inversión comprometida en cuatro años.

Al cierre del año pasado, los fondos de capital reportaron compromisos de inversión por alrededor de 3 mil 400 millones de dólares, 11 por ciento debajo de los 3 mil 820 millones propuestos un año antes e inferiores en 71.4 y 42.4 por ciento a los registrados en 2015 y 2014, respectivamente, según datos de la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap).

“No es que haya menos capital disponible; cada año hay más que el anterior. Solamente que en ese año el nuevo que se agregó no fue tan grande como el que se agregó el año anterior”, explicó Diego Serebrisky, fundador de Dalus Capital.

Los fondos de capital son vehículos mediante los cuales distintos inversionistas pueden capitalizar a empresas o acceder a instrumentos bursátiles como Afores o Certificados de Capital de Desarrollo (CKDs).

“Lo que vimos como un factor muy marcado en 2017 es que arrancó con mucha incertidumbre al principio del año, derivado básicamente de las elecciones en Estados Unidos; ése factor sí le puso mucha cautela a todas las posibles inversiones”, explicó Gerardo Rojas, socio líder de deal advisory de KPMG México.

Otro de los factores que influyó en la reducción de la apuesta de nuevo capital fue la dificultad que encontraron los fondos para invertir en nuevos proyectos.

“Posiblemente dejaron de invertir en private equity porque el capital que tenían invertido los fondos no se estaba usando, no había oportunidades de inversión (en el 2017)”, explicó Álvaro Rodríguez Arregui, cofundador del fondo de capital de riesgo Ignia.

De los 3 mil 288 millones de dólares que levantaron los fondos a noviembre del año pasado, 2 mil 277 millones se comprometieron para los bienes raíces, por encima de los 806 millones de dólares que se registraron en 2016.

La apuesta de los fondos por el sector de real estate, coincidieron las fuentes consultadas, se debe a que, aunque se trata de inversiones con menores tasas de retorno, son más seguras.

“Siempre va a haber más capital que vaya a real estate que a venture porque es una inversión más segura”, explicó el también exdirector general de Farmacias Benavides.

En cambio, en 2017 el capital de riesgo comprometido -es decir, el que se destina a las startups- fue de apenas 48 millones de dólares, muy por debajo de los 165 millones de 2016 y de los 208 millones de dólares reportados en 2015.

“Ante este escenario de incertidumbre macroeconómica y macrogeográfica, lo que sí apreciamos fue que las inversiones de los fondos que típicamente incluían fondeo a muchas startups prefirieron ser más cautelosas y empezar a invertir en empresas con etapas más avanzadas en su desarrollo”, explicó el especialista de KPMG México.

En los entornos de incertidumbre, dijeron los expertos, los fondos de capital sí están dispuestos a invertir en startups, pero por lo general lo hacen en compañías en fases de desarrollo más adelantadas. Por ejemplo, en 2017 las fintech Clip y Konfío levantaron su Serie B por 29.3 millones de dólares y 10 millones de dólares, respectivamente.

“Definitivamente este año vivimos periodos complicados que siempre nos ponen en alerta; sin embargo, en cuestión de inversiones y de transacciones seguimos con tendencias positivas en cuestión de nuestros números”, aseguró María Ariza, directora de Amexcap.

Según datos de la Asociación Mexicana de Capital Privado, también a noviembre del 2017, se registraron 140 operaciones que en total sumaron 2 millones 71 mil dólares. En cambio, un año antes se reportaron 269 operaciones por 2 mil 735 millones de dólares. “El número de transacciones es importante pero no refleja la actividad, porque tal vez este año lo que hicimos fue haber invertido más en etapas Serie B, Serie C, en adelante que en etapas semilla. Entonces los montos de inversión son igual de importantes aunque el número de transacciones son un poco menor”, dijo Ariza.

El menor número de operaciones de mayor monto responde a que los fondos deciden capitalizar a firmas en fases más maduras o de sectores como bienes raíces o energía.