Empresas

Target deja Canadá
y asume 5,400 mdd
en pérdidas

La minorista estadounidense, Target, anunció el cierre de sus 133 tiendas en Canadá después de dos años de llegar a ese mercado, con lo cual espera reportar una pérdida de 5 mil 400 millones de dólares y el recorte de 17 mil empleados.
Reuters
15 enero 2015 16:19 Última actualización 15 enero 2015 16:19
Target

Target (Bloomberg)

La minorista estadounidense Target Corp abandonará el mercado canadiense tras menos de dos años, en un repliegue sorprendente que dejará a más de 17 mil empleados sin trabajo y contribuirá a que la compañía pierda 5 mil 400 millones de dólares.

Las acciones del supermercado de descuentos llegaron a subir hasta un 4 por ciento el jueves y cerraron con un alza de un 2.2 por ciento a 75.94 dólares en la Bolsa de Nueva York, tras conocerse la noticia.

Target anunció el jueves que está cerrando sus 133 tiendas canadienses y que espera reportar una pérdida antes de impuestos de 5 mil 400 millones de dólares en el cuarto trimestre, que termina a fines de enero.

Las pérdidas se deben principalmente a la amortización de la inversión en Canadá, además de costos de la salida y el déficit de la operación.

La empresa, que tiene su sede en Mineápolis y es la segunda minorista de descuento en Estados Unidos, tuvo complicaciones en Canadá desde el lanzamiento de sus operaciones en marzo de 2013.

Problemas en la cadena de suministros por dificultades en sus almacenes, malas comunicaciones con la casa matriz y el uso de personal sin experiencia complicaron a Target en Canadá.

Como resultado, la empresa se encontró con tiendas mal abastecidas, poca variedad y la decepción de consumidores que habían ansiado su llegada en un mercado dominado por Wal-Mart Stores Inc desde hace mucho tiempo.

El presidente ejecutivo, Brian Cornell, dijo en una conferencia telefónica que la empresa "se enfrentaba a la decisión de dedicar miles de millones de dólares en recursos adicionales al área canadiense sin una perspectiva realista de un retorno apropiado".

La decisión sorprendió a algunos analistas que esperaban que Target cerrara sus tiendas más débiles y tratara de arreglar el resto.