Empresas

Seguicol ‘apunta’ al negocio familiar de productos blindados

La oportunidad de negocio que se abrió para Ricardo Caballero, ante el crecimiento de la inseguridad en México, fue aprovechada por su empresa Seguicol. En los últimos tres años la demanda en servicios de seguridad privada en el país aumentó 79%, con lo que superó los 240 mil millones de pesos, según datos del INEGI.
Axel Sánchez
14 julio 2015 19:59 Última actualización 15 julio 2015 4:55
Seguicol

Algunos de sus productos se fabrican exclusivamente para empresas privadas o corporaciones policiacas, como la Policía Federal y la Secretaría de la Defensa Nacional.(Cortesía)

El colombiano Ricardo Caballero Guevara llegó a México en 2005 como parte de la expansión internacional de una empresa de blindaje automotriz, pero el país le ofreció otra oportunidad: abrir su propio negocio y atender él mismo las necesidades de protección ante una creciente violencia en México.

En el 2007 fundó en el Distrito Federal su empresa Seguicol junto a esposa e hijos, y al poco tiempo se convirtieron en fabricantes y proveedores oficiales de chalecos y accesorios antibalas de la policía federal y cuerpos de protección de policías estatales.

La demanda en servicios de seguridad privada en México aumentó 79 por ciento en los últimos tres años, con lo que superó los 240 mil millones de pesos, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

“El mercado mexicano sigue creciendo por la inseguridad que hay en las ciudades. Nosotros ofrecemos artículos como gas pimienta hasta el servicio de blindarles su propia ropa”, dijo Sebastián Caballero, director de Marketing de Seguicol e hijo del fundador.

El capital que reunió Caballero Guevara durante su trabajo como blindador, junto con el de su esposa, le sirvió para abrir su negocio sin necesidad de solicitar crédito, y de empezar con su familia la fabricación de chalecos, placas y escudos antibalas.

Actualmente cuenta con una planta laboral de 35 personas que se dedican a fabricar estos productos que comercializan en dos locales en México, además de que exportan a uno que abrieron en su país natal: Colombia.

“Esto es un trabajo de nosotros. Mi esposa e hijos trabajamos con el propio flujo de la empresa que directamente lo reinvertimos para seguir creciendo. A todos los proveedores les pagamos de contado, no pedimos financiamiento, queremos que el crecimiento de la empresa sea sólido”, dijo en entrevista Ricardo Caballero Guevara, fundador de la empresa.

En el 2014 vendieron al gobierno casi 11 mil chalecos antibalas que fabrican en la colonia Narvarte de la capital del país; en ese mismo lugar también realizan los demás artículos de protección.

“Muchos de los productos que tenemos son restringidos, pues los fabricamos para una empresa o corporación específica... nos visitan empresas de seguridad privada, policías estatales, de la Secretaría de la Defensa Nacional, la Policía Federal, entre otras”, apuntó.

La visión de Seguicol es seguir con un crecimiento sólido, de manera que en los próximos cinco años puedan contar con 10 locales abiertos en México y Colombia, además de expandir la venta de sus chalecos antibalas en ambas naciones.

Seguicol
CEO: Ricardo Caballero Guevara
Ubicación planta: Eje 2 poniente Monterrey 402 bis B, colonia Piedad Narvarte, Benito Juarez.
Capacidad de producción: 11 mil chalecos anuales.
Productos: Chalecos blindados, prendas blindadas, blindaje de autos, blindaje arquitectónico, antimotines, detector de metales, polígrafos, equipos y accesorios de blackhawk, uniformes de seguridad de municipales, federales y altos mandos.

1
Fundador

Ricardo Caballero fundó Seguicol luego de trabajar en una blindadora de autos.

Seguicol