Empresas

Simuladores de última generación educan
a pilotos

Los simuladores de última generación permiten a los pilotos realizar un vuelo sin despegar del suelo; para que los pilotos mexicanos puedan obtener una licencia deben completar 250 horas de vuelo y mil 500 para ser capitanes.
Helena Lozano
13 agosto 2015 21:29 Última actualización 14 agosto 2015 4:55
simulador para pilotos

Los simuladores emulan sonidos y movimientos. (Especial)

Para obtener una licencia, los pilotos en México deben cumplir con 250 horas de vuelo, y si quieren ser capitanes, con mil 500.

La capacitación en los simuladores forma parte de un programa de adiestramiento periódico al que deben someterse por lo menos cada seis meses los pilotos en activo, para poder mantener su licencia.

“El costo aproximado de una hora de entrenamiento en los simuladores es de aproximadamente 450 dólares, mientras que el costo en una nave comercial es incalculable, porque no sólo implica el gasto de la turbosina, si no que se baje el avión de la línea de vuelo, quitándole horas productivas”, aseguró el capitán Alejandro Garfias, subjefe del 737 de Aeroméxico.

Estos simuladores son una réplica de la cabina de vuelo de aviones como el Boeing 737-800 y tienen características como una pantalla de más de 180 grados que, a través de realidad virtual, permite a los pilotos despegar y aterrizar en aeropuertos de todo el mundo, atravesar nubes y sobrevolar en cualquier ciudad, enfrentando condiciones climáticas, como lluvias, tormentas y nieve, durante el día o la noche.

Así mismo, cuentan con sistemas de movimiento, que simulan las sensaciones que provocan turbulencias, la aceleración, desaceleración y virajes del avión.

Otro elemento, son los sistemas de sonido que reproducen ruidos del viento, la lluvia y las llantas del avión, entre otras.

Según la capitán María Fernanda Tarazona, primer oficial del Boeing 737 de Aeroméxico, estas particularidades de los simuladores preparan a los pilotos para saber actuar ante condiciones meteorológicas extremas, lo que les brinda un adiestramiento más completo que el que podrían obtener en un avión comercial.