Empresas

5 tips para reuniones de ventas más productivas

La empresa LogMeIn da algunas recomendaciones para que tus reuniones de ventas sean más productivas y que no pierdas las oportunidades de negocio. 
Redacción
21 enero 2015 19:10 Última actualización 21 enero 2015 19:13
Etiquetas
Trabajadores felices

[Reunión de Peña Nieto en el Vaticano. Foto: Cuartoscuro] El mandatario aprovechó para amarrar algunas visitas diplomáticas.

Las reuniones de ventas improductivas no son una buena manera de utilizar tu tiempo o perspectiva del mismo; LogMeIn te da 5 tips para que en 5 minutos aprendas cómo hacer tus reuniones de ventas más productivas, atractivas y rentables.

1. Más cerca. No seas guerrero del camino
Cuando cuentas con más puntos de viajero y hoteles, que ventas, algo debe cambiar. La realidad es que los requerimientos para viajar podrían ser una limitante en cuanto a los negocios o ventas que puedes cerrar. Piénsalo, cuando estas sentado en un aeropuerto, viajando en un taxi, o rentando un vehículo, no estás haciendo nada por cerrar un negocio o vender.

Afortunadamente hay una manera más rápida e inteligente para cerrar ventas. Guarda la bolsa de equipaje y ocúpate en conferencias web y reuniones on-line, las cuales te ponen al frente de más personas y generan más ventas en periodos más cortos de tiempo.

2. Ellos duermen, tú pierdes
Mantener la atención del cliente es una de las mejores maneras de asegurar una venta. Si uno se da cuenta de que los miembros de la reunión comienzan a tomar sus teléfonos, a voltear o revisar papeles que no tienen que ver con la reunión o se quedan viendo al vacío, entonces es tiempo de cambiar de táctica. Toma una pausa y pregunta si alguien tiene alguna duda o preguntas relacionadas al tema. Y si ya están de acuerdo con lo propuesto, detente, a menos que haya detalles inmediatos que necesiten ser aclarados o trabajados, disfruta de la victoria y termina la reunión pronto.

3. ¿Podría el verdadero tomador de decisiones dar un paso al frente?
Alguna vez han tenido la experiencia de realizar una presentación y no tener la más mínima idea de quién es el tomador de decisiones? Si ha sido así, será necesario que evalúes. Si piensas que sabes quién es el tomador de decisiones, no es así.

De manera típica, cerca de siete personas dentro de cada organización trabajan con la toma de decisiones de compra. Sin la capacidad de ver el futuro, no tienes idea de quién es el equipo operativo al momento, ni quien estará dirigiendo en dos años. Simplemente dirígete a cada uno de los involucrados como si fueran los tomadores de decisiones. Además, incluyendo a todos, estas preparando el terreno para el futuro, no todos los que están sentados en la mesa serán trabajadores de por vida de esa compañía en particular.

4. Rescata 10 horas de tu vida, todos y cada uno de los meses
Con un promedio en lo profesional de tres juntas al día, literalmente no hay tiempo de tener el trabajo terminado o darle seguimiento a cualquier otra actividad que no sean las cosas urgentes. Existe una forma inteligente y rápida para disminuir tus tiempos de reunión. Todo lo que tienes que hacer es aplicar gradualmente el principio de los 10 minutos.

Solamente programa reuniones en bloques de 20 o 50 minutos en lugar de las normales de 30 minutos o de hora completa. Esos 10 minutos libres pueden hacer toda la diferencia.

5. Deja de desperdiciar el tiempo de los demás
Las reuniones que no son bien planeadas, donde no se conocen las expectativas propuestas y no tomas en cuenta el “¿Qué hay para mí?” de los demás, la reunión es simplemente una pérdida de tiempo para todos los involucrados.

¿Qué puedes hacer para crear reuniones eficientes con clientes? Trabaja cuidadosamente en hacer una agenda para los prospectos que directamente quieres conocer. Recuerda que ellos no van a dedicar tiempo de conversación para escucharte divagar. Ellos tienen dudas y necesidades que deben ser prioridad. Cuando estés armando la agenda u orden del día o durante la misma reunión, recuerda hacer preguntas que los obligue a responder más de un simple “sí” o “no”. Organizar una agenda así le deja saber a los clientes que no están ahí sólo por una reunión más de presentación de venta y que estás interesado en las necesidades propias de la compañía y de la marca, lo que genera anticipación y cooperación entre las partes involucradas.