Empresas

Sindicato automotriz de Canadá teme al 'power mexicano' y amenaza con huelga

La industria automotriz canadiense se enfrenta a una
pérdida de inversiones y puestos de trabajo que en los últimos años han sido absorbidas por países más competitivos como México y Estados Unidos.
Redacción
06 septiembre 2016 17:50 Última actualización 06 septiembre 2016 19:16
GM

General Motors logró, en sólo 18 meses, incrementar el nivel de aceptación de piezas, disminuir el porcentaje de rechazo y aumentar la calidad de sus proveedores. [Cortesía]

Pese al aumento de las ventas en América del Norte y a un dólar más débil, la producción automotriz de Canadá se redujo un 13 por ciento en el año.

De 2001 a 2014, la industria del automóvil perdió 53 mil puestos de trabajo, de acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Investigación Política del Automóvil.

Por el contrario, gracias a las políticas de impulso económico del gobierno de México, el sector automotriz azteca experimentó sólo en el último año un avance de un 20 por ciento.

"México se ha convertido en un competidor muy duro. Su productividad es muy alta, comparable a Canadá, su calidad es muy alta, igual o incluso mayor que la de Canadá, mientras que los costos no son bajos, son artificialmente reducidos, no sólo por las políticas laborales mexicanas o los costos; también por la falta de sindicatos independientes", apuntó Jerry Dias, presidente del mayor sindicato automotriz canadiense, Unifor.

Un gran interrogante planea sobre la industria automotriz de aquel país y el futuro de varias plantas y líneas de montaje de uno de los gigantes del sector, General Motors (GM), que se encuentra en negociaciones con los trabajadores sobre un nuevo contrato laboral.

Unifor que representa a unos 23 mil trabajadores del automóvil de General Motors, Fiat Chrysler y Ford, centrará sus demandas en la obtención de nuevas inversiones para las plantas de Oshawa y St. Catharines, afirmó Jerry Dias, presidente del sindicato.

GM planea cerrar una de sus dos líneas de producción en Oshawa -próxima a Toronto- el año que viene, además de no haberse comprometido a continuar con la producción de nuevos modelos más allá de 2019.

La compañía con sede en Detroit ya actuó de una manera similar, cuando cerró fábricas en el país en 2012, justo después de que llevara a cabo acuerdos con los trabajadores de hacer lo contrario.

General Motors movió la producción de su planta de Camaro en Estados Unidos y en 2008, anunció el cierre de una de sus fábricas de camiones en Canadá.

"Si Unifor tiene que empezar una pelea, lo hará con el
mayor "matón" del patio de la escuela con el fin de mostrar fuerza (...) Ser bueno, firmar, cruzar los dedos y esperar
no nos ha funcionado antes", dijo Dias.

Según la compañía, GM Canadá sigue "interesada en el trabajo con Unifor llegar para alcanzar un beneficio mutuo y un nuevo acuerdo competitivo", explicó la portavoz Jennifer Wright, a través de un correo electrónico.

IRÁN A LA HUELGA SI NO SE CUMPLEN SUS DEMANDAS

Los trabajadores del automóvil de Unifor votaron para ir a la huelga si no se llega a un acuerdo con General Motors antes de que acabe septiembre.

"La huelga está en la agenda, pero no creo que ocurra ", dijo Harley Shaiken, profesor de derecho laboral de la Universidad de Berkeley en California.

Unifor también está buscando una mayor inversión en la industria por parte del gobierno. El sindicato se reunió con la oficina del primer ministro, Justin Trudeau; el consejero de Innovación, Ciencia y desarrollo Económico Navdeep Bains, y el primer ministro de Ontario, Kathleen Wynne esta semana, dijo.

Los tres grandes de Detroit produjeron 1.3 millones de vehículos, lo que representó 1.1 millones de motores y 5.8 mil millones de dólares canadienses (4.5 mil millones de dólares estadounidenses) para el PIB de Canadá en 2015, de acuerdo con Unifor.

Con información de Bloomberg