Empresas

Temen que vayan a convertir los terrenos del AICM en megadesarrollo inmobiliario

Para diversos urbanistas, las 710 hectáreas que dejará de ocupar el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México con la edificación de la nueva terminal aérea, se podrían convertir en un desarrollo inmobiliario.
Everardo Martínez
27 septiembre 2015 22:24 Última actualización 28 septiembre 2015 5:0
AICM

AICM (Tomada de Facebook)

Urbanistas temen que el futuro proyecto que se construirá en el terreno del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) sea un desarrollo inmobiliario.

Benjamín Romano, arquitecto de la Universidad Iberoamericana, comentó que sería una lástima que el terreno que va a dejar el AICM fuera utilizado para complacer a compañías inmobiliarias. “Tenemos el caso de Austin, Texas, ahí se continuó con el avance de la mancha urbana y se desaprovechó el espacio en casas, cuando la opción eran áreas verdes”, agregó.

Por su parte, Joaquín Álvarez, arquitecto de la UNAM, dijo que sería un fracaso no utilizar ese espacio para dar movilidad. “Las firmas inmobiliarias del país están con la mira en ese espacio, tratarán de hacer su negocio sin pensar en el futuro”, previó el experto. “Las compañías inmobiliarias hacen lo que quieren si tienen el apoyo del gobierno”, advirtió Eduardo Dousdebés, quien estuvo en el gobierno de Quito cuando el terreno del aeropuerto anterior se convirtió en un parque. “Sería un desperdicio de espacio si el proyecto fuera completamente un desarrollo inmobiliario, hay suficiente espacio para áreas verdes y espacios educativos, recreativos o de movilidad”, añadió.

La gente debe tener algo que le convenga y no lo que le deje más dinero al gobierno, destacó, Aimée Aguilar, especialista urbana de la OCDE. “La Ciudad de México aún no ha llegado a la solución de la regulación del desarrollo de vivienda”, agregó en el pasado foro internacional “La Gran Transformación Urbana: Aeropuerto y Ciudad”.

El espacio que dejará el AICM cuando el nuevo aeropuerto comience a operar representa una oportunidad para construir una universidad, con la que se podría atender a más estudiantes, expresó Benjamín Romano, catedrático de la Universidad Iberoamericana. Las 710 hectáreas del actual AICM se comparan en tamaño con Ciudad Universitaria (de la UNAM), que tiene aproximadamente 750 hectáreas, detalló el experto.