Empresas

Sentencian a 40 meses de prisión a exingeniero de VW por escándalo de emisiones

James Liang se declaró culpable por el engaño a consumidores y reguladores acerca de la emisión de contaminantes de algunos de sus vehículos.
Margaret Cronin Fisk y Steven Raphael|Bloomberg
25 agosto 2017 12:29 Última actualización 25 agosto 2017 12:29
VW (Reuters)

VW (Reuters)

Un ingeniero veterano de Volkswagen fue sentenciado a 40 meses de prisión por su papel en ayudar a la automotriz alemana a engañar las pruebas de emisiones del gobierno de Estados Unidos, convirtiéndose en la primera persona condenada en uno de los mayores escándalos en la historia de la industria automotriz.

James Liang, quien se declaró culpable de conspiración el año pasado, obtuvo menos del tiempo de cárcel máximo recomendado porque cooperó con la investigación al fabricante de automóviles, y los fiscales consideraron que su "perspectiva" fue clave para entender cómo VW engañó a los reguladores y consumidores durante años.

Liang participó de un plan para engañar de manera "falsa y fraudulentamente" a los reguladores y consumidores, dijo el juez de Distrito de Estados Unidos, Sean Cox, en una audiencia en Detroit este viernes.

"Este es un delito serio e involucró un fraude masivo al consumidor estadounidense", dijo Cox. Liang, con una casa grande en el sur de California, una piscina y un salario anual de 250 mil dólares, "no quería dejar ese estilo de vida, que habría sido lo correcto".

"La cooperación o el arrepentimiento no excusan su conducta", dijo Cox a Liang.

Liang fue la primera persona en aceptar la responsabilidad, dijo su abogado, Daniel Nixon, a Cox. "Se convirtió en el rostro mundial de este escándalo". Liang se negó a hablar durante la audiencia.

El sistema de fraude de diésel de VW estaría está vinculado a un sitio alemán secreto.

El ciudadano alemán, que era jefe de la competencia de diésel en EU, también fue multado con 200 mil dólares y será supervisado después de su liberación. Un segundo empleado de VW, Oliver Schmidt, se declaró culpable el 4 de agosto por conspirar y violar la Ley de Aire Limpio de Estados Unidos.

Liang y Schmidt están entre los ocho ejecutivos de VW acusados penalmente por sus presuntos papeles en el fraude. Los cargos siguieron a la admisión de VW en septiembre de 2015 de que alrededor de 11 millones de vehículos diésel en todo el mundo estaban equipados con dispositivos para engañar sobre sus emisiones. Hay una investigación abierta en Alemania y contra personas en EU.

El escándalo ya le ha costado a la compañía más de 24 mil millones de dólares para resolver las demandas civiles y penales en territorio estadounidense.