Empresas

Segundos pisos del DF, sin topes a las tarifas

Los títulos de concesión de las vías carecen de una tarifa máxima de peaje y justifican alzas mayores a inflación si el tráfico alcanza un nivel máximo. El jefe de gobierno capitalino aseguró que el incremento a las cuotas no fue ordenado por el GDF. 
Ana Valle
20 marzo 2014 21:6 Última actualización 21 marzo 2014 5:0
[Capufe dijo que a partir de mañana se abrirán todos los carriles de la autopista del Sol. / Cuartoscuro]  

[Cuartoscuro] La autopista con más afluencia vehicular era la México-Querétaro, en la que se registra la llegada de 56 vehículos por minuto.

A diferencia de las autopistas federales, los títulos de concesión de las autopistas urbanas no hablan de una tarifa máxima determinada por el gobierno, pero sí de tarifas iniciales y promedio a partir de las cuales el concesionario realizará ajustes anuales o cuando sean necesarios.

De acuerdo con el título de concesión de la Autopista Urbana Norte (AUN), otorgado a OHL México, el concesionario podrá ajustar las tarifas con base en el Índice Nacional de Precios al Consumidor y de acuerdo al desempeño de la vialidad.

“La tarifa autorizada se ajustará en forma anual en el mes de enero, con base al Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC)del año inmediatamente anterior y se incrementará en términos reales cuando las condiciones del nivel de servicio y desempeño operacional así lo justifique, con base en los estudios de tránsito correspondientes”, mencionan los anexos del título de concesión de la Autopista Urbana Norte.

Alejandro Villarreal, socio de infraestructura de BDO México, explicó que en otras autopistas el gobierno federal determina las tarifas máximas que pueden cobrar los concesionarios con base en estudios y análisis de operación que toman en cuenta aspectos sociales y económicos, que contempla la inversión y los gastos corrientes por mantenimiento.

El experto explicó que en el caso de los segundos pisos se pudo haber fijado una tarifa inicial baja a fin de eliminar los paradigmas entre los usuarios y generar una mayor cultura de uso de las mismas, para después realizar un ajuste paulatino en tarifas que hagan viable en términos financieros al proyecto.

El título de concesión de la AUN estableció en mayo de 2010 una tarifa inicial de 1.32 pesos y una tarifa promedio base de 2.36 pesos, ésta última sería la que se ajustaría anualmente con base en el INPC o bajo ciertas circunstancias.

El documento justifica incrementos en las tarifas cuando el INPC registra un incremento mayor al 5 por ciento, cuando el tráfico promedio diario de la vía tenga consecuencias tales como alcanzar un nivel máximo de servicio, o cuando la vialidad tenga una capacidad insuficiente que afecte negativamente su servicio y fluidez.

“Tendrá derecho a cobrar a los usuarios las tarifas que la concesionaria determine y que se calculen por tipo de vehículo, por periodos de tiempo determinados o por cualquier otro criterio objetivo justificado en la propuesta”, señala el documento.

Al cierre de 2013, OHL reportó para la AUN un tráfico medio diario de 40 mil 120 usuarios, más de 3 veces el tráfico medio de 2012, que fue de 12 mil 349 vehículos, siendo la segunda concesión de la empresa con mayor tráfico después del Circuito Exterior Mexiquense, con más de 272 mil vehículos en promedio diarios.

En el Mexico Economic Summit 2014, organizado por Bloomberg, Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno del Distrito Federal, aseguró que el incremento en las cuotas de los segundos pisos no fue ordenado por ellos.

“Es un mecanismo pactado desde el contrato original de la concesión. Lo que pactaron en el contrato original de la concesión son diferentes momentos de la revisión tarifaria”, dijo Mancera.

Con el cambio de tarifas, recorrer por completo la Autopista Urbana Norte cuesta 10 pesos más que antes