Empresas

Southern Copper posterga inicio de producción de proyecto Tía María

El presidente ejecutivo de la firma controlada por Grupo México dijo que espera producir en su mina de cobre Tía María en Perú a más tardar a inicios del 2018, lo que supone una postergación de lo que ya se tenía previsto. 
Reuters
14 abril 2015 14:47 Última actualización 14 abril 2015 14:47
 [Bloomberg] Su proyecto de cobre en Perú conserva su precio de 2012. 

[Bloomberg] Su proyecto de cobre en Perú conserva su precio de 2012.

Southern Copper, controlada por Grupo México, dijo que espera producir en su mina de cobre Tía María en Perú a más tardar a inicios del 2018, al menos un año más de lo previsto, si obtiene en uno o dos meses su licencia de construcción, en momentos en que protestas han puesto en duda la viabilidad del millonario proyecto.

La fecha de inicio de producción supone una postergación del plan de mil 400 millones de dólares, debido a que la empresa tenía como meta comenzar a operar Tía María a fines del 2016.

En el marco de la conferencia de cobre CESCO/CRU en Santiago, el presidente ejecutivo de la firma, Oscar González, restó importancia a los temores en torno al proyecto que enfrenta la oposición de agricultores que temen contamine sus tierras.

Tía María puede comenzar a producir a "fines del 2017, principios del 2018 si es que logramos que en 1 a 2 meses nos den la aprobación (de permiso de construcción)", afirmó.

Southern Copper planea producir 120 mil toneladas de cobre anuales en Tía María, ubicado en Arequipa.

A fines de marzo, González tuvo que salir a desmentir los dichos de su director de Relaciones Institucionales en Perú, Julio Morriberon, quien había anunciado la cancelación del proyecto debido a la falta de apoyo de parte de las autoridades regionales y ante la continua oposición local.

La controversia afectó fuertemente el precio de las acciones de Southern Copper, uno de los mayores productores de cobre del mundo y que opera en Perú las minas Toquepala, Cuajone y la refinería de Ilo; y en México las minas La Caridad y Buenavista.

"Fue una cosa emocional de él (Julio Morriberon), porque estaba frustrado", dijo González.

Pobladores de la localidad de Islay en Arequipa que se oponen al proyecto realizan protestas desde hace tres semanas, con bloqueos parciales de algunas carreteras que han obligado a la policía utilizar bombas lacrimógenas para dispersarlos.

Las comunidades aseguran que éste contaminaría las fuentes de agua y afectaría la agricultura de la zona costera, pese a que la empresa ha dicho que construirá una planta desalinizadora para utilizar agua de mar en la operación de Tía María.

González informó además que la firma espera conseguir este mes la licencia de construcción para la expansión de su mina de cobre en el sur de Perú, Toquepala, la que supone una inversión cercana a los mil 200 millones de dólares.

La minería es vital para la economía de Perú porque sus ventas representan el 60 por ciento de las exportaciones totales del país, que es el tercer productor mundial de cobre y de zinc.

La explotación de recursos naturales en Perú es foco de constantes conflictos sociales protagonizados por pobladores y comunidades nativas que acusan a las empresas de no respetar sus tierras o de contaminar las zonas donde viven.