Empresas

Startups tecnológicas se abren paso en pagos móviles y préstamos

Kubo.Financiero, SeñorPago, Kueski, Prestadero y otras startups mexicanas buscan crecer en los negocios de préstamos y pagos móviles mediante la oferta de mejores servicios en comparación con la banca tradicional, en donde actualmente se mueven más de 225 mil 900 millones de pesos.
PayClip

PayClip (Tomada de Youtube)

Startups mexicanas quieren aprovechar las deficiencias que presentan los bancos y otras instituciones financieras tradicionales para crecer en los negocios de préstamos y pagos móviles.

Firmas como Kueski, Kubo.Financiero, PayClip, Linko, SeñorPago, Prestadero y Rocket están capitalizando oportunidades en el sector en temas como el mejoramiento de los servicios de financiamiento persona a persona, la recepción de pagos con tarjetas de crédito y débito sin una terminal punto de venta, el uso de big data para sugerir a los consumidores la tarjeta de crédito que más les conviene u ofrecer servicios financieros tradicionales a través de publicidad dirigida.

Este grupo de siete tecnológicas emergentes nacionales ha conseguido levantar más de 11 millones 700 mil dólares de fondos de Venture Capital como CrunchFund, Alta Ventures, 500 Startups, Angel Ventures Mexico e inversionistas independientes que ocupan cargos directivos en las principales empresas de Silicon Valley.

Kubo.Financiero, Prestadero y Kueski compiten en el mercado de créditos que actualmente mueve más de 225 mil 900 millones de pesos en el país, según datos del Banco de México. Su estrategia está en atender necesidades muy específicas de un tipo de clientes.

Kubo.Financiero se especializa en ahorradores que quieren saber en qué se emplea su dinero; mientras que Kueski apuesta a otorgar créditos de mil a 5 mil pesos en menos de dos horas a pequeños negocios y estudiantes; a su vez, Prestadero otorga financiamientos de 10 mil a 250 mil pesos.

PayClip y Señor Pago se especializan en los pagos móviles para pequeños negocios y ‘changarros’, al ofrecer equipos que se conectan a un celular para leer y procesar pagos con tarjetas de crédito y débito sin necesidad de contar con una terminal punto de venta (TPV).

De acuerdo con datos de Banco de México, en el país hay 27 millones de tarjetas de crédito vigentes y 103 millones de plásticos de débito, mientras que el número de TPVs es de cerca de 700 mil.

Por su parte, Linko y Rocket se especializan en el big data. La primera lo hace a través del análisis de gastos de los usuarios y utiliza esa información para incorporar publicidad dirigida a través de los recibos telefónicos o estados de cuenta; mientras que la segunda se especializa en analizar las características de los usuarios para ofrecerles la tarjeta de crédito que mejor se adecúe a sus necesidades.

ATRAEN A LOS BANCOS

Estas startups han captado la atención de los principales bancos a nivel global, los cuales ya comenzaron a adquirirlas o bien, a establecer fondos de Venture Capital.

Citigroup y BBVA son dos de las instituciones financieras que muestran más interés por acercarse al talento de los empresarios emergentes e integrar nuevas tecnologías a sus operaciones; ambos realizan concursos globales para financiar startups FinTech y este último adquirió recientemente a Simple por 117 millones de dólares para convertirla en un eje fundamental de su estrategia tradicional.

“Hay un gran potencial de integración entre startups y bancos tradicionales. Los bancos estaban pensados para hacer todo y ahora hay gente que no confía en ellos, aquí entra la magia del emprendimiento: identifican problemas específicos y los solucionan”, apuntó Andrés Fontao, socio de Finnovista.

Da clic en las imágenes para agrandarlas

Las deficiencias de los bancos comerciales permiten el crecimiento de startups financieras mexicanas.
Algunas instituciones bancarias han hecho apuestas por las startups financieras.