Empresas

5 señales de alerta de que tu negocio está fallando

Existen varios factores para que una empresa fracase, muchos de ellos tienen que ver con la cultura. Las señales de que una compañía se viene abajo son fáciles de detectar, sólo hay que saber dónde buscarlos; estos son cinco de los errores más comunes, de acuerdo con el World Economic Forum.
Redacción
04 mayo 2015 16:13 Última actualización 04 mayo 2015 18:22
Etiquetas
Oficina

(Tomada de http://www.llorenteycuenca.com/)

Frecuentemente cuando una empresa fracasa, se responsabiliza a las personas al mando, el presidente o director general, culpándolos de las decisiones que llevaron al fallo: "Cambie los líderes y el problema desaparecerá".

Pero, de acuerdo con el World Economic Forum (WEF), muy a menudo el problema no desaparece, y esto es porque, en realidad, los líderes tienen control limitado sobre las organizaciones que pretenden liderar. Te puedes llamar a ti mismo un líder y dar órdenes, pero si nadie está dispuesto a seguirte, entonces no eres importante.

Las empresas que fallan muy a menudo tienen una cultura que las hace más propensas a fallar. La cultura es un conjunto de creencias, valores establecidos y formas de hacer las cosas, y el tipo correcto de cultura puede ser un activo muy valioso para un negocio, o cualquier otra organización. Pero si la cultura va mal, entonces se convierte en una cultura tóxica, arrastrando a la compañía a la quiebra.

Eso no quiere decir que el presidente y director general no son responsables de los fracasos de la compañía. Para empezar, uno de los trabajos principales del líder es la gestión de la cultura de su organización y hacer que los elementos tóxicos no entren silenciosamente. Las señales de advertencia son fáciles de detectar, si sabes dónde buscarlos. Aquí están cinco de las más comunes de acuerdo con el WEF:

1. La complacencia

El pecado de la complacencia ha matado a muchas empresas en el pasado, y ha costado a muchos otros su dominio del mercado y las ganancias. El hecho de que la empresa tuviera éxito en el pasado no significa que vaya a seguir siendo exitoso en el futuro. Piensa en Kodak. Durante generaciones fue el líder mundial en el mercado de las cámaras y prestó poca atención a la amenaza inminente de la fotografía digital hasta que fue demasiado tarde. Ahora, Kodak no existe.

Clayton Christensen de Harvard Business School llama a esto el "dilema del innovador". Una empresa se eleva a la fama por hacer algo realmente bien, mejor que nadie. Entonces, la empresa llega a estar tan orgullosa de su tecnología y sus ideas que se duerme en sus laureles.

Deja de innovar, ya que cree que no hay necesidad de llevar más a cabo. Luego llega un modelo de tecnología o negocio disruptivo, el juego cambia y las viejas certezas se van por la ventana. Cuando la empresa no trata de cambiar y adaptarse, por lo general es demasiado tarde.

2. La obsesión por "ganar"

Las empresas que se jactan de sus ingresos, sus beneficios, su cuota de mercado y otros signos de crecimiento, como si éstas fueran las únicas cosas que importan, se están preparando para fallar. El crecimiento es un espejismo que ha cobrado la vida de muchas compañías y las carreras de muchos ejecutivos.

Los ejecutivos que hablan de "ganar" sobre sus competidores olvidan que un negocio no es para eso. El propósito de una empresa no es ganar. Es servir a sus clientes.

3. Los cambios constantes

“Si no está roto es porque no has mirado lo suficiente. Corrígelo de todos modos”.

Así dijo Tom Peters en su libro sobre la gestión, Prosperar en el Caos. Esta creencia de que el cambio es una constante y que todo cambio es para mejor es un punto de vista popular en muchas empresas.

La reestructuración, en particular, es una respuesta común cuando nadie puede pensar en qué más hacer. El cambio constante y la rotación, la rotación constante de personas, de reestructuración constante, el caos y la confusión también distraen a las empresas de su verdadero objetivo, servir a los clientes. Una atmósfera de turbulencia constante es una señal de peligro claro.

4. Ejecutivos errantes


Otra señal de alerta, sorprendentemente frecuente, de que una empresa está en peligro es cuando los ejecutivos hacen más titulares en el dormitorio que en la sala de juntas. Hace un par de años, el Financial Times publicó un artículo sobre los ejecutivos (hombres) que tienen inyecciones de testosterona para aumentar su confianza y hacerlos más masculinos. Mala idea. El problema en los negocios hoy en día es demasiada testosterona, no muy poca.

Empresas “macho” deben ser una cosa del pasado, pero no lo son. La discriminación sexual y el acoso siguen siendo moneda corriente en muchos lugares de trabajo. Algunos altos ejecutivos todavía parecen pensar que pueden comportarse como neandertales y salirse con la suya. En estos días que no pueden. El internet no ama más nada que al sexo y las historias de los pecadillos se hacen virales en cuestión de horas.

Esto es importante porque una vez más, estas historias distraen a la gente de la finalidad real de los negocios. Y en parte porque las culturas en donde la gente es irresponsable sobre el sexo, también son lugares donde la gente es irresponsable sobre otras cosas. La confianza, la lealtad, la transparencia son esenciales para un buen negocio.

5. Priorizar los números sobre las personas

Esta es una idea frecuente en algunas empresas, que no se puede gestionar lo que no se puede medir. Pero hay todo tipo de cosas, la confianza, el conocimiento, la iniciativa, el espíritu empresarial, y por supuesto la cultura en sí, que deben ser administrados y sin embargo no se pueden medir con eficacia. Cualquier empresa que se encadena a las métricas y se niega a comprometerse con el lado suave de los negocios se está preparando para una caída.

Todas las notas EMPRESAS
BMW abrirá planta en México en 2019 pese a Trump
Mazda pisa el acelerador en Salamanca, llega al auto medio millón
Trump amenaza a automotrices alemanas con impuesto de importación del 35%
Venta de autos subcompactos alcanza nivel histórico en 2016
Chrysler armará la Jeep Compass en el Edomex
IFT determinará si AMóvil puede explotar espectro de MVS
AT&T pretende acelerar compra de Time Warner
Las 4 delegaciones de la CDMX donde escasean los 'malls'
Trump amenaza ahora a BMW con impuesto a autos hechos en México
Fiscalía surcoreana pide arresto del heredero de Samsung
IFT otorgó constancia a 167 interesados en licitación de radio
Rivada acusa participación irregular de China en Altán
Investigación de emisiones en Francia podría ir más allá de Renault
eBay ofrecerá servicio de autentificación de productos
Mérida recibirá inversión de 2 mil mdp en proyectos hoteleros
Firmas mexicanas 'rompen' con Ford, tras cancelación de planta
Modelo inicia pruebas de operación en su nueva planta de Yucatán
Modelo turístico de México comienza a ser vulnerable: OCDE
Tortillerías son suspendidas por Profeco por prácticas abusivas
Takata se declara culpable por bolsas de aire defectuosas, pagará mil mdd
Renault es investigada en Francia por sospecha de alteración de emisiones
Telefónicas elevan capacidad de servicio sin desplegar nuevas redes
¿Por qué el caso de Fiat Chrysler no es como el de Volkswagen?
Los caminos de Slim, Trump y la CFE se cruzan en la frontera con EU
Beneficios de Wells Fargo se reducen en 4T16