Sharp compra negocio de computadoras personales de Toshiba por 36 mdd
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sharp compra negocio de computadoras personales de Toshiba por 36 mdd

COMPARTIR

···

Sharp compra negocio de computadoras personales de Toshiba por 36 mdd

En la operación también emitirá mil 800 millones de dólares en acciones y prevén que la adquisición se complete el 1 de octubre, información ambas compañías.

Bloomberg Por Pavel Alpeyev
05/06/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Sharp, controlado por Foxconn, tiene previsto comprar el negocio de computadoras personales de Toshiba conforme su matriz en Taiwán intenta crecer más allá de la fabricación por contrato y desarrollar una marca propia.

Toshiba venderá el 80 por ciento de la unidad por 4 mil millones de yenes (36 millones de dólares, aproximadamente) y las dos compañías quieren completar la venta para el 1 de octubre, informaron a través de comunicados este martes.

En la operación también emitirán mil 800 millones de dólares en nuevas acciones para recomprar títulos preferenciales a bancos.

Toshiba fabrica computadoras portátiles y tabletas para consumidores y clientes empresariales con la marca Dynabook. Ambas compañías dieron a conocer que el acuerdo tendrá poco impacto en las ganancias.

Éste es el más reciente de una serie de acuerdos de Toshiba, que ha tenido que vender unidades para reparar su hoja de balance después de la bancarrota de una subsidiaria de energía nuclear.

Sharp, que cerró sus propias operaciones de PC en 2010, está apostando a que puede revertir el negocio en pérdidas de Toshiba con la ayuda de la amplia cadena de suministro de Foxconn.

Terry Gou, de Foxconn, ha estado buscando formas para reducir la dependencia del fabricante por contrato taiwanés de Apple, que representa más de la mitad de sus ingresos.

Las operaciones de PC de Toshiba registraron un total de pérdidas operativas de 97 mil millones de yenes en los últimos tres años fiscales.

Las ventas cayeron 75 por ciento durante el período ya que la compañía se retiró de los mercados de consumo en el extranjero, cerró fábricas y subcontrató la producción.

Toshiba vendió su negocio de televisión a Hisense y su negocio de línea blanca al grupo chino Midea en su búsqueda de fondos para cubrir miles de millones de dólares en pasivos derivados de su unidad nuclear estadounidense Westinghouse.