Tesla tiene una nueva preocupación: los aranceles chinos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Tesla tiene una nueva preocupación: los aranceles chinos

COMPARTIR

···

Tesla tiene una nueva preocupación: los aranceles chinos

La compañía de Elon Musk analiza la fabricación de algunos de sus vehículos en la nación asiática, pero las nuevas medidas dificultarían sus planes.

04/04/2018

Tesla debe prepararse para otro contratiempo ahora que China incluyó los autos eléctricos entre los productos estadounidenses para los que prevé aranceles adicionales en su contragolpe a Estados Unidos.

En la lista figuraban también otros autos importados estadounidenses, como la mayoría de los tipos de vehículos utilitarios deportivos, pero Tesla enfrenta un riesgo particular porque la totalidad de sus ventas chinas depende de vehículos de fabricación estadounidense.

Otras compañías automotrices como General Motors y Ford fabrican en China.

El anuncio de China prolonga estas últimas semanas difíciles para el máximo responsable, Elon Musk, y los inversores de Tesla, con una serie de malas noticias que afectaron las acciones de la compañía.

China es el mercado más grande del fabricante de automóviles después de Estados Unidos, según datos que reunió Bloomberg, y un arancel adicional corre el riesgo de otorgar una ventaja más en materia de precio a los fabricantes locales.

“Tesla es la empresa más afectada por el aumento del gravamen fiscal dado que todavía no ha lanzado la producción local en China”, dijo Cui Dongshu, secretario general de la Asociación de Automóviles de Pasajeros de China.

“En el caso de GM y Ford, siempre pueden compensar con los que producen localmente”.

Una vocera de la empresa en Beijing no estuvo disponible en forma inmediata para hacer declaraciones.

Tesla viene trabajando con el Gobierno de Shanghái desde el año pasado para estudiar la posibilidad de armar autos en China, pero el acuerdo aún está pendiente.

No se ha firmado porque ambas partes disienten respecto de la estructura de propiedad para una eventual fábrica, explicaron en febrero personas con conocimiento directo de la situación.

El fabricante automotor estadounidense ya enfrenta la dificultad de un impuesto actual chino del 25 por ciento sobre las importaciones que catapulta el precio base más allá de las posibilidades de la mayoría de los consumidores.

Un impuesto adicional relegaría aún más a Tesla a una marca de nicho al alcance únicamente de los más ricos.

Tesla vendió 14 mil 833 vehículos en China el año pasado, lo cual representa sólo 3 por ciento de las ventas de vehículos eléctricos propulsados con batería del país y deja a la marca en el puesto número 10 de ese segmento.

China representó 17 por ciento de los ingresos de Tesla correspondientes a 2017, según datos recopilados por Bloomberg.

En los dos primeros meses de este año, se importaron de Estados Unidos 36 mil vehículos, entre Tesla, Lincoln y Mustang, según la Asociación de Automóviles de Pasajeros de China. Fabricantes europeos como Daimler y BMW también venden autos de fabricación estadounidense en China, según Cui.

En febrero, China importó de Estados Unidos 2 mil 323 vehículos con motores eléctricos, y de éstos, 2 mil 160 fueron Tesla.