Empresas

Steve Ballmer se arrepiente de no ver que Apple estaba revolucionando el mercado

10 febrero 2014 4:11 Última actualización 20 septiembre 2013 10:1

[Steve Ballmer, presidente ejecutivo de Microsoft Corp/Bloomberg] 


Reuters
 
El presidente ejecutivo de Microsoft Corp, Steve Ballmer, realizó una encendida exhortación para que los inversionistas apoyen su visión de la principal empresa de software del mundo como una potencia unificada de servicios y dispositivos en su discurso de despedida a Wall Street, en la que también reconoció que bajo su liderazgo hubo un período en el que la compañía estuvo muy concentrada en Windows como para darse cuenta de que el iPhone de Apple Inc estaba revolucionando la computación.
 
"Si hay una cosa de la que me arrepiento, hubo un período a comienzos de la década del 2000 en que estábamos tan concentrados en lo que teníamos que hacer con Windows que no fuimos capaces de reorientar talento a la nueva forma de dispositivos, llamado el teléfono", dijo Ballmer.
 
Durante una reunión anual el jueves con inversionistas y analistas, Ballmer -que en agosto anunció que dejaría la empresa en un plazo de 12 meses- señaló que Microsoft tenía un futuro brillante, pese a los tropiezos que se produjeron bajo su administración.
 
"Tenemos las herramientas. Hay una tendencia económica alcista aquí. En el largo plazo, tenemos una posición casi única para aprovechar la oportunidad", aseguró Ballmer.
 
"Hoy les hablo como inversionista. Todos ustedes poseen acciones de Microsoft, alégrense por eso, ¡por Dios!", agregó.
 
Tras ceder participación de mercado a Apple y Google Inc en los sectores de internet y telefonía móvil en los últimos 10 años, Ballmer lanzó en julio un ambicioso plan de reorganización enfocado en "dispositivos y servicios".
 
Ballmer que sucedió a Bill Gates en el 2000 anunció su retiro apenas seis semanas después en medio de la presión de algunos accionistas descontentos.
 
Ballmer dijo que las capas superiores de esa reorganización habían surtido efecto, pero que los nuevos grupos funcionalmente organizados estaban en distintas etapas resolviendo exactamente cómo serian estructurados. La compañía no hizo comentarios sobre el progreso en la búsqueda del directorio de un nuevo presidente ejecutivo.
 
"Realmente fue un cambio fundamental de administrar una serie de unidades de negocio por separado donde intentamos hacer puntos de conexión a dirigir una compañía que es esencialmente una entidad integrada", dijo Ballmer, intentando explicar su visión.
 
Durante cuatro horas de presentaciones, los ejecutivos de Microsoft extendieron la idea de Ballmer, explicando cómo la compañía seguiría con sus intentos de fabricar su propio hardware - tras un acuerdo para comprar el fabricante de teléfonos Nokia - y realzaría los servicios y no los productos, mientras se enfoca en los consumidores individuales y no solamente en el negocio.
 
Ballmer cerró las presentaciones, en Bellevue, Washington, con un tono optimista mientras se prepara para la transición de ser el presidente ejecutivo de la compañía a un espectador con un 4 por ciento de participación en la compañía.